Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 16 junio |
Santa Julita y san Quirico
home iconEspiritualidad
line break icon

La lucha por el alma de este mundo

© DR

Manuel Bru - publicado el 19/11/13

Bella historia de un misionero en Puerto Rico

Conocí recientemente a un sacerdote murciano, Julián Vicente García, que pasó 10 años de ministerio sacerdotal como misionero en Puerto Rico, en el barrio de San Isidro de la ciudad de Canóvanas, allá por los años 80.

Uno de los dramas de ese barrio, además de una delincuencia atroz, era, como sigue siendo en tantos lugares del mundo, la escasez de matrimonios, por la que tantísimas mujeres que quedan embarazadas, o abortan, o al dar a luz se despreocupan de sus hijos.

Don Julián tuvo una gran idea: llevó a cabo, junto a la promoción de viviendas sociales, una campaña a favor la maternidad, promovida desde las escuelas, que tenía cada año su cenit en una multitudinaria fiesta, en la que en los pocos años se involucró todo el barrio.

Un día don Julián recibió la llamada inesperada de un alto cargo público del país, que le advirtió de que la CIA vigilaba atentamente su labor. ¿Por qué? Porque su campaña por la maternidad había conseguido contrarrestar otra campaña: la del todopoderoso Plan Rockefeller en Iberoamérica.

Como bien se sabe este plan tiene como objetivo contrarrestar la influencia católica con sus valores de defensa de la vida, la familia y la justicia social, financiando sectas evangélicas acomodadas a la ideología de la Fundación que las subvenciona desde hace décadas.

Y es que en el barrio de don Julián hasta los seducidos por estas sectas comenzaron a valorar la estabilidad familiar y la maternidad.

Don Julián, aún cuando recibió amenazas directas, no se fue de allí hasta que sus superiores le indicaron, años después, otro destino.

Como tantos hombres y mujeres justos, este sacerdote trabajó sin descanso, y entró de lleno en la “lucha por el alma de este mundo”, de la que hablaba el beato Juan Pablo II, porque en ella se puso bajo la bandera de Cristo, de la que ya hablaba hace cinco siglos San Ignacio de Loyola. Esa bandera que Cristo Rey y Juez del Universo llevará en su mano el día tan terrible como esperado del juicio final.

Tags:
familiamatrimoniomisionero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
SAINT DOMINIC SAVIO
Philip Kosloski
¿Te preocupa tu adolescente rebelde? Aquí tienes a tu santo patró...
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.