¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Venezuela: ¡No hay casi para comer!

AFP PHOTO / Leo RAMIREZ
VENEZUELA, Caracas : A woman walks next to empty shelves in a supermarket in Caracas on January 22, 2012. According to the Central Bank (BCV) shortage of goods reached 16.3% in December 2012, the highest number in the last four years. AFP PHOTO / Leo RAMIREZ
Comparte

Todos en la búsqueda de harina, margarina y aceite, los supermercados están vacíos

Todos en la búsqueda de harina, margarina y aceite.

Cada vez es más dura la tarea de llevar a casa los productos de la canasta alimentaria. Ayer, en un recorrido por establecimientos privados y red de alimentos del Estado, se constató la desesperación que sienten muchas familias por comprar harina de maíz, leche en polvo, margarina, aceite, entre otros rubros.

Frente al centro comercial, ubicado en la avenida Libertador, entre calles 36 y 37, una kilométrica cola de personas a la espera por ingresar a un establecimiento que tenía en precios regulados, justamente, los productos antes mencionados. Desde muy temprano se formaron para entrar a comprar, al menos, dos empaques por cada producto.

Lucía de Linárez, vecina de la urbanización Sucre, explica que la única manera de obtener los artículos de su marca preferida y, al mismo tiempo, pagando el precio justo, “es cuando se forman estas colas horribles, de lo contrario, la gente no esperaría tanto tiempo de pie y llevando sol”.

La economía informal especula

Por otro lado, en las calles del centro de Barquisimeto, así como en las bodegas o pequeños negocios de las comunidades de Iribarren y del resto de municipios, venden con sobreaprecio los artículos de primera necesidad.
Si bien las personas se evitan permanecer largas horas en colas, a las afueras de grandes establecimientos, comprar los productos a vendedores informarles les deja el bolsillo en ruinas.

El aceite de maíz, por ejemplo, regulado en menos de diez bolívares, son ofrecidos hasta en 40 bolívares. De allí la desesperación de las familias por abarrotar los grandes comerciales con venta de alimentos regulados.
Mientras tanto, el papel higiénico se consigue sólo si cancela 50 bolívares por el empaque de cuatro rollos, es decir, con 30 bolívares por encima de su precio real.

En este sentido, los ciudadanos hacen un llamado al Gobierno nacional a fin de que planifique medidas económicas que garanticen la producción nacional y también se otorguen divisas a aquellos productores que lo requieren.

“El Gobierno no puede tapar el sol con un dedo; con tan sólo salir a la calle en busca de los alimentos, puede notarse la falta de producción: no hay productos suficientes para toda la población”, expresó la ciudadana Teresa Herrera.

Las verduras aumentan

Finalmente, en el mercado de verduras son altos los precios que se estrenan en este año 2014. El kilo de papa, muy últil y nutritiva para la comida de pequeños y grandes, está en 40 bolívares.

Asimismo, las frutas tienen un incremento, como es el caso de las fresas que, de 60 bolívares, ahora cuestan 80 bolívares por kilo.

Enviado por Fernando Segnini / Estrategia Comunicacional. Artículo publicado originalmente por  Reporte Católico Laico

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.