Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 26 junio |
Santo Domingo Henares
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cuando a un niño le roban la sonrisa

Little christmas girl wearing Santa hat. – es

© aboikis

Manuel Bru - publicado el 02/01/14

Tienen de todo pero les falta lo más importante

Dicen que dentro de algunos cientos de años miraran los archivos de nuestras costumbres y dirán que los hombres del siglo XXI estábamos locos, porque, entre otras cosas, dirán que la hermosa tradición de los Reyes Magos degenero en mero consumismo, y dirán que los niños, cada vez menos queridos, menos escuchados, menos tenidos en cuenta, y menos amados, eran bombardeados cada vez con más juguetes. Que sus habitaciones parecían la barca de un naufrago que ha arramblado con todo lo que ha podido, o el escaparate de una tienda -de niños, claro-, cristal grueso incluido, donde aparcar a los niños durante horas, meses, años, como una prolongada incubadora, para verlos, controlarlos, y tenerlos callados y aislados.

Dirán que mientras a unos les salían los juguetes por las orejas, y que apenas tenían tiempo para dedicarles diez minutos a cada uno, fuera del cole, el yudo, el ballet, la flauta, y el inglés; a otros, los más -pero que nadie sabía que existían porque nunca salían en los spots publicitarios de la tele- les bastaba una balón pinchado, una tabla con una cuerda, o las piezas de un raro juguete roto que han regalado caritativamente los padres de un niño rico cuando han hecho limpieza en su jaula-dormitorio.

A los niños, a todos los niños, les pasa algo que luego muchos, no todos, van perdiendo con los años: la capacidad de sorprenderse, de maravillarse, y de asombrarse. Eso si que es sagrado, y se me remueven las tripas cada vez que veo que a un niño le han robado la sonrisa. Hay muchos niños, de los de la tablilla con la cuerda, que les han robado la sonrisa, a base de dosis de caballo de dolor, de miseria, y de los peligros de la calle que es como una selva con bestias salvajes, y a base de falta de recursos, sobre todo de seguridades, de sus padres, que están aún más perdidos en la selva que ellos.

Muchos otros, los de la habitación que parece un escaparate, les han robado también la sonrisa. No es sólo aburrimiento, es desgana, es decepción. Tienen de todo, pero les falta lo más importante: que les regalen la mirada, la caricia, la ternura, y el tiempo, mucho tiempo. No tienen los peligros de la calle, esa “selva con farolas”; pero tienen el peligro de no aprender nunca que significa amar y ser amados, y de convertirse en unos robots comerciales, aplicados discípulos del individualismo, y rodeados de toneladas de plástico.

Tags:
alegriainfancianavidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.