Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEstilo de vida
line break icon

Las “posadas” en México: una tradición arraigada en el corazón del pueblo

© 2009 Mano a Mano

Jaime Septién - publicado el 20/12/13

Familias y barrios, amigos y compañeros se reúnen en torno a una piñata, letanías, cantos y juegos, sin faltar la piñata

Cada año, en el novenario de preparación a la fiesta de la Natividad de Cristo, que inicia el 16 de diciembre y culmina el 24, se celebran en todos los rincones de México las tradicionales “posadas”.

Familias y barrios, amigos y compañeros se reúnen en torno a una piñata, letanías, cantos y juegos, sin faltar la piñata en forma de estrella que, llena de dulces, naranjas, cacahuates y colaciones, hace las delicias de los niños.

Como muchas otras tradiciones mexicanas, las “posadas” fueron –junto con las “pastorelas”—elementos introducidos por las órdenes religiosas en el siglo XVI para evangelizar a los naturales de México, aprovechando, incluso, elementos propios de sus culturas y de sus creencias religiosas. Las “posadas”, por ejemplo, podrían haber sido introducidas en la cultura náhuatl para sustituir las fiestas del solsticio de invierno dedicadas al dios Quetzalcóatl, “la serpiente emplumada”, una de las principales deidades de los mexica.

En estas fiestas, durante nueve días, se trataba como rey a un esclavo, haciéndolo bailar y cantar por toda la ciudad, y a la media noche del último día se le sacrificaba sacándole el corazón, mientras todo el pueblo se congregaba en los patios de los templos, iluminados por enormes fogatas, y al otro día se ofrecía un banquete.

En 1587 el superior del convento de San Agustín de Acolman, fray Diego de Soria, obtuvo del Papa Sixto V un permiso que autorizaba en la Nueva España la celebración de unas Misas llamadas “de aguinaldo”, en las que se intercalaban pasajes de la Navidad. Posteriormente se les agregaron luces de bengala, cohetes, villancicos y, un poco después, la piñata.

Con el tiempo las “posadas” pasaron a celebrarse en las casas, con el rezo del rosario y una serie de letanías. Hoy queda poco de eso, y a cualquier fiesta previa a la Navidad en México suele llamársele, equivocadamente, “posada”. Sin embargo, lo que hace que una fiesta de “posada” sea tal, es la petición de alojamiento para María y José; puede faltar la piñata o cualquier otro elemento, pero no el acompañamiento de los Santos Peregrinos en su noche de Belén.

Contrario a lo que sucedió entonces, tras que el posadero se rehúsa a recibir a María y a José, el canto de quienes piden “posada”, acompañados de una vela encendida, y la explicación que da San José de su esposa y del Hijo que va a nacer, los posaderos, es decir, los que están dentro de la casa, dejan pasar a los de afuera, y juntos cantan la letanía final.

¿Quieres cantar una posada? sigue en la próxima página…

A continuación presentamos el texto para la petición de posada. No está bien establecido el número de paradas que deben hacerse antes de que las puertas se abran a la Sagrada Familia, pero aquí lo preparamos para tres. Si las familias decidieran una sola estación, habrán de cantarla toda de un solo tirón (omitiendo el «Ya se va María muy desconsolada…), divididos los participantes en dos grupos: unos afuera de la casa, con los Peregrinos, y otros adentro:

Afuera de la casa
En el nombre del Cielo
os pido posada
pues no puede andar
mi esposa amada.

Adentro
Aquí no es mesón,
sigan adelante;
yo no puedo abrir,
no sea algún tunante.

Afuera
No sean inhumanos,
dennos caridad,
que el Dios de los Cielos
se los premiará.

Adentro
Ya se pueden ir
y no molestar
porque, si me enfado,
los voy a apalear.

Afuera
Posada te pide,
amado casero,
por sólo una noche
la Reina del Cielo.

Adentro
Pues si es una reina
quien lo solicita,
¿cómo es que de noche
anda tan solita?

Afuera
Venimos rendidos
desde Nazaret.
Yo soy carpintero
de nombre José.

Adentro
No me importa el nombre,
déjenme dormir,
porque ya les dije
que no hemos de abrir.

Afuera
Mi esposa es María
es Reina del Cielo,
y Madre va a ser
del Divino Verbo

Adentro
¿Eres tú José?
¿Tu esposa es María?
¡Entren, Peregrinos,
no los conocía!

Afuera
Dios pague, señores,
vuestra caridad,
y los colme el Cielo
de felicidad.

Adentro
Dichosa la casa
que alberga este día
a la Virgen Pura
la hermosa María.

Al entrar cantan todos
Entren, Santos Peregrinos,
Peregrinos,
reciban este rincón.
Aunque es pobre la morada,
os la doy de corazón.

Tags:
fiestasmexicotradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.