Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Santa Teresa, o por qué la grandeza del pensamiento español son sus místicos

© DR
Comparte

Lo que sigue impactando y atrayendo a muchos buscadores es su capacidad para entrar en el mundo interior del hombre

Existió una vez una mujer que vivía en un tiempo en el que, aún más que ahora, los varones controlaban la historia, empujados por una insaciable sed de poder que les llevaba a enfrentarse en innumerables guerras, a explotar pueblos inocentes.

Vivió tras los muros de un convento de clausura, y, allí, le llegaron tristes noticias que hablaban de enfrentamientos incluso entre los que profesaban su misma religión, de personas que morían sin conocer al Dios que ella amaba.

Con estas palabras se presentaba el V Centenario de santa Teresa http://www.paravosnaci.com/, la santa castellana, la escritora, fundadora, pedagoga y la primera mujer doctora de la Iglesia. Teresa de Jesús, de cuyo nacimiento se cumplieron 500 años el 28 de marzo de 2015.

Para conocerla mejor entrevistamos al director de la Universidad de la Mística, el profesor carmelita descalzo Javier Francisco Sancho Fermín, que desde Ávila nos revela aspectos desconocidos de la santa andariega.

Este doctor en Teología Espiritual, es especialista en Edith Stein, profesor en el Teresianum (www.teresianum.org) de Roma y en la Facultad del Norte de España y actual director del CITeS (Avila), la Universidad de la Mística.

Santa Teresa, escritora, religiosa, mujer activa, universal. ¿Qué es lo realmente vigente de esta santa castellana?

Una pregunta clave y fundamental, pero difícil de sintetizar en pocas palabras. La actualidad de Teresa hoy radica sobre todo en su autenticidad de búsqueda, y en la dimensión experiencial y testimonial de lo que escribe.

Y lo que posiblemente sigue impactando con gran fuerza y atrayendo a muchos buscadores es su capacidad para describirnos e introducirnos en el mundo de la propia interioridad humana.

En una época como la nuestra, en que todo lo institucional, incluyendo lo religioso, ha entrado en crisis, necesitamos de maestros que nos hablen desde la autenticidad de una experiencia capaz de llenar de sentido la vida y de transformarla.

Teresa es acá una luz no solo en el camino espiritual religiosos, sino incluso en el ámbito humanista y de la psicología. Nadie como los místicos es capaz de profundizar tanto en ese espacio interior del ser humano.

¿Qué motivó que fuera un “asunto de Estado” su centenario?

Varios personajes y pensadores del siglo XX, españoles y extranjeros, como Bergson, Unamuno, Edith Stein,… se percataron que la grandeza del pensamiento español estaba representada por sus místicos.

En este sentido Teresa de Jesús no solo representa un sector religioso de la vida, sino que su obra ha tenido y tiene una incidencia en todos los ámbitos y culturas.

Es la primera mujer doctora de la Iglesia y adalid de toda una corriente espiritual y humanista de amplia influencia internacional.

Que el Estado Español reconozca esto y lo asuma como un valor que identifica a España, no solo era un deber, sino una obligación.

Y su implicación ayudará a que la figura de Teresa pueda ser promovida en otros muchos ámbitos de la vida y la cultura.

¿Qué aspectos se destacarán en el centenario que no hayan sido ya tratados en otros aniversarios?

La respuesta a esta pregunta viene dada por una parte, por la peculiar sensibilidad de la sociedad actual; y por otro lado, por los avances que se han dado en comprender mejor y sin tanto condicionante, el pensamiento y la figura de Teresa.

Respecto a la sensibilidad social, es claro que sin necesidad de forzar para nada la figura de Teresa, ella tiene respuestas que pueden ayudar al hombre de hoy en su búsqueda de sentido.

De hecho Teresa fue hasta el fondo para comprender la dignidad del ser humano, y particularmente de la mujer, dio un valor fundamental al conocimiento de sí, a la necesaria vida interior, a la autenticidad de la religión que surge del amor y del servicio a los otros, al diálogo cultural e interreligioso que favorece el pensamiento teresiano, lo saludable de una meditación auténtica…

Son aspectos centrales en el pensamiento teresiano pero que en otras épocas, con sensibilidades diferentes, no se pusieron tan claramente sobre la mesa.

También la crítica y el estudio de los textos teresianos ha avanzado muchísimo en las ultimas décadas, poniendo en evidencia aspectos ignorados, y tirando por tierra otros que se consideraban importantes y que en el fondo no lo son: desde la certeza de que Teresa no era escritora ocasional y por obediencia, sino por vocación y necesidad de transmitir un mensaje, entonces algo impensable para la mujer; el valor y sentido de la clausura, no como norma ascética, sino para favorecer un espacio de libertad entonces tan difícil para las mujeres; sus ansias misioneras y apostólicas, entonces coartadas totalmente por una mentalidad misógina; su origen judío, y otros muchos aspectos “revolucionarios”, pero concordes con todo lo que el papa Francisco está reivindicando para la vida de la Iglesia: la misericordia, el confesarse pecador, la ruptura con las honras y señoríos, la atención a la persona, la vivencia de la fe desde la relación personal con Cristo….

La gente busca mucho en Oriente y a veces se olvida de la mística cristiana como la carmelita. ¿Por qué?

Por desgracia la mística ha sido algo totalmente olvidado en amplios sectores de la vida de la iglesia, quedando relegado a cosas extrañas para gente aún más extraña.

Eso ha relegado a los místicos a rincones que solo algunos pocos conocían, pero no la mayoría de los cristianos, al menos desde una visión auténtica de los mismos.

Por nuestro centro ya han pasado diversas personas que han conocido a nuestros místicos gracias a las religiones orientales, y terminan por buscar en Teresa y Juan algo que ya no pueden encontrar allí.

Es un reto fundamental que, al menos el Carmelo se ha tomado ya en serio en este nuevo milenio, especialmente con la creación en Ávila de la Universidad de la Mística.

Hay que subsanar lo que durante siglos no se ha hecho, y poder acerar a todos ese patrimonio ingente que son nuestros místicos.

Santa Teresa fue mística pero también dominaba la economía, aspecto más olvidado. ¿Ha sido negligido este hecho?

Más que olvidado era un tema que prácticamente no interesaba. Pero en los últimos años esa faceta y dimensión ya ha sido y está siendo estudiada ampliamente.

Hay incluso tesis doctorales sobre el tema de la economía en Teresa, y sobre el “liderazgo”, aspectos a los que la sociedad de hoy es más sensible.

Incluso ha habido congresos de economía donde se ha puesto la mirada por parte de observadores economistas en la pobreza teresiana como una medida para salir de la crisis.

La santa viajera ha dejado muchos lugares teresianos que hoy se pueden visitar. ¿Hay novedades en las rutas teresianas?

Será una de las grandes novedades. Por primera vez ya se han decidido a juntar todos los ayuntamientos de los lugares donde fundó Teresa para ofrecer una ruta teresiana.

Y la iniciativa y propuesta surgió de la Orden del Carmelo Descalzo, que el pasado mes de octubre concedía a todos estos ayuntamientos un diploma de reconocimiento de Ciudad Teresiana.

Cierto que detrás hay intereses sobre todo turísticos y económicos; pero tiene su vertiente positiva de cara a favorecer, potenciar y ofrecer información para todos aquellos que se animen a recorrer todo o parte de esa ruta fundacional.

Es algo que está en marcha y que se empezará a promocionar enseguida. Luego nos tocará crear guías que den un contenido más espiritual a todo el trayecto.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.