Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 27 septiembre |
San Vicente de Paúl
home iconDesde Roma
line break icon

Le llaman el “Papa de las sorpresas”

AFP PHOTO POOL / TIZIANA FABI

CITE DU VATICAN, Vatican City : Pope Francis laughs during a private audience with the Prime Minister of Saint Vincent and the Grenadines at the Vatican on December 19, 2013. AFP PHOTO POOL / TIZIANA FABI

Aleteia Team - publicado el 16/01/14

Pero sus decisiones no deberían sorprender… ¿o es que nadie se lee el Evangelio?

El hombre de la memoria de hierro. Capaz de recordar que los fundamentos de la aventura cristiana en el mundo nacen en los brazos ardientes de un encuentro, ese con el Resucitado en la mañana de la primera Pascua cristiana: sin esos brazos, el fuego de la Gracia cede el puesto a las cenizas de la desgracia, quizás disfrazada de Evangelio. La de Cristo, por tanto, es la única amistad que los hombres de todo tiempo pueden vanagloriarse de poseer. Todas las demás – decantadas en las formas más extravagantes, el célebre “amigo del amigo” – son malas imitaciones de esa única amistad reconocida por los Evangelios. Una amistad que trae sorpresa, quizás incluso cierta vergüenza. La sorpresa de algo inesperado, de un cambio de trayectoria, de un cambio que tenga como objetivo el único fin por el que vale la pena cambiar: hacer de manera que el pasado pueda ser contado un día a los que vengan detrás. Lo sabe bien el papa Francisco: definirlo como el hombre de las sorpresas es banalizar su persona, caracterizarlo como un conquistador de masas es quizás reírnos de su intento incansable de enganchar el mundo a Cristo, exaltarlo demasiado es no conocer que su grandeza tiene lugar en la impopularidad evangélica.

Y sin embargo, a él le gusta a menudo hablar de sorpresa: “Dios es siempre una sorpresa, y por tanto nunca sabes dónde y cómo lo encuentras, no eres tu el que fija los tiempos ni los lugares del encuentro”. Una sorpresa leída también en su doble vertiente: “me has dado una sorpresa”, porque cuando Cristo se acerca es siempre en vista de confiarse al hombre. Y en su otro significado: “me has sorprendido”, porque si bien es verdad que el cristianismo nace de un encuentro, también es verdad que de ese encuentro nosotros no decidimos los tiempos ni tampoco podemos tomar la iniciativa. Y si el Dios de las sorpresas no está en el centro, la Iglesia se desorienta. Podrá también organizar sorpresas, pero le faltará el ingrediente necesario para no leerlas como farsas: la imposibilidad de prever. Y, en consecuencia, la grandeza de quien acepta dejarse sorprender. De dejarse amar, más que de amar.

Le llaman el “Papa de las sorpresas”, y sin embargo es tan previsible en sus decisiones que dan ganas de decir a algunos: “¿pero habéis leído alguna vez el Evangelio?” Se sorprenden – hasta conmoverse – cuando habla de periferia: ¿no es quizás cierto que desde las primeras palabras de la Escritura, cuando Dios decide cambiar el mundo, parte siempre de la periferia? Llama a pescadores y cobradores de impuestos, mujeres de mala vida y usureros, endereza a los cojos y a los paralíticos. Da la vuelta a la historia con un puñado de pescadores y un contable traidor: por no hablar de su entrada en el Paraíso llevando del brazo a un delincuente. Otros se sorprenden porque los cardenales se eligen en base a la proximidad a los pobres más que a las sedes cardenalicias y a las amistades interesadas: ¿no es cierto acaso que Dios elige lo débil del mundo para confundir a los fuertes? A las ambiciones de los hijos de Zebedeo – esponsorizadas por la inquietud de su madre – declaró abiertamente que prefería la otra cara de la historia: la que no es considerada, la olvidada, la despreciada. Las historias de periferia.

Le llaman el “Papa de las sorpresas". Pero después se enfadan si las sorpresas que da al mundo no se corresponden con su voluntad. Desde que el mundo existe, sin embargo, la sorpresa es bonita si es inesperada, impredecible, inimaginable. Las demás se parecen a los regalos de cumpleaños “pilotados”: “por favor, por lo menos finge sorprenderte cuando lo abres”. Ha existido también ese tiempo en la Iglesia: ciertas sorpresas tenían poco de sorprendente, aunque iban a la moda. Se hacían sorpresas unos a otros: es decir, se compartía la apatía del descontento. Esta vez parece la vez buena: la única sorpresa es Cristo. Y los primeros birretes cardenalicios han ido derechos a la periferia, allí donde late fuerte el corazón de Cristo.

Artículo tomado del blog Sulla Strada di Emmaus

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.