Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 18 junio |
Santos Marco y Marcelino
home iconEspiritualidad
line break icon

Elogio de los sacerdotes (2): el cura de montaña

© DR

Javier Ordovás - publicado el 14/01/14

Menos mal que sus fieles le donaron un 4x4 para transitar por caminos imposibles

De haber sabido que algún día fuera a escribir estas líneas, hubiera tomado nota de lo que aprendí con cada uno de ellos pero, por desgracia no tuve esa premonición y ahora tengo que confiar a mi escasa memoria lo que en ella se ha quedado grabado e intento recuperar, como si de un viejo y usado disco duro se tratara. Por respeto a su discreción, no menciono nombres, en la mayoría de los casos porque no los sé, o se me han olvidado.

Debía ser en torno a la fecha de un cuatro de agosto, fiesta del Cura de Ars, patrono de los sacerdotes, que tuve la suerte de escuchar a un elegante y culto cura francés, la historia de San Juan Bautista María Vianney, además precisamente en un lugar no muy lejano a la zona de actuación de este asombroso cura de Ars: en la deliciosa ciudad de Annecy, próxima a la frontera suiza. Es una ciudad que por la belleza de su emplazamiento entre grandes montañas y un lago, tiene un gran atractivo para el turismo de interior, turismo de alto standing.

También el sacerdote era de alto standing, por su elegante forma de desenvolverse y de hablar. En su homilía de la misa nos recordó que, conforme narran los Hechos de los Apóstoles, ya desde el inicio los cristianos tienen un mínimo de organización, una estructura básica de presbíteros y diáconos que se irá añadiendo a la estructura original de los Obispos como continuadores de las Apóstoles.

De la misma manera y, siguiendo los consejos de San Pablo y la experiencia de la vida, se va enraizando el celibato  (presbíteros y diáconos que no se casan) como requisito para los dirigentes de esa elemental y primitiva estructura cristiana.  Es decir que desde el principio hemos tenido  nuestros curas. Aunque el celibato se reglamentara al final del siglo III en el Concilio de Elvira, era una práctica que se implantó poco a poco y, por ello, los Concilios, desde entonces hasta ahora, la recogieron y legislaron como conveniente.

Un cura de montaña

Varios cientos de Km más al sur, en la vertiente española de los Pirineos, hay muchos pequeños pueblos abandonados pero quedan, diseminados entre las grades montañas, grupos de habitantes en pequeñas comunidades que ni siquiera podrían llamarse pueblos.  Para el Obispo de esa Diócesis no fue fácil designar un sacerdote encargado de pastorear a los feligreses montañeses. Trabajar allí supone la incomodidad del frío y la nieve durante muchos meses al año, el riesgo de trasladarse por unos caminos de tierra con desprendimientos y, sobre todo, el aislamiento social con comunidades desconectadas entre si y del resto del mundo.

En mis excursiones por esas montañas tuve la suerte de conocer al joven sacerdote designado para esta labor que, curiosamente era uno de los de confianza del Obispo. Aunque era algo pequeño de estatura, era fuerte, vigoroso, muy optimista y con buena preparación intelectual. Cada semana o dos regresaba al Obispado de la capital  local  para recuperar su vida social normal y colaborar con el Obispo. El resto del tiempo lo pasaba de pueblo en pueblo, subiendo y bajando montañas, por caminos impracticables; menos mal que unos fieles le habían donado un vehículo 4×4 que le permitía hacer todos esos trayectos con mayor seguridad. La Misa dominical de esos pueblos era rotativa, es decir no todos los domingos; los que podían se trasladaban al pueblo vecino  de turno o se esperaban a que les tocase. La alegría con que ese sacerdote realizaba esa labor era admirable. Claro, además, se manejaba en el dialecto local.

Me ha alegrado mucho cuando el Papa Francisco ha criticado los vehículos lujosos de algunos sacerdotes. He visto alguna vez, sacerdotes con vehículo 4×4 apropiado para ricos y mafiosos de la droga pero no para las necesidades ni la imagen que debe dar un sacerdote que debería emplear vehículo digno y proporcionado a su responsabilidad social y sus cargos representativos, cuando los tenga.

Mañana publicaremos: el cura y el conductor del camión

Tags:
evangelizacionmisionerosacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
6
SERCE JEZUSA W AUSCHWITZ
J.P. Mauro
La celda 21 de Auschwitz todavía tiene grabado un Sagrado Corazón
7
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.