¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: El diálogo es algo difícil, sólo los humildes pueden

© JMJ Rio 2013
Comparte

Homilía de hoy en la Domus Santa Marta

No es fácil construir el diálogo con los demás, especialmente si están divididos por el rencor. Pero el cristiano busca siempre este camino de escucha y de reconciliación, con humildad y mansedumbre porque esto es lo que nos ha enseñado Jesús. Es el pensamiento que resume la homilía de Papa Francisco de esta mañana en la casa Santa Marta.
 
Me rompo pero no me doblo, afirma una cierta sabiduría popular. Me doblo pero no me rompo, sugiere la sabiduría cristiana. Dos modos de entender la vida: el primero, con su dureza, destinado fácilmente a alzar muros de incomunicación entre las personas, hasta la degeneración del odio. El segundo, se inclina a establecer puentes de comprensión, incluso después de una pelea, de una discusión. Pero siempre, advierte Papa Francisco, buscando y practicando la “humildad”. La homilía de la Domus Santa Marta es una continuación de la de ayer. En el centro de la lectura litúrgica y de la reflexión del Papa, encontramos de nuevo el desencuentro entre el Rey Saúl y David. El segundo, observa el Papa Francisco, elige “otro camino, el camino del acercamiento, de aclarar la situación, de explicarse. El camino del diálogo para encontrar la paz”.
 
“Para dialogar es necesario encontrar la mansedumbre, sin gritar. Y es necesario también pensar que la otra persona tiene algo más que yo, David lo pensaba: ‘Él es el elegido del Señor, es más importante que yo’. La humildad, la mansedumbre… Para dialogar, es necesario hacer lo que hoy hemos pedido en la oración, al principio de la Misa: hacerse todo para todos. La humildad, la mansedumbre, hacerse todo para todos y, también, aunque no está escrito en la Biblia, sabemos que para hacer estas cosas tienes que tragarte muchos sapos. Pero, debemos hacerlo, porque la paz se consigue así: con humildad, la humillación, buscando siempre el ver en el otro la imagen de Dios”.
 
“Dialogar es difícil”, reconoce el Papa Francisco. Pero peor que intentar construir un puente hacia un adversario es dejar crecer el rencor hacia él en el corazón. De este modo, afirma, nos quedamos “aislados en este caldo amargo de nuestro resentimiento”. Un cristiano, sin embargo tiene a David por modelo, que vence el odio con un “acto de humildad”.
 
“Humillarse, es siempre construir puentes, siempre. Siempre. Y esto es ser cristiano. No es fácil. No es fácil. Jesús lo hizo: se humilló hasta el final, nos hizo ver el camino. Y es necesario que no pase mucho tiempo: cuando hay un problema, lo más pronto posible, en el momento en el que se pueda hacer, después de que pasó la tormenta, acercarse al diálogo, porque el tiempo hace crecer los muros, como hace crecer la hierba mala que impide el crecimiento del grano. Y cuando los muros crecen es más difícil la reconciliación: ¡es más difícil!”
 
No es un problema “si vuelan algunos platos”, “en la familia, en la comunidad, en el barrio”, repite Papa Francisco. Lo importante “es buscar la paz lo antes posible”, con una palabra, con un gesto. Un puente antes que un muro, como el que hace tantos años dividió Berlín. Porque “también, en nuestro corazón, dice Papa Francisco, está la posibilidad de convertirnos en Berlín con su Muro con respecto a los demás”.
 
“Yo tengo miedo de estos muros, de estos muros que crecen cada día y que favorecen los resentimientos. También el odio. Pensemos en este joven David, podría haberse vengado perfectamente, podría haberlo mandado por ahí y, sin embargo, eligió el camino del diálogo, con la humildad, la mansedumbre y la dulzura. Pidamos hoy a San Francisco de Sales, Doctor de la dulzura, que nos dé a todos la gracia de construir puentes hacia los demás, nunca muros”

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.