Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 22 enero |
San Vicente Mártir
home iconEstilo de vida
line break icon

Devociones: ¿es algo desfasado?

© DR

Juan Manuel de Prada - Revista Misión - publicado el 10/12/13

En aquellas oraciones y prácticas piadosas que nutrían la fe de mi abuela he encontrado mucha compañía y aliento

Hubo un tiempo no demasiado lejano en que, misteriosamente, las devociones religiosas fueron vistas con suspicacia. Encomendarse a los santos se consideraba casi un signo de atraso o una superstición; y hasta rezar a la Virgen era visto con una suerte de hastiada displicencia.

Recordar estas cosas suele acarrearme animadversiones y malquerencias, pero como yo lo he vivido, no necesito que nadie me lo cuente. Yo he escuchado a algún sacerdote aleccionar a su feligresía, amonestándola por dedicar sus oraciones a los santos, en lugar de dirigirse directamente a Dios; y, allá en la infancia, algún catequista inflamado de ardores protestantoides me ha abroncado por narrar a los demás catecúmenos episodios milagrosos de la vida de santa Rita de Casia y por aconsejarles que recurrieran a ella cuando se les presentase alguna situación peliaguda de muy difícil solución, tal como me había recomendado mi abuela Ceferina que yo hiciera (y los resultados, por cierto, habían sido más que halagüeños).


Yo me sabía de memoria la vida de santa Rita porque mi abuela recibía una revista mensual en la que se incluía, al final de cada número, un folletín hagiográfico por entregas sobre la agitada vida de la patrona de las causas imposibles.

Yo se lo leía a mi abuela, que padecía de cataratas, en voz alta, con sumo placer; y mi abuela, aprovechando mi disposición, me retenía para rezar juntos el rosario.

Con ella aprendí muchas oraciones, jaculatorias y prácticas piadosas dedicadas a santa Rita y a san Antonio de Padua, sus santos predilectos; y en su compañía acudí a muchas novenas dedicadas a la Virgen del Tránsito (que, por entonces, daba nombre a muchas zamoranas, entre ellas mi madre y mi hermana) y a María Auxiliadora (en esta última, los salesianos obsequiaban a los asistentes con una estampas chulísimas, que yo guardaba como cromos de una colección preciosa).

Supongo que a mi abuela también le darían mucho la tabarra, tratando de persuadirla de que sus devociones estaban desfasadas; pero ella era un poco sorda, o fingía serlo, y no hizo nunca ni puñetero caso de estas reconvenciones.

Murió rezándole a santa Rita y a san Antonio con un rosario enredado entre los dedos, como Dios manda, y no como mandaban los modernos de la época.


Todo este largo preámbulo para confesar que aquellas devociones de mi abuela han seguido alimentando mi fe desde entonces. Y que, en los momentos más ásperos y angustiados he recurrido –casi sin pretenderlo– a ellas; y, como un ejército tutelar, aquellas palabras dulces y consoladoras han exorcizado muchas veces los nubarrones que merodeaban por mi alma.

Tal vez esta confesión pueda parecer un desahogo sentimental, pero lo cierto es que en aquellas oraciones y prácticas piadosas que nutrían la fe de mi abuela he encontrado mucha compañía y aliento, y que me han servido para entender mejor muchos misterios de la fe, empezando por la comunión de los santos.


Tal vez los que pretendían cargarse las prácticas devotas de los sencillos sabían que era el mejor modo de dejarlos solos y descomulgados.

Artículo publicado originalmente en la revista Misión.

Tags:
almadevocionfe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Rodrigo Houdin
Sacerdote tras la explosión: “Estoy atrapado en el quinto piso, r...
2
CHRISTIAN TOMBSTONE
Francisco Vêneto
Encuentran en Israel una losa de 1.400 años con una inscripción m...
3
MARTIN LUTHER KING
Jorge Graña
¿Sabías que Martin Luther King apreciaba mucho el Rosario?
4
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta
5
LIBBY OSGOOD
Sandra Ferrer
Libby Osgood, la científica de la NASA que se hizo monja católica
6
AGUILAR
Alvaro Real
España: ¿Por qué retiran una cruz de la puerta de este convento?
7
COUPLE
Orfa Astorga
¿Qué hacen los matrimonios que quieren seguir queriéndose?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.