Aleteia

¿Somos héroes? No, somos solamente maristas

© DR
Comparte

Mensaje de los maristas de Alepo (Siria) por Skype a su congregación

Desde Siria llega este hermoso texto a RCL. Se trata del Mensaje de los maristas de Alepo para la Asamblea Provincial. Gente que está en zonas del mundo donde nadie querría estar, manteniendo esperanza y ofreciendo amor y solidaridad en medio de los que sufren. Educadores católicos trabajando para que más de 3 millones de niños sirios no se conviertan en una generación perdida. Los invitamos a leer y rezar mucho por su labor…y sus vidas.      

“Paz y Esperanza desde Alepo… Queríamos estar presentes en medio de vosotros en la Asamblea Provincial… Nos habéis invitado a participar por medio de Skype o Webex pero eso no ha sido fácil. Gracias a Pascal y Edouard que han transmitido muy bien nuestros sentimientos y nuestra plegaria por medio de la oración que han preparado.

No queremos que la Asamblea se acabe sin transmitir a toda la asamblea un mensaje de agradecimiento. Antes de todo, ser marista en Siria hoy, es llevar consigo toda una provincia y en realidad todo el mundo marista y todo su carisma. Os aseguramos que más que nunca nuestra presencia como maristas es más que actual. En primer lugar por el tema de la confianza en Dios y en la Buena Madre. No podemos contar las veces en las cuales El Señor y la Buena Madre nos han apoyado, nos han ayudado a soportar la situación tan difícil y nos han guiado en la reflexión y en las decisiones que teníamos que tomar… La fuerza del apoyo que hemos recibido del Hno Emili Turú, del Hno Antonio Giménez y de todos los hermanos y seglares del mundo , nos ha ayudado a superar la desesperanza en momentos extremamente difíciles.    

Aquí vivimos el ser marista, seglares y hermanos, juntos… Nuestra vocación se ha abierto a seglares musulmanes que comparten con nosotros la misión educativa y la misión de ayuda… eso es una experiencia inolvidable… Lo que estamos desarrollando responde a la llamada del ultimo capitulo general y del Papa Francisco… nuevos horizontes… quedarse en las fronteras.    

Cada día estamos escuchando esa frase… “Gracias porque sois diferentes…” y nos preguntamos en qué somos diferentes… Lo somos por nuestra manera de ser y de ayudar y educar… Lo vivimos como Maristas… Cuando más de 3 millones de niños sirios necesitan educación, si no serán una generación perdida, los maristas estamos comprometidos en aportar una respuesta que viene de nuestra tradición y del carisma nuestro… Cuando más de la mitad de la población siria vive de la ayuda, los maristas estamos comprometidos a dar leche, comida, vestidos, medicamentos, hospitalización, alojamiento y tantos otros servicios a los más necesitados… Vuestro apoyo, vuestras oraciones, vuestra ayuda económica y la ayuda de tantos amigos y antiguos alumnos hacen que todo el proyecto sea realizable. Más de 500 familias cristianas y musulmanes aprovechan completamente de todo el programa (educativo y apoyo)…

La casa está abierta… Chicas musulmanes viven en la casa… Tienen durante un mes que presentar exámenes universitarios y no pueden atravesar cada día el pasaje entre las dos partes de la ciudad dividida… En nuestra casa tienen acogida… Niños y jóvenes, musulmanes y cristianos reciben educación de calidad… Mujeres y jóvenes participan en actividades de desarrollo… La casa está abierta… Muchas actividades de otros organismos se desarrollan en nuestra casa… Los últimos que piden a llevar a cabo una sesión de formación aprovechando de las salas nuestras es el “Croissant Rouge Sirio”… Es un punto de honor para los maristas del mundo. Sin duda ninguna, sentimos cada día el horror de la guerra… Lloramos a jóvenes que hemos acogido en casa y que han muerto… Escuchamos con mucho dolor, los sufrimientos de personas que han recibidos alguna bala o bomba que han estallado…    

El horror, el temor, el llanto es nuestro pan cotidiano… No os escondemos que hay días en los cuales perdemos la ilusión pero no la esperanza… Hay días que pasamos sin luz, sin agua, con muchas bombas… días de frio y de muerte… pero la casa de Marcelino y de María, queda una casa de acogida de los más necesitados… hasta los que necesitan de tomar un baño o lavar su ropa o tomar una comida caliente o solo pasar una noche… ¿Somos héroes? No, somos solamente maristas… y nos sentimos, con vosotros, pertenecer a una gran familia… Sembramos semillas… Ojala… que lo que sembramos sean semillas de paz… Sembramos una educación para la paz, sembramos un testimonio de paz, sembramos un compromiso de paz…

Hemos escogido quedarnos, como comunidad y como seglares… Muchas familias y jóvenes han salido del país… Es terrible el momento en que una familia o un joven vienen a decirnos adiós… voy o vamos mañana, hacia un destino fuera, lejos, desconocido en muchas veces… Hemos escogido quedarnos para servir y educar… Desde Alepo, de nuevo, gracias, gracias y gracias… Necesitamos vuestras oraciones… Vuestro cariño es un regalo del Cielo para nosotros… Estáis en nuestros corazones como sabemos muy bien que estamos en los vuestros… Juntos seguiremos el camino que nos trazó Marcelino…. SALAM”

 Fr. Georges   

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.