Aleteia

Papa Francisco: “Dios fija su mirada de amor en cada hombre y cada mujer”

radiovaticana
Comparte

Ángelus en la Inmaculada: María es el fruto del amor de Dios que salva al mundo

El Papa Francisco rezó el Ángelus en la Plaza de San Pedro, en la fiesta de María Inmaculada y Segundo Domingo de Adviento: “María nos apoya en nuestro camino hacia la Navidad, porque nos enseña cómo vivir este tiempo”, explica el Papa, que añade; “En ella ha puesto los ojos el Señor y la ha elegido para ser la madre de su hijo”.

Texto íntegro del Ángelus:

Queridos hermanos y hermanas. Este segundo domingo de Adviento cae en la fiesta de la Inmaculada Concepción de María, y entonces nuestra mirada es atraída por la belleza de la madre de Jesús, nuestra madre.

Con gran alegría la iglesia contempla "llena de gracia" (LC 1,28), así como Dios miró desde el primer momento de amor en su diseño. Maria nos apoya en nuestro camino hacia la Navidad, porque nos enseña cómo vivir este tiempo de Adviento en previsión de la llegada del Señor.

Él Evangelio de San Lucas nos presenta a una muchacha de Nazaret en Galilea, un pequeño pueblo en las afueras del imperio romano y en Israel. En ella ha puesto los ojos el Señor y la ha elegido para ser la madre de su hijo. En vista de esta maternidad, María fue preservada del pecado original, es decir, de la ruptura de la comunión con Dios, con los demás y con las profundas heridas que creó en todos los seres humanos. Pero esta ruptura fue curada por adelantado en la madre de Él que vino a liberarnos de la esclavitud del pecado. María Inmaculada se inscribe en el plan de Dios; es el fruto del amor de Dios que salva al mundo.

Y la Virgen no ha alejado nunca de ese amor: su vida, todo su ser es un "Sí" a Dios. Cuando el ángel llama su "llena de gracia" (LC 1,28), ella se siente "muy turbada". Pero el ángel la conforta: «No temas  María, que has encontrado favor con Dios. Y he aquí, que concebiras a un hijo… y le pondrás por nombre Jesús "(v. 30). Este anuncio es una sorpresa mayor, porque aún no está casada con Joseph; Pero el ángel agrega: "el Espíritu Santo vendrá sobre ti… Por lo tanto, el que nazca será Santo y será llamado hijo de Dios "(v. 35). María Escucha, obedece interiormente y responde: "He aquí la esclava del Señor: Hágase en mí según tu palabra" (v. 38).

El misterio de esta muchacha de Nazaret, que está en el corazón de Dios, no es desconocido. De hecho Dios fija su mirada de amor en cada hombre y cada mujer. El apóstol San Pablo dice que "Dios la ha elegido antes de la Fundación del mundo para ser Santa e Inmaculada» (Ef 1,4). Nosotros también, siempre, hemos sido elegidos por Dios para vivir una vida Santa, libre de pecado. Se trata de un proyecto de amor que Dios nos renueva cada vez que nos acercamos a él, especialmente en los sacramentos.

En esta fiesta, entonces, contemplando a nuestra madre Inmaculada, reconocemos nuestro verdadero destino, nuestra vocación más profunda: al ser amado, ser transformado por el amor, por la belleza de Dios.

Mirémosla, para aprender a ser más humilde y valiente para seguir la palabra de Dios; para acomodar el tierno abrazo de su hijo Jesús, un abrazo que nos da vida, esperanza y paz.

Saludos después del rezo del Ángelus:

Queridos hermanos y hermanas, les saludo con afecto, especialmente  a las familias y los grupos parroquiales y asociaciones. Saludo a los fieles de Cossato, Biella, Bianzé, Lomazzo, Livorno Ferraris, Rocca di Papa, San Marzano sul Sarno y Pratola Serra. Quisiera unirme espiritualmente a la iglesia que vive en América del norte, que hoy conmemora la Fundación de su primera parroquia, hace 350 años: Notre-Dame de Québec. Damos las gracias por los progresos logrados desde entonces, en particular para los Santos y los mártires que se fertilizan la tierra. Yo bendigo a todos los fieles que celebran este jubileo el corazón.

Un pensamiento especial dirijo a los miembros de la acción católica italiana, que hoy renuevan la formación de la Asociación: os deseo todo lo mejor para su compromiso apostólico y formativo. Esta tarde, siguiendo una antigua tradición, iré a las calles de la Plaza de España, a orar a los pies del monumento a la Inmaculada. Pido que se unan conmigo en esta peregrinación espiritual, que es un acto de devoción filial a María, confiar a la ciudad de Roma, la iglesia y la humanidad. Os deseo un buen el domingo y una buena fiesta de nuestra madre.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.