Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Qué da sentido a la vida?

Tony Kwintera

Carlos Padilla Esteban - publicado el 20/01/14

Entregarla, hacer la voluntad de Dios: ¡vívelo! ¡anúncialo!

Nuestra vida consiste en anunciar de forma convincente a Cristo. Porque el mundo hoy busca certezas, espera coherencia, quiere testimonios auténticos. Nos necesita a nosotros.

Escribía Lope de Vega en un conocido soneto: « ¿Qué tengo yo que mi amistad procuras? ¿Qué interés se te sigue, Jesús mío, que a mi puerta, cubierto de rocío, pasas las noches del invierno oscuras? ¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras, pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío si de mi ingratitud el yelo frío secó las llagas de tus plantas puras! ¡Cuántas veces el ángel me decía: -Alma, asómate agora a la ventana, verás con cuánto amor llamar porfía! ¡Y cuántas, hermosura soberana: Mañana le abriremos- respondía-, para lo mismo responder mañana!».

Jesús viene a buscarnos, permanece a nuestra puerta, nos llama. Nosotros con frecuencia le dejamos esperando. Este domingo hemos repetido en el salmo: «Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad. Dios mío, lo quiero, y llevo tu ley en las entrañas». Sal 39, 2.

Sabemos que nos necesita el Señor para ser sus instrumentos. Decía el Padre José Kentenich: «La nobleza del ser humano reside en la libertad que se entrega siempre, por libre elección y voluntad, a los deseos del Amor Eterno, incluso a los mínimos. Y reside en su colaboración en la obra de redención del Amor Eterno, por libre elección y voluntad».

Libre colaboración. María nos enseña el camino. Ella nos serena en nuestras preguntas. El lema que marca y define nuestra alianza con María es nada sin ti, nada sin nosotros.

Decía el Padre Kentenich: «Ciertamente Dios está detrás de todo, pero nosotros debemos hacer nuestra parte»[1]. Nuestra parte. Sí, Dios pone la suya y nosotros la nuestra. Hacer su voluntad para que nuestra vida tenga sentido pleno. Hacer que nuestra vida se asemeje a la de Cristo.

Decía el Papa Francisco en la Exhortación apostólica: «La salvación que Dios nos ofrece es obra de su misericordia. No hay acciones humanas, por más buenas que sean, que nos hagan merecer un don tan grande. Dios, por pura gracia, nos atrae para unirnos a sí».

Pero, aún así, Dios necesita nuestras obras. Nuestro sí pronunciado con humildad, nuestra entrega continua y pacífica. No nos salvamos a golpe de voluntad. Dios nos levanta con su gracia, con ese amor suyo que nos eleva y salva.

Necesita que nos pongamos a su servicio. Sabiendo que a lo mejor nuestro servicio no es el más importante. Pero sí es único. No es el más vistoso, el que todos pueden reconocer.

Tal vez, como Juan, tendremos la única misión de señalar a Cristo en medio de los hombres. Allí donde muchos no esperan encontrarlo. Nuestra vida habrá merecido la pena cuando la entreguemos donde nos coloca para ser fecundos.

Es el misterio de esos planes de Dios que no comprendemos del todo. No importa. Sólo quiere Dios que seamos fieles como Juan a esa voz del Espíritu que nos habla del amor que Dios nos tiene.

Tags:
almafe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.