¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

A los africanos no nos impongáis el “matrimonio gay”

© DR
Comparte

Por qué Nigeria rechaza importar de Occidente su visión de la sexualidad y un estilo de vida desvinculado de Dios

Ha sido por fidelidad a Dios y porque las relaciones homosexuales van contra su propia religión y cultura por lo que Nigeria se ha negado a legalizar el matrimonio y la unión entre personas del mismo sexo. Lo explica el director de Asuntos Pastorales del Secretariado católico de Nigeria, el padre Ojaje Idoko.
 
“Los nigerianos no queríamos sólo rezar y fingir creer en Dios a pesar de las muchas atrocidades personales y comunitarias contra Dios y contra cualquier otro; evitamos lo que todavía es físicamente evitable”, declara, en referencia al proyecto de ley que el presidente de la República Federal de Nigeria, Goodluck Jonathan, firmó a principios de este mes de enero.
 
En un artículo publicado en el blog de la Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos en Africa, el padre Ojaje Idoko afirma que todas las religiones creen y hablan contra la homosexualidad y que también el sentido común la rechaza.
 
Una ley muy nigeriana
 
Según declaró el portavoz presidencial Reuben Abati el pasado 14 de enero, la nueva ley responde a las actitudes de la mayoría de la población: “Más del 90% de los nigerianos se oponen al matrimonio homosexual –dijo-. Así, la ley está en línea con nuestras creencias culturales y religiosas”.
 
La norma, que prevé penas de cárcel para las uniones civiles de personas del mismo sexo y la exposición en público de relaciones homosexuales, ha suscitado numerosas críticas en el ámbito internacional, por ejemplo de Amnistía Internacional y de la ONU.
 
El año pasado, durante el debate de este proyecto de ley en la Asamblea Nacional Nigeriana, el presidente del Senado, David Mark, rechazó, en nombre de los parlamentarios, las amenazas de algunas instancias de retirar su apoyo económico por rechazar el “matrimonio homosexual”, con un drástico “¡Al infierno con vuestras ayudas!”.
 
“Va contra nuestra religión y cultura nigeriana que un hombre se case o tenga relaciones sexuales con otro hombre y lo mismo con las mujeres –afirmó el senador-. Que otro país lo sienta de otra manera, no nos disculpa”.
 
Para el padre Ojaje Idoko, “Nigeria está en lo correcto”, y pregunta: “¿Cuál es el problema del resto del mundo occidental sobre esta cuestión? La gente de una nación decide que un determinado estilo de vida no es bueno para ellos. Hacen una ley contra ello para guiar su estilo de vida y otras naciones se enfadan con ellos. Esas leyes no afectarán a sus propios países, sino sólo a Nigeria. ¿Hay algo sobre ese estilo de vida de homosexualidad que no nos están dejando saber? ¿Qué agenda es esa?”.
 
Dios en la vida pública
 
El sacerdote señala la necesidad de combatir todo lo que perjudique a la sociedad, tanto el “extremismo religioso” como el “extremismo sexual”.
 
Y destaca los beneficios de alentar el respeto a Dios desde las instancias públicas: “Indudablemente un país no es una institución para enseñar moralidad pero cada nación debe construir sobre ciertos principios morales”, escribe.
 
En este sentido, recuerda que “los fundadores de los Estados Unidos, la fuerza impulsora de los ideales occidentales, en su momento establecieron su país sobre los principios de la oración y la libertad”.
 
“Ronald Reagan les dijo a los norteamericanos el 26 de enero de 1984: “Somos una nación sometida a Dios. Siempre he creído que esta bendecida tierra fue escogida de una manera especial… George Washington creía que la religión, la moralidad y la fraternidad eran los pilares de la sociedad. Dijo que no se podía tener moralidad sin religión”. Por eso escogieron como lema de los Estados Unidos de América “In God we trust” (En Dios confiamos). Pero parece que todo eso ha sido olvidado por la generación actual de ciudadanos estadounidenses. Ellos conocen la diferencia entre libertad y licencia sólo en el diccionario”, continúa.
 
“La nación nigeriana también está construida sobre los principios morales de nuestros padres, las culturas de nuestra gente y el temor de Dios -añade-. Es Dios quien nos ha mantenido en marcha. No es la fuerza de nuestra moneda, ni el volumen de nuestro petróleo. ¡Es más bien el aceite de la unción sobre esta nación! Es el poder de nuestras oraciones diarias”.
 
En todas las sedes del gobierno nigeriano se celebran diariamente misas, la misma estructura del gobierno las alienta, e informa de las oraciones que se celebran, musulmanas o cristianas.
 
“Cada casa del Gobierno de Nigeria tiene capillas y mezquitas para alentar la devoción a Dios –explica el padre Ojaje Idoko- . Y esto es así porque creemos en lo que Ben Franklin, en el momento en que se estaba luchando por la Constitución de los Estados Unidos, dijo a los que estaban trabajando con él, que “sin la ayuda de Dios, no tendremos más éxito en este edificio político que los constructores de Babel””.
  
El sacerdote relata que cuando viajó a los Estados Unidos, “no creía lo que estaba viendo en la televisión por la noche: por primera vez en mi vida, vi a mujeres y chicas apareciendo en televisión anunciándose como prostitutas y solicitando clientes”.
 
“El Estado de Lagos  y otros Gobiernos han estado luchando contra clubs, salas y bares de desnudos –señala-. Esto también es encomiable. ¡Hay nigerianos a los que les gusta ir a esos lugares, por supuesto! Algunos son incluso funcionarios del gobierno, miembros elegidos de las estructuras gubernamentales y políticos. Pero eso no lo hace correcto. Y todos los gobiernos de Nigeria están luchando contra ello”.
 
El sacerdote africano finaliza su artículo recordando al General Romulo y su discurso de despedida de los Estados Unidos tras 17 años como embajador filipino, en el que dijo: “Nunca olvidéis, americanos, que sois un país espiritual (···). Que Dios os guarde siempre y que vosotros podáis guardar siempre a Dios”.
 
“Dios siempre ha guardado a América y al resto del mundo occidental, pero parece que ellos ya no están preparados para guardar a Dios, y quieren ayudar a Nigeria a perder a Dios también, añade el padre Ojaje Idoko.
 
Y el sacerdote nigeriano concluye su artículo con una cita de Ronald Reagan: “América necesita a Dios más de lo que Dios necesita a América. Si alguna vez olvidamos que somos una nación sometida a Dios, entonces nos convertiremos solamente en una nación sometida”.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.