Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

No a las reglas dictadas por la ideología sexualista de la OMS

© DR
Comparte

Elabora un documento con indicaciones para implantar la ideología de género en las escuelas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que los padres que viven en los 53 países de la región europea, incluidos nosotros, no son capaces de asumir la educación sexual de sus hijos.
 
Por eso, y para garantizar niveles homogéneos de educación, la OMS ha elaborado un documento que se titula “Estándar para la Educación Sexual en Europa”. Este documento fomentará la creación de programas curriculares que nuestros hijos deberán tomar en la escuela, como se toman las clases de matemáticas o de italiano.
 
¿Tenemos que agradecer a la OMS por esta iniciativa? Absolutamente no, al contrario, debemos hacer oír nuestra voz de desaprobación total.
 
El habitual engaño de las palabras
 
Para comprender los presupuestos antropológicos de estos estándares es esencial leer las páginas introductorias.
 
Al comienzo del texto se usa una terminología engañosa. Se habla de educación sexual "holística". Un término hermoso porque —dado que holístico significa unitario— trae a la mente la idea de que dicha educación se insertará en la visión unitaria de la persona humana, en la que la sexualidad es un aspecto fundamental, pero no independiente.
 
En realidad la OMS utiliza el término holístico de esta otra manera: «un enfoque holístico, basado en el concepto de sexualidad como un ámbito del potencial humano, ayuda a madurar a niños/as y jóvenes en aquellas habilidades que les permitan determinar de manera autónoma su propia sexualidad y sus relaciones en las diversas etapas de su desarrollo. Un enfoque holístico apoya el empoderamiento de los niños y jóvenes para que puedan vivir la sexualidad y las relaciones íntimas de forma gratificante y responsable al mismo tiempo».
 
Encontramos, por tanto, que en la base de la educación sexual de la OMS hay una idea de sexualidad entendida como "potencial”, es decir, una sexualidad que será determinada por cada sujeto.
 
Nosotros siempre hemos creído que Dios creó al ser humano como varón o mujer. Por lo tanto, el hombre no elige si ser varón o mujer, sino que lo es por naturaleza.
Este fundamento de la sexualidad forma parte de la humanidad desde siempre, también independientemente de las creencias religiosas, pero hoy ya no es aceptado como un dato real y se niega por la moderna visión sexual.
 
Ser varón o mujer no es más el resultado de una realidad que es dada, sino que es fruto de una elección. Los presupuestos de este documento, por tanto, son los de la ideología de género.
 
El objetivo de esta visión holística es también la creación de una sociedad equitativa, que debe aprender a aceptar todos los tipos de sexualidad, incluida, evidentemente, la homosexualidad. Este es el relativismo ético según el cual cada elección es buena y debe ser respetada, siempre que sea una elección libre.
 
La separación de la naturaleza puede ser trágica
 
En otra parte muy interesante del documento se afirma que: «En los países de Europa occidental la introducción de la educación sexual en las escuelas coincidió en gran medida con el desarrollo y la generalización del acceso a los anticonceptivos modernos y fiables, en particular "la píldora", así como la legalización del aborto en la mayoría de los estados en los años 70 y 80 del siglo pasado. Estas innovaciones han abierto nuevas oportunidades para separar la sexualidad de la reproducción, dando paso, en torno a los años 70, a la "revolución sexual" y, junto con otros factores, han impulsado el proceso de emancipación de la mujer".
 
Se observa, por lo tanto, un segundo punto, que es la separación de la sexualidad de la posibilidad de la procreación. La mujer se emancipa si logra vivir su sexualidad sin el riesgo de quedar embarazada.
 
Nosotros no podemos apoyar esta forma de pensar. De hecho, la sexualidad, además de ser dada por la naturaleza, tiene en ella misma, en la relación sexual, la posibilidad de una nueva vida. Este hecho está presente por "naturaleza".
 
La visión moderna de la sexualidad busca separarse de la naturaleza, es decir, de la realidad original ya presente, no sólo en la diferenciación entre varones y mujeres, sino también en la posibilidad de la procreación.
 
Parece claro que si los presupuestos son erróneos, también las consecuencias estarán equivocadas. En el recuadro que publicamos a parte está la relación de afirmaciones más peligrosas presentes en el documento.
 
Es bueno pensar en recuperar este aspecto de la educación de los hijos, que probablemente habíamos olvidado y que no podemos delegar a nadie, ni a la escuela ni, mucho menos a la OMS.
 
Por Paolo Pesce
 
 
Estándar de Educación Sexual en Europa
Indicaciones prácticas
 
A continuación presentamos algunas citas textuales de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre la educación sexual de niños, adolescentes y jóvenes. Parecen cosas prohibidas a menores de 18 años, pero son actitudes que según la OMS se debería promover en las escuelas, desde las de la primera infancia.
 
0-4 años:
 
Transmitir información sobre gozo y placer en tocar el propio cuerpo, masturbación infantil temprana; sobre el derecho de explorar las identidades de género.
 
Hacer capaces de expresar sus necesidades, deseos y límites, por ejemplo en el "juego el doctor".
 
4-6 años:
 
Transmitir información sobre el gozo y el placer en tocar el propio cuerpo; masturbación infantil temprana; relaciones con personas del mismo sexo y diferentes tipos de relaciones familiares.
 
Ayudar al niño a desarrollar y consolidar una identidad de género y a respetar la equidad de género.
 
Informar que los valores y normas cambian de país en país y de cultura en cultura (relativismo ético).
 
6-9 años:
 
Desarrollar una identidad de género positiva y el concepto de "sexo aceptable" (mutuamente consentido, voluntario, equitativo, adecuado a la edad y al contexto, caracterizado por el respeto de sí mismo).
 
Facilitar la idea básica de la anticoncepción y los distintos métodos anticonceptivos.
 
Informar sobre el gozo y el placer en tocar el propio cuerpo (masturbación/auto-estimulación).
 
Transmitir información sobre relaciones sexuales e informar sobre las enfermedades vinculadas a la sexualidad.
 
9-12 años:
 
Informar sobre los distintos tipos de anticonceptivos y su utilización.
 
Capacitar en utilizar preservativos y anticonceptivos correctamente en el futuro.
 
Proporcionar información sobre la primera experiencia sexual; orientación de género; placer, masturbación, orgasmo; diferencia entre identidad de género y sexo biológico, amistad y amor con personas del mismo sexo; síntomas, riesgos y consecuencias de las experiencias sexuales no protegidas, desagradables y no deseadas (infecciones, embarazos, etc.).
 
Capacitar en tomar decisiones conscientes sobre tener o no tener experiencias sexuales.
 
12-15 años:
 
Transmitir información sobre cómo disfrutar de la propia sexualidad.
 
Capacitar en conseguir anticonceptivos, hacer una elección consciente y utilizarlos correctamente; disfrutar de la sexualidad.
 
Desarrollar una visión personal de la sexualidad, que sea flexible, en una sociedad en transformación.
 
15 años a más
 
Transmitir información sobre embarazo (también en las relaciones homosexuales) y esterilidad, aborto, anticoncepción, anticoncepción de emergencia. DERECHO A ABORTAR.
 
Capacitar en aceptar los propios sentimientos homosexuales o bisexuales.
 
Desarrollar una visión crítica de las distintas normas culturales y/o religiosas sobre el embarazo, la paternidad, etc.
 
 
Artículo publicado originalmente en la web del Observatorio Internacional Cardenal Van Thuan.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.