Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

En el hombre de hoy hay que ver a Cristo de dice: ¡Tengo sed!

© Grzegorz GALAZKA / SIPA
Comparte

El cardenal Ouellet clausura el encuentro en Guadalupe: grito, gracia y gratitud

Al concluir la Peregrinación-Encuentro Continental Americano en la Basílica de Guadalupe, el Cardenal Marc Ouellet, prefecto para la Congregación para los Obispos y presidente de la Comisión Pontificia para América Latina, además de delegado papal para presidir este encuentro, señaló que la experiencia de fe vivida estos días en la Basílica de Guadalupe, “corazón espiritual de América”, podría resumirse en tres palabras: grito, gracia y gratitud.
 
Tengo sed
 
Grito, ya que el peregrino trae consigo el clamor personal, familiar y social de los enfermos, de los pobres, de los marginados, de los migrantes, de los drogadictos, de las víctimas de la violencia y de los jóvenes que no reciben de su familia la transmisión de la fe. “En ellos –dijo el Cardenal Ouellet– podemos escuchar a Jesús que nos dice: tengo sed”.
 
Discípulos, misioneros
 
Gracia, porque en el Tepeyac María nos lleva a Jesús; le presenta nuestra necesidad y nos invita a trabajar cómo discípulos y misioneros en la construcción de su casa, la Iglesia, lo que exige conversión personal y pastoral para brindar a todos amor, unidad, refugió y ternura.
 
Dejar ver a Dios
 
Gratitud, que conduce al compromiso de ser discípulos-misioneros en perspectiva continental, procurando la santidad personal, familiar, parroquial y diocesana, a fin de dejar ver a Dios e ir a las periferias para comunicar organizadamente la luz de la fe, sabiendo adaptarnos al cambio de época, aprovechando los recursos de la tecnología y creando redes con universidades, parroquias y movimientos.
 
Llevar a Guadalupe y rescatar a los jóvenes
 
Finamente, el cardenal Ouellet pidió llevar el mensaje de Guadalupe a los santuarios de América y crear una red entre ellos, fortaleciendo así la pastoral de santuarios en todo el Continente, lugares privilegiados de fe popular y de nueva evangelización.
 
Con respecto a los jóvenes, el purpurado canadiense advirtió que han perdido la fe en buena medida por la pérdida de credibilidad de algunos sacerdotes de la Iglesia católica.  Subrayó que la recuperación de los jóvenes a la vida de la fe significaría un avance muy grande en el combate a la violencia que asola a América Latina desde hace dos décadas, por lo menos.
 
“Nos vamos (a cada uno de los países) con la conciencia de que los jóvenes tienen que ser misioneros y apóstoles para la juventud; ellos son los mejores para anunciar el Evangelio”, dijo el cardenal Ouellet en rueda de prensa.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.