Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 10 mayo |
San Juan de Ávila
home iconActualidad
line break icon

Jose María Gil Tamayo: “Los cristianos no podemos ser profetas de calamidades”

© DR

Alvaro Real - publicado el 21/11/13 - actualizado el 27/02/19

Primera rueda de prensa del nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal Española

En teoría era una presentación, pero todos ya le conocían. El nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal, el cura y periodista (cómo el mismo se ha denominado), José María Gil Tamayo fue saludando y abrazando a los periodistas presentes en el acto Son muchos años los que ha compartido con la profesión y sus primeras palabras fueron casi una confesión: “No termino de creérmelo”.

José María Gil Tamayo comenzó explicando que quiere “comunicar con fidelidad lo que los obispos quieran transmitir” y dejó claro que su labor es la de servicio: “lo de menos será mi opinión, no cuenta”.

Para el nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal Española, “hay diversidad de opiniones y diversidad de posicionamiento de medios” y eso es bueno. Pero también quiso dejar claro que la Iglesia tiene una labor que cumplir y lo hará, entre ella destacó: “será la voz de los excluidos y los más pobres e iluminará a la sociedad”. “La Iglesia no puede renunciar a iluminar las realidades”, afirmó.

Entre sus prioridades se encuentra la cercanía y la transparencia. “La transparencia es la mejor manera de luchar contra el rumor” y aseguró que, en las medidas de sus posibilidades intentará que la Iglesia “vaya por delante” en temas comunicativos. “Hay que cambiar el servicio”, explicó el secretario general, utilizando un término tenístico.

 “No podemos ser profetas de calamidades”, afirmó José María Gil Tamayo, que explicó que “tenemos que proponer el bálsamo de la esperanza”.

En su primera intervención tuvo palabras de reconocimiento y agradecimiento a su antecesor monseñor Martínez Camino y también quiso mostrar su agradecimiento al cardenal Rouco Varela, quien siempre le ha mostrado cercanía y que ahora, incluso se ha ofrecido a ayudarle en estos primeros meses al cargo de la secretaría general de la CEE.

Tags:
caridadesperanzamedios de comunicaciontestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
5
Patricia Navas
Oración para que vuelva a la Iglesia alguien que quieres
6
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.