Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 12 mayo |
San Francisco de Jerónimo
home iconEspiritualidad
line break icon

El cardenal Ricard Maria Carles, un sacerdote bueno

© DR

Salvador Aragonés - publicado el 18/12/13 - actualizado el 27/02/19

Un entusiasta de las fallas valencianas, del canto, del teatro, del Mediterráneo, un hombre piadoso, un buen sacerdote

El fallecimiento del cardenal Ricard María Carles i Gordó, a los 87 años de edad, me plantea la memoria de mis encuentros con él, siendo el cardenal Carles arzobispo de Barcelona.  Nadie apostaba por el cardenal Carles, nacido en Valencia, como arzobispo de Barcelona en sustitución del también cardenal Narcís Jubany, un hombre de talante nacionalista catalán que dejaba la diócesis de Barcelona con  problemas diversos dada su dimensión y la pluralidad de expresiones que existían en el clero.

Había presiones en el Vaticano desde distintas instancias, tanto religiosas como políticas: la Generalitat que presidía Jordi Pujol mantuvo distintos contactos en Roma y con la nunciatura de Madrid, así como con los obispos catalanes, para que el arzobispo de Barcelona fuera un catalán o amigo de Cataluña. Recuerdo que el arzobispo y obispo de La Seu d’Urgell, Joan Martí Alanis, que era a su vez portavoz de los obispos catalanes, mantuvo algunas reuniones con distintas personalidades del mundo de la cultura, social y periodística de la ciudad condal.

En una de estas reuniones estuve y se trató fundamentalmente del nombramiento del arzobispo de Barcelona. Y por vez primera entendí claramente que el obispo de Tortosa, Ricard Maria Carles, estaba en la terna para su nombramiento por parte del papa Juan Pablo II. El obispo Martí Alanis, persona simpática y de aire popular (nacido en El Milà, Tarragona) supo “colocar” muy bien al obispo Carles, que aunque valenciano de nacimiento llevaba ya 21 años siendo obispo de una diócesis a caballo entre las Terres de l’Ebre y el norte de Castellón, con todo el Maestrazgo. La diócesis estaba tranquila, el seminario funcionaba bien y, además, como corresponde a los obispos de Tortosa, tenía concedido por el cargo el capelo cardenalicio (solo el capelo, no la dignidad), en memoria del papa holandés Adriano VI, natural de Utrecht, que había sido obispo de Tortosa.

El cardenal Carles no había levantado titulares en la prensa y se le consideraba un hombre piadoso. El hecho de no ser catalán, Jordi Pujol lo zanjó diciendo: “Pero habla y entiende el catalán, ¿no? ¡Entonces!”. Así fue como en marzo de 1990 el obispo de Tortosa fue trasladado a la sede arzobispal de Barcelona.

Desde el primer momento no lo tuvo fácil. Él era consciente de la gran diferencia entre las diócesis de Tortosa y Barcelona. Esta última era muy grande y problemática, por lo que inició el estudio de la partición de la archidiócesis en tres, de modo que Barcelona, como sede metropolitana, tuviera dos diócesis sufragáneas. Esta partición se llevó a cabo en el pontificado del actual cardenal Lluís Martínez Sistach, ante la sorpresa general, porque había muchas reticencias en esta división. Al mismo tiempo se nombraron los obispos de las dos nuevas diócesis, Terrassa y Sant Feliu de Llobregat.  

Mientras tanto, el papa Juan Pablo II había elevado al cardenalato al arzobispo Carles y lo nombró miembro del Consejo de  Cardenales para Asuntos Económicos y Organizativos. Al principio de su pontificado en Barcelona, el arzobispo Carles reunió en torno suyo a un equipo plural, pero con el tiempo y ante las divergencias surgidas, fue decantándose hacia posiciones más cercanas a la línea de Juan Pablo II. Algunos sectores del clero y organizaciones de base le criticaron por no ser nacionalista catalán y tener un talante conservador. Los distintos nombramientos de obispos auxiliares y su influencia en Roma, donde era escuchada su voz para los candidatos al episcopado en Cataluña, no gustaron mucho a estos grupos y recibió muchas críticas. Un día me dijo, en su despacho: “He sido el obispo que más obispos de Cataluña ha conseguido”, tanto en la promoción de sacerdotes al episcopado como en el traslado de sus obispos auxiliares a diócesis residenciales catalanas.

Presentó su dimisión al cumplir los 75 años, como es preceptivo en el Derecho Canónico, en 2001, pero el papa Juna Pablo II, que le tenía aprecio, no se la aceptó hasta el año 2004, a los 78 años. Pudo participar en el cónclave de cardenales que eligió a Benedicto XVI y vivió el resto de su vida retirado.

El cardenal Carles era un gran entusiasta de las fallas valencianas, del canto –había sido solista en una coral-,  del teatro y del color y la luz del Mediterráneo, como valenciano y como persona que había vivido tan intensamente esta sensibilidad mediterránea. Era un hombre piadoso, un buen sacerdote y también un sacerdote bueno. La archidiócesis de Barcelona tal vez era muy grande para él, amante de espacios más íntimos. A pesar de las polémicas, recibió una calurosa despedida en una misa en la basílica de Santa María del Mar, llena a rebosar de fieles agradecidos del trabajo realizado en Barcelona. Cardenal Ricard Maria Carles i Gordó, un sacerdote bueno, que descanse en paz en su tierra valenciana. 

Tags:
cardenal
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
6
Obvious
Mamá, me tengo que ir
7
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.