Aleteia

España: ¿Concordato vigente?

© DR
Comparte

Las manipulaciones y mentiras de la izquierda mediática

El maléfico aforismo de “miente que algo queda” debe ser tan eficaz -sobre todo cuando va de la mando de una generacional ignorancia supina- que permite que se llegue en algunos casos a mentir doblemente en una misma desinformación aunque las dos mentiras sean entre si contradictorias. 
 
Por ejemplo: mientras los socialistas esta en campaña anticlerical queriendo denunciar los acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede, los medios afines (Grupo Prisa fidelísimo como siempre), no sólo repiten la mentira número uno, a saber, que dichos acuerdos son preconstitucionales. Sino que además añaden otra mentira contradictoria con la anterior: que en España sigue vigente el Concordato (sustituido por los Acuerdos y radicalmente distinto) entre el Estado Español y la Santa Sede de la época franquista.
 
Ignacio Sotelo sostiene en El País que todos los gobiernos de la democracia han sido timoratos porque, casi 40 años después, ninguno se ha atrevido a derogar el Concordato franquista. Es un ejemplo de libro de como no sólo la información puede ser falsa, sino también la opinión, cuando se sustenta en informaciones falsas. Pero como la mentira es contagiosa, los sucesivos editoriales de El País sobre este tema incorporan, a partir del artículo de Ignacio Sotelo, un mensaje contradictorio: igual hablan del Concordato (que es de 1953), que de
los Acuerdos (que son de 1978, cuando hacía tres años que Franco había muerto), aprovechando la ignorancia supina generalizada del personal.
 
De este modo estos editoriales pueden pasar a la historia de la desinformación periodística al combinar tres elementos desinformativos a la vez, lo cual exige mucho atrevimiento: la falsedad en la opinión (necesidad de derogar los acuerdos con la Santa Sede), y las dos falsedades informativas en las que dicha opinión se basa, a más inri contradictorias entre si: que esta vigente el Concordato del 53, y que la situación vigente (en la ambigüedad entre Concordato y Acuerdos) es preconstitucional. Siendo así que
dichos Acuerdos, basados en los principios de libertad religiosa, similares al del resto de las democracias europeas, están firmados en la etapa constitucional, aunque, como en el diseño de las Comunidades Autónomas, se fue estudiando por los mismos padres de la Constitución contemporáneamente al trabajo de redacción de la misma. 
 
En definitiva: miente que algo queda, miente doble y quedará el doble.
 
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.