Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Es la obediencia un atentado a la libertad humana?

Juan Ávila Estrada - publicado el 13/12/13

¿O una ayuda para escoger lo que es valioso, bueno y necesario?

Admiramos a Jesús por sus enseñanzas, por sus capacidades extraordinarias, por predicar la verdad, practicar la justicia y la misericordia, pero olvidamos que una de sus características esenciales fue la de hacer la voluntad de Dios, es decir su capacidad para la  obediencia.

La RAE define la obediencia como  “cumplir la voluntad de quien manda”, es decir, el sometimiento de la voluntad propia a la voluntad de quien da una orden.

Visto de esta manera podemos decir que la obediencia puede ser interpretada como un atentado a la individualidad, la libertad y el desarrollo de la personalidad.

Sería el equivalente a reconocer la incapacidad para tomar las propias decisiones y depender de otro para  que nos guíe en el modo de dirigir nuestra vida.




Te puede interesar:
Cómo obedecer sin perder la libertad


GIRL POWER

Te puede interesar:
La norma básica que evita el abuso de poder

Cuando somos niños no sometemos al raciocinio las órdenes de los mayores, especialmente las de nuestros padres, pero cuando empezamos a tener uso de razón y aprendemos racionalmente la diferencia entre el bien y el mal, empezamos a cuestionar la validez que tiene el hacer lo que la autoridad nos pide.

El primer conflicto padre-hijos deriva precisamente de la obediencia que deben estos a aquellos.

No es fácil obedecer cuando consideramos que ya hay elementos suficientes para discernir y diferenciar una cosa de otra y en especial de aquello que nos gusta o no.

PARENTHOOD
Pixelheadphoto digitalskillet - Shutterstock

Es en la adolescencia el tiempo en que afianzamos nuestra personalidad y cuando se generan los mayores problemas con nuestros progenitores.


MAMAN AVEC SA PETITE FILLE

Te puede interesar:
Autoridad, ¿cuál es el punto?

“Yo conozco qué es lo bueno y qué es lo malo”,  decimos, y con esa premisa creemos tener todas las herramientas para tomar decisiones independientes ajenas a la autoridad.

Estamos seguros que la racionalidad  entre el bien y el mal es suficiente para elaborar nuestro constructo mental y por ende nuestra moralidad.

Pero saber la diferencia entre lo bueno y lo malo no asegura que en nuestra voluntad esté claro y sobre todo que vayamos a hacer siempre lo correcto.


OFFICE

Te puede interesar:
Por qué obedecer (incluso Dios lo hace)

El gran conflicto del que el apóstol san Pablo habla en la carta a los Romanos 7,14 es el de saber esa diferencia entre el bien y el mal, pero descubrirse a sí mismo como incapaz de llevar a cabo lo bueno.

Esto nos tiene que hacer pensar que el simple saber intelectual no nos conduce al bien.

De hecho, nuestra libertad y nuestra voluntad están tan lastimadas y propensas al mal que nos cuesta trabajo hacer lo bueno aunque sepamos dónde está.

Ahí es donde entra a jugar un papel importante la obediencia pues ella quiere reforzar no tanto el intelecto sino la voluntad.

El saber lo tenemos pero el hacerlo no; por eso cuando obedecemos podemos ir incluso en contra de lo que nos gusta para ir por lo que es realmente bueno.




Te puede interesar:
El Papa: «El cristiano es testigo de la obediencia»

Cuando Jesús habla de obediencia a Dios se refiere a su capacidad de escoger lo que es valioso, bueno y necesario y no sencillamente a lo que es efímeramente placentero.

JESUS CARRYING THE CROSS
Zwiebackesser | Shutterstock

Ahí es donde la obediencia deja de ser un atentado a la individualidad para convertirse en una herramienta mediante la cual se nos refuerza la facultad de hacer lo correcto.

Cuando esto no lo entendemos convertimos a nuestros padres, e incluso al mismo Dios en invasores de nuestra intimidad y manipuladores déspotas  de nuestra libertad.

Ahí tomamos las riendas de nuestra vida y la conducimos como aurigas de un caballo desbocado que termina llevándonos al despeñadero.




Te puede interesar:
No me hacen ni caso… ¿cómo puedo tener autoridad?

Por encima de todo aquello que nosotros pensamos o creemos de Dios, lo que a Él más le agrada es un hijo que le obedece; los adoradores en verdad son aquellos que conocen la voluntad del Señor y la cumplen.

Un hombre obediente no es un títere en las manos de su Señor sino una criatura que ha reflexionado que su vida tiene una finalidad  y que si se aparta de ella habrá vivido vanamente su existencia.

Obedecer, ese es el secreto de la bendición que viene de Dios. Jesús es el bendito, el obediente, pero también fue una conquista humana en cuanto nunca quiso hacer lo que le venía en gana, lo que le atraía, lo que le tentaba, sino sólo aquello aprendido de su Padre.


SISTER JOHN MARY

Te puede interesar:
¿Por qué los religiosos hacen votos de pobreza, castidad y obediencia?

Tags:
dioslibertadser humano
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.