Aleteia

El Salvador: la violencia es ya un desafío nacional

© DR
Comparte

Con 7 muertos diarios y la inseguridad en aumento, el país va hacia el caos

El Salvador se ha ido convirtiendo en un país que rebasa ya los umbrales de alarma por la inseguridad y por la violencia con que las pandillas y los grupos delincuenciales exhiben cada día con mayor alarde.  El promedio de asesinatos es de siete cada día que pasa en ese pequeño país centroamericano.
 
Crimen a la alza
 
La Policía Nacional Civil de El Salvador informó, a principios de esta semana, sobre un incremento de los asesinatos en el país durante el mes de noviembre pasado. En total, durante noviembre de 2013, se cometieron 259 homicidios, 82 más que los registrados durante el mismo periodo de tiempo del año 2012, aunque en la cifra acumulada en los once meses de este año sea menor –en 239 asesinatos—que los cometidos el año pasado.
 
En un editorial del periódico “La Prensa Gráfica” de El Salvador se retoman estas cifras y se señala que resulta urgente “prevenir en serio toda forma de conducta antisocial o criminal”.
 
Indica el rotativo salvadoreño que a lo largo de la posguerra, una de las dinámicas más constantes en el país es la que se refiere al auge de las actividades antisociales y delincuenciales. “Dicho fenómeno tan destructivo en tantas formas no ha sido contrarrestado por ninguna política institucional y social que sea igualmente sostenida y eficaz, y por ello vemos cómo las pandillas crecen, se organizan y se expanden, y el crimen organizado sienta sus reales en el ambiente, mientras las estructuras institucionales y sociales dan muestras crecientes de insuficiencia para responder al desafío cada vez más agresivo y abierto”.
 
El editorial de “La Prensa Gráfica” pone de manifiesto que este “desequilibrio perverso tiene a la nación en jaque, y la desactivación progresiva del mismo es por eso tarea urgente de primer orden”.
 
Tras recordar que hay iniciativas lo que no existe en El Salvador es un esfuerzo de institucionalidad que integre y relacione los esfuerzos de los responsables de la lucha contra la inseguridad ciudadana en el terreno: la Policía Nacional Civil, la Fiscalía General de la República y el Órgano Judicial.
 
“En el área de la persecución de las conductas antisociales y criminales, habría que proponerse, para empezar, darle vuelta a lo que hoy ocurre: hacerles a los antisociales y a los criminales la vida imposible, de modo que la autoridad vaya recuperando el control en todos los espacios ciudadanos”, dice el editorial del periódico salvadoreño.
 
Maestros bajo asedio
 
Uno de estos espacios ciudadanos que se encuentra hoy en estado de alerta es el de los maestros.  Más de mil 200 mentores de El Salvador se encuentran amenazados de muerte o han sufrido extorsión por parte de las pandillas por negarse a aprobar a los hijos de miembros de los grupos criminales o por impedir que se cometan actos ilícitos en las aulas, como vender droga, guardar armas de fuego y el reclutamiento de menores, según ha denunciado el Sindicato de Maestros con Participación Comunitaria (Simeduco) de este país.
 
La Policía Nacional Civil ha registrado asesinato de 28 estudiantes y de cuatro maestros en 2013, aunado al incontable número de mentores que han tenido que abandonar los sitios en donde trabajaban por las amenazas y las extorsiones de que han sido objeto por las pandillas y los grupos de delincuentes que parecen no tener freno.
 
Por ello, el editorial de “La Prensa Gráfica” insiste en la prevención, misma que califica como “una tarea realmente crucial para la seguridad ciudadana y para el aseguramiento de un futuro promisorio de los niños y de los jóvenes”.
 
Desafío nacional en pleno
 
En este sentido el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, informó de que la Policía Nacional Civil captura a 100 delincuentes cada día y, por lo tanto, ha puesto en duda la supuesta tregua que firmaron las pandillas entre ellas en 2012.
 
El mandatario dijo que su gobierno "no tolera a las pandillas" y añadió que "es trabajo de la Fiscalía sustentar las detenciones, procesamiento y condena". Sin embargo, Funes informó de que había dado instrucciones "para continuar siendo facilitadores" en la lucha contra esta violencia.
 
Para “La Prensa Gráfica”, el nuevo gobierno salvadoreño que surja de las próximas elecciones “tendría que tener preparado su plan de acción tanto en el ámbito de la persecución del crimen y del control de las organizaciones pandilleriles, como en lo tocante al proyecto de prevención, a fin de poner todo ello en marcha desde el inicio mismo de la gestión”.
 
El diario señala que sería oportuno conocer por parte de cada uno de los aspirantes a la presidencia, con la debida anticipación, quiénes serían los encargados de comandar el esfuerzo desde las estructuras gubernamentales. “O sea: hay que entrar haciendo, para no perder más tiempo irrecuperable”, dice en su editorial.
 
Y, finalmente señala que en lo que a la prevención se refiere, “este es un tema que va mucho más allá del ámbito de la Seguridad Pública. Tienen que intervenir la educación en el más amplio y actualizado sentido del término, la productividad adecuada, el régimen de oportunidades y la promoción de empleo, entre otros factores. Se trata, pues, de un desafío nacional en pleno”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.