Aleteia

¿Y si tratáramos a la Biblia como tratamos a nuestro celular?

© Corinne SIMON/CIRIC
Comparte

Una agenda de números para tener siempre a mano

Me ha llegado por email, entre sonrisas, pensamientos y reflexiones la comparto con vosotros. Por como soy yo, bien o mal… no lo sé, en lo posible, aun teniendo ganas de escuchar a alguien al teléfono, evito llamar para no molestar, para no parecer impertinente, y entonces leo y sonrío, segura de que Dios nunca se cansa de mi, de nosotros.
 
¿Puedes imaginar lo que sucedería si nosotros tratáramos a la Biblia igual que tratamos a nuestro celular…
… si lleváramos la Biblia en nuestra bolsa, en la mochila, colgada en el cinturón, o en el bolsillo de la chaqueta?
… si le diéramos un vistazo varias veces durante el día?
… si volviéramos atrás a buscarla, si la olvidamos en casa o en la oficina?
… si la usáramos para mandar mensajes a nuestros amigos?
… si la tratásemos como si no pudiéramos vivir sin ella?
… si la regaláramos a nuestros hijos para estar siempre en contacto con ellos?
… si la lleváramos con nosotros de viaje, por si acaso necesitamos ayuda?
… si la abriéramos inmediatamente en caso de peligro?
 
Al contrario que el móvil, la Biblia nunca está sin cobertura. Podemos conectarlos para estar en contacto con Dios, en cualquier lugar (incluso en alta montaña o en mar abierto).
 
No debemos preocuparnos por la falta de crédito, porque Jesús ya ha pagado para siempre la recarga, y el crédito es ilimitado.
 
Aún mejor, la comunicación no se interrumpe nunca, y la batería está cargada para toda la vida.
….ah, hay sólo un modelo, porque se actualiza sola, no pasa nunca de moda y es siempre perfecta.
 
NUMEROS QUE MARCAR EN CASO DE PELIGRO:
 
• Si estás triste, Jn 14
• Si la gente murmura contra ti, Salmo 27
• Si estás nervioso o estresado, Salmo 51
• Si estás preocupado, Mt 6,19-24
• Si estás en peligro, Salmo 63
• Si necesitas fortalecer tu fe, Hb 11
• Si te sientes solo y tienes miedo, Salmo 22
• Si eres duro y crítico, 1 Co 13
• Para conocer el secreto de la felicidad, Col 3, 12-17
• Si te sientes triste y solo, Rm 8, 31-39
• Si deseas paz y descanso, Mt 11, 25-30
• Si el mundo te parece más grande que Dios, Salmo 90.
 
Anota estos números en tu agenda (incluso en la de tu celular. Quizás, si los usas, serán importantes en algunos momentos de tu vida.
 
Hay momentos en los que es mejor tener un número bíblico (para encontrar la ayuda de Dios) que tener un número de teléfono (para encontrar ayuda de los hombres).
 
Eres especial para Dios. No te canses nunca de buscarlo.
 
Artículo de Tiziana Galluso tomado del Blog Cavalieri Della Luce 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.