Aleteia

De la emergencia educativa a la alarma educativa

© SHUTTERSTOCK
Comparte

Los padres cada vez tienen menos libertad para educar a sus hijos en aspectos básicos de la naturaleza humana

Las noticias que llegan sobre el sector educación nos muestran que está ocurriendo un gran cambio en comparación con lo que solemos llamar "emergencia educativa". Como se recordará el primero en hablar de emergencia educativa fue el Papa Benedicto XVI.

El 21 de enero de 2008, en la Carta a la diócesis de Roma sobre los problemas de la educación, él explicó que las dificultades en educar que enfrenta la familia, la escuela y la sociedad entera provienen del hecho de que ya no se sabe quién educa y sobre qué aspectos educa. Esto procede de «una mentalidad y una forma de cultura que llevan a dudar del valor de la persona humana, del significado mismo de la verdad y del bien; en definitiva, de la bondad de la vida. Entonces, se hace difícil transmitir de una generación a otra algo válido y cierto, reglas de comportamiento, objetivos creíbles en torno a los cuales construir la propia vida».

Hoy, la aceleración de los fenómenos de degeneración en la educación ha superado esta visión. El frente de la emergencia educativa se ha convertido en otro, hasta el punto de que ahora debemos hablar de una nueva emergencia educativa o, mejor, de una alarma educativa.

El nuevo hecho es la irrupción de la ideología de género en la educación, sobre todo en las escuelas.

Francia, después de la aprobación de la "Carta de la laicidad" elaborada por el ministro Peillon, se prepara para introducir en las escuelas secundarias, a partir del año 2015, una hora de enseñanza de "moral laica". De esta manera el Estado impone su propia religión civil y su propia ética pública encaminadas a remodelar a los ciudadanos, según las enseñanzas de Rousseau.

En Italia, la "Estrategia nacional para la prevención y lucha contra las discriminaciones por motivos de orientación sexual e identidad de género" [1], elaborada por el Ministerio para la igualdad de oportunidades y la UNAR (Oficina Nacional contra la discriminación racial y en defensa de las diferencias), está produciendo sus efectos en las escuelas: los cursos para profesores son concebidos según la ideología de género. A esto contribuye la RE.A.DY, la red de las administraciones públicas contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género, que proporciona soporte y patrocinio. A nivel local existe una colaboración educativa orientada ideológicamente entre autoridades locales de salud, municipios, escuelas públicas y asociaciones LGTB.

El gobierno actual de Italia ha aprobado un decreto [2], que ha superado el examen de la Cámara y que ahora está en debate en el Senado, que destinará recursos por 10 millones de euros en el 2014 para la formación de los profesores en la «superación de los estereotipos de género» [3].

También la llamada ley sobre la homofobia ya está aprobada en la Cámara y ahora se está discutiendo en el Senado, de ser aprobada creará un marco de intolerancia ideológica y, junto con el decreto antes mencionado, establecería en la escuela un clima cultural de completa expulsión de la familia. Esto haría imposible la educación en la familia natural.

Otra alarma proviene de cómo se maneja la educación sexual en las escuelas italianas. Aquí prevalece un pensamiento único basado en anticoncepción y aborto a lo que ahora se añade la ideología de género. En el Discurso al Cuerpo diplomático del 10 de enero de 2011, Benedicto XVI dijo: «Continuando mi reflexión, no puedo dejar de mencionar otra amenaza a la libertad religiosa de las familias en algunos países europeos, allí donde se ha impuesto la participación a cursos de educación sexual o cívica que transmiten una concepción de la persona y de la vida pretendidamente neutra, pero que en realidad reflejan una antropología contraria a la fe y a la justa razón» [4].

También los libros de texto han comenzado a dar alarma. Durante el debate en la Cámara del Parlamento italiano del citado decreto sobre la escuela, el gobierno puso en agenda la introducción del respeto del código de igualdad de oportunidades en los libros de texto [5]. En Francia ya hubo un gran debate en los últimos años y todavía continúa, pero el asunto está empezando a preocupar seriamente también en Italia. Esto siempre ha sido un problema, dada la fuerte caracterización ideológica de muchos libros que se utilizan en la escuela italiana, pero ahora se vuelve alarmante ya que los manuales científicos transmiten cada vez más una pseudociencia del género.

La aparición de guarderías en las que a los niños y niñas no se les ayuda a cultivar correctamente su propia identidad sexual, sino que son educados de manera "neutral" en espera de que sean ellos, en el futuro, quienes puedan elegir; la difusión de cuentos para niños o de espectáculos y dramas de escuela en los cuales la aproximación natural a la diversidad sexual se ha cambiado según la nueva ideología de género; la planificación centralizada por parte de los gobiernos de una educación sexual polémica desde los primeros años de vida, como está previsto en las normas de la OMS-Europa [6], todo esto arroja una luz muy inquietante sobre la educación de nuestros hijos, y ante ello nadie puede creerse capaz de guardar silencio.

Estos fenómenos han convertido la emergencia educativa en alarma educativa. Ya no se trata de no saber quién es el hombre que se educa, el hecho nuevo es que ahora eso sí se sabe muy bien. No se trata de abstenerse de educar, abandonando a los niños y jóvenes a sí mismos, ahora más bien se trabaja activamente para educar en contra de la naturaleza. No se limitan a prescindir de la naturaleza humana, ahora se pretende transformarla y re-crearla.

