Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 08 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Otros Cultos
separateurCreated with Sketch.

¿Es recomendable utilizar la hipnosis?

© Mark GRENIER / SHUTTERSTOCK.com

Patricia Navas - Martín F. Echavarría - publicado el 12/12/13

La hipnosis es una técnica utilizada en psiquiatría y otras ciencias que tratan con desórdenes mentales, pero también la utilizan algunas sectas y grupos religiosos. ¿Puede un cristiano admitir su uso sin reservas?

1. La utilización de la hipnosis se rige por un principio fundamental: existe una obligación moral de no privarse de la propia conciencia sin verdadera necesidad. Debe, por tanto, usarse con prudencia, en el ámbito médico.

El magisterio de la Iglesia señala como premisa que el hombre es un ser racional y por tanto su modo normal de desarrollarse debe ser a través del uso lúcido de su razón. Pío XII, el único papa que ha tratado específicamente este tema, enseñó mucho sobre temas de deontología médica, y abordó el tema de la hipnosis: explícitamente en una alocución en un congreso de anestesiología el año 1957, y tangencialmente en una alocución a los participantes de un congreso internacional de psicoterapia y de psicología clínica en 1953.

En sus intervenciones, el papa habló con cautela, sin negar la veracidad ni la posible utilidad de la hipnosis terapéutica, pero alertando de sus riesgos.

Dejando al margen otro tipo de prácticas de hipnotismo, este papa se refiere a “una hipnosis practicada por el médico, al servicio de un fin clínico, observando las precauciones que la ciencia y la ética médicas requieren, tanto de parte del médico que la emplea, cuanto del paciente que se somete a ella”, y recuerda la “obligación moral de no privarse de esta conciencia de sí mismo sin verdadera necesidad”.

Ante la posibilidad de que una persona hipnotizada pueda hablar o actuar de manera inconsciente, advierte que “hay secretos que es absolutamente necesario callar, incluso al médico, aun a pesar de graves inconvenientes personales”. E indica que, para la investigación científica, la hipnosis, “no puede ser estudiada por un cualquiera, sino solamente por un sabio serio, dentro de los límites admisibles en toda actividad científica”.

Como señala Pío XII, “la psicoterapia y la psicología clínica deben considerar siempre al hombre como unidad y totalidad psíquica; como unidad estructurada en sí misma; como unidad social, y como unidad trascendente, es decir, con tendencia hacia Dios”.

2. En los últimos años se han producido algunos avances en la hipnosis, que se utiliza en psicoterapia y como anestésico en determinadas circunstancias. Sin embargo, se trata de un tema controvertido, y los colegios de psicólogos desaconsejan su uso exclusivo como terapia.

Después de Pío XII, se han producido algunos avances, sobre todo por el descubrimiento de la neuroimagen, con las técnicas que permiten ver imágenes en vivo del sistema nervioso central y del cerebro, explica a Aleteia el director del departamento de Psicología de la Universidad Abat Oliba, Martín Echavarría. Actualmente, la hipnosis se utiliza en psicoterapia, normalmente junto a otras técnicas, sobre todo para adicciones como el tabaquismo, para tratar la obesidad e incluso trastornos de ansiedad y depresión. También se usa, en circunstancias restringidas, como anestésico, para operaciones. Sin embargo, los colegios de psicólogos desaconsejan el uso exclusivo de la hipnosis en cualquier tratamiento.

Todavía existe en el ámbito de la hipnosis mucha discusión. Los autores no se ponen de acuerdo en su definición, su existencia, su alcance, sus límites,…: ¿se altera el estado de conciencia o no?, ¿todas las personas son hipnotizables?, ¿realmente el hipnotizado pierde el dominio de sí? ¿se encuentra en un estado más cercano al sueño o a la vigilia?

La diversidad de opiniones y la falta de pruebas científicas hace que no se haya logrado todavía un conocimiento serio y fiable de la hipnosis. Por eso, señala Echavarría, “el principio es tener mucha cautela y puestos a elegir, me parece preferible recurrir a otras formas de tratamiento y, en todo caso, nunca al uso exclusivo, ni siquiera preferente, de la hipnosis como forma de psicoterapia, ya que hay otras técnicas que involucran más las capacidades propiamente humanas”.

3. Algunos expertos desaconsejan el uso de la hipnosis terapéutica por sus consecuencias negativas en algunos tipos de personalidad y por no respetar el estado de pleno dominio de sí que corresponde al ser humano.

“Hay muchos difusores de la hipnoterapia que dicen que en dos o tres sesiones son capaces de ayudar a superar el tabaquismo u otra dependencia, o la ansiedad –destaca Echavarría-. Podría ser verdad, pero quita lo que es propio de la madurez humana: superar las dificultades a partir de conseguir un gobierno sobre uno mismo”.

Para este experto, son preferibles a la hipnosis formas de psicoterapia que cuenten más con la participación del sujeto, técnicas en las que se prescinde menos de las facultades humanas y se obtienen los mismos resultados. En su opinión, el uso de la hipnosis se justificaría en casos en los que el resultado sólo pudiera obtenerse por esa vía o fuera muy sueprior al obtenido con otras técnicas, pero, añade, “por los conocimientos que tengo yo, estas circunstancias no se dan”.

Según Echavarría, el estado de hipnosis no es el de pleno dominio de sí que corresponde al ser humano y “puede tener consecuencias negativas en algunas estructuras de personalidad, por ejemplo en casos de esquizofrenia, epilepsia o trastornos histéricos”, en los que desaconseja usar la hipnosis.

Para otro experto, Antonio Peinador, en el hipnotismo se corre el peligro de que, repetido con demasiada frecuencia, se produzca una debilidad orgánica y mental con fatiga nerviosa e impotencia psicológica. (Moral Profesional, n. 613-614 (B.A.C., Madrid 1962)

4. Finalmente, la utilización de la hipnosis con una finalidad lúdica, de entretenimiento o de curiosidad es peligrosa, está al límite de lo moralmente aceptable.

La hipnosis debe ser aplicada por un médico cualificado con finalidades específicas, que conozca el trasfondo psicológico de la persona a la que se está tratando. Según Echavarría, su utilización en espectáculos, con finalidad lúdica, de entretenimiento o de curiosidad “es peligrosa y está al límite de lo moralmente aceptable; además así se la identifica con un uso casi mágico y eso entorpece su uso médico”.

Tags:
almapsicología positiva
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.