El desconcierto educativo, la debilidad, el desaliento de tantos educadores, que Benedicto XVI ha descrito muy bien hablando de la emergencia educativa en la Carta del 2008, ahora se ha convertido en algo mucho más grave: el riesgo del consentimiento pasivo a una contra-educación. Y, en efecto, los gravísimos casos que hemos nombrado anteriormente, no han visto grandes protestas o defensas, excepto las de algunas agencias de información y asociaciones que se están movilizando arduamente.

Ante esta nueva situación, nuestro Observatorio hace tres reflexiones.

La primera es que se está reformulando de una manera nueva el problema concreto de la libertad de educación. Este es un asunto que generalmente solo surge en situaciones de dificultad económica de las escuelas no estatales. El pueblo católico debe conocer plenamente la importancia formidable de esta libertad y formarse adecuadamente para apreciarla. El sector laico la considera un terreno peligroso. Ante los gravísimos peligros que la alarma educativa plantea, la lucha por la libertad de educación debe ser puesta en primer plano y guiada con constancia y conciencia. Los padres están perdiendo la posibilidad de educar a sus hijos no sobre cosas de importancia marginal, sino sobre la identidad de la naturaleza humana.

La segunda observación es que nos enfrentamos a una lógica que a su manera es coherente y rigurosa. Muchos piensan que se trata solo de una laicidad moderada y abierta. Pero ante estos fenómenos, que ahora no sólo interesan a las naciones regidas por sistemas "jacobinos", sino también a aquellas que se caracterizan, en su origen o en su pasado, por un respetuoso equilibrio entre política y religión, se constata que la moderación puede ser algo solo temporal y de algunas contingencias, porque una vez que se elimina a Dios del espacio público, se procederá en consecuencia con la eliminación de lo humano. Es una secularización cada vez más exigente y agresiva, que a menudo se confunde con una simple laicidad.

La tercera observación es una invitación a la movilización. Los católicos, como cualquier persona liberada de las sirenas de su tiempo, no pueden voltearse y dar la espalda ante esta situación. En este caso se nos pide un gran testimonio de caridad. Sí, de caridad y no sólo de verdad.

Trieste, 12 de noviembre de 2013.
 
[1] Ver http://www.pariopportunita.gov.it/images/strategianazionale_definitiva _logocoenuovo.pdf. Para un análisis ver: http://www.vanthuanobservatory.org/notizie-dsc/notizia-dsc.php?lang=it&id=1675

[2] Se trata del decreto 104/2013 denominado “La scuola riparte” ("La escuela comienza"), aprobado por la Cámara el 31 de octubre de 2013. Ver P. Ferrario, La teoria del gender vuole entrare in aula ("La teoría de género quieren entrar en el salón de clases"), “Avvenire” 5 de noviembre de 2013, p. 11.

[3] Para ser precisos el artículo 16, letra d, incorpora "aumento de las competencias relacionadas con la educación de la afectividad, el respeto por la diversidad y la igualdad de género y la eliminación de los estereotipos de género, en la ejecución de lo dispuesto en el artículo 5 del decreto-Ley del 14 de agosto de 2013, n. 93, modificado por la ley del 15 de octubre de 2013, n. 119".

[4] Ver http://www.vanthuanobservatory.org/notizie-dsc/notizia-dsc.php?lang=it&id=1115

[5] http://www.corriere.it/scuola/13_novembre_01/ok-bonus-digitale-fai-da-te-orientamento-d1b8f352-42d0-11e3-bd09-5fafe7fa6f7b.shtml

[6] Ver V. Daloiso, Sexualidad, las líneas ambiguas de la OMS, "Avvenire" 5 de noviembre de 2013, p. 10. En Zenit (www.zenit.org) del 29 de octubre de 2013: «Hace pocos días la sección europea de la Organización Mundial de la Salud ha emitido el documento Standard for sexual Education in Europe destinado a proporcionar directrices para la educación sexual de los niños a partir de la primera infancia. El documento propone incitar en los niños conductas sexuales como, por ejemplo, la masturbación infantil, la exploración de sus propios cuerpos y de otros a partir de los 4 años de edad, experiencias sexuales entre personas del mismo sexo antes de los 6 años. El aspecto más grave, sin embargo, es el deseo de imponer a las familias, y por lo tanto a los niños mismos, una educación por parte del Estado de una moral y una ética basadas solo sobre opiniones personales». En realidad el documento Standard for sexual Education in Europe se remonta al año 2010 y pocos lo han cuestionado. En mayo de 2013, la OMS-Europa elaboró la "Guidance for Implementation". Sobre el primer documento de la OMS ver: http://www.vanthuanobservatory.org/notizie-dsc/notizia-dsc.php?lang=it&id=1115 . Ambos documentos se pueden encontrar en el sitio web de la OMS Europa: http://www.bzga-whocc.de/?uid=53d24f0724ffcbe839e48e7405ae27ab&id=home

Artículo publicado originalmente por Observatorio Internacional Cardenal Van Thuan

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.