Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un refugio para las víctimas de la trata, nueva esclavitud del siglo XXI

© DR
Comparte

Una diputada argentina propone crear un Observatorio para combatir la trata de personas

La diputada provincial de Buenos Aires, Argentina, Nancy Monzón, ha realizado en su país una serie de propuestas prácticas contra la trata de personas y asistencia a las víctimas que pueden servir de marco para una intervención en otros ámbitos de América Latina.
 
Prácticamente ningún país del continente americano se salva de lo que puede calificarse como la esclavitud del siglo XXI.  En Argentina no es sino hasta el año de 2008 cuando se sanciona la Ley de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y asistencia a sus Víctimas que constituye el marco normativo principal y la herramienta fundamental para la lucha contra ese fenómeno.
 
“Desde mi banca en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, he trabajado para la instalación de la trata de personas en agenda y he impulsado las dos leyes relativas a esta temáticas con las que hoy cuenta esa Provincia, ambas sancionadas a fines de 2012 y promulgadas a inicios del presente año”, ha escrito Monzón en un comunicado sometido al pleno del seminario sobre la materia, celebrado recientemente en El Vaticano.
 
Asumir y enfrentar el Protocolo de Palermo
 
La diputada provincial de Buenos Aires ha buscado que, a través de leyes, se cree un sistema de refugios para víctimas de trata con fines de explotación, dotando de al menos un refugio a cada uno de los departamentos judiciales de la Provincia de Buenos Aires.
 
La segunda iniciativa de la diputada argentina, es una Ley marco por la cual se adoptan medidas de prevención, protección y asistencia. “Dispone la creación de un Observatorio que apunta a recopilar información sobre el tema y una oficina provincial como espacio de participación ministerial, de los diferentes poderes, y organizaciones no gubernamentales orientado a la coordinación de acciones y políticas”, continuó diciendo Nancy Monzón.
 
Más adelante, Monzón presentó algunas conclusiones a modo de propuestas prácticas para seguir trabajando contra la trata de personas no nada más en la provincia de Buenos Aires, sino en todos los países de América Latina.
 
Entre las propuestas, además de los refugios y el Observatorio, Monzón subrayó la necesidad de dotar de unidad y coordinación a las diferentes unidades gubernamentales que trabajan sobre esta temática para alcanzar acciones eficaces utilizando los recursos eficientemente.    
 
Otro tema importante para enfrentar la trata –según la diputada argentina—consiste en difundir, promover y bregar por la reglamentación de la legislación vigente. “A partir del Protocolo de Palermo muchos estados han generado legislación sobre la Trata de Personas. Hoy, resta dar un paso más en varios de esos casos. En países como la Argentina, las principales leyes relativas a este flagelo están pendientes de sus respectivas reglamentaciones a cargo del Poder Ejecutivo”, advirtió Nancy Monzón.
 
El tercer “negocio” más lucrativo del mundo
 
En lo que podría nombrarse ya como un consenso entre los participantes de este seminario convocado por el Papa Francisco y la Pontificia Academia de las Ciencias y de las Ciencias Sociales, la diputada de Buenos Aires recomendó desalentar el consumo siguiendo la frase de que “sin clientes no hay trata” (ya que es indiscutible que la trata está ligada a la prostitución).
 
“Las acciones organizadas a nivel sociedad civil en esta materia son deseables, dan visibilidad y concientizan sobre la problemática. Siempre y cuando sea posible las estrategias contra el consumo deben plasmarse a nivel legislativo. Algunas propuestas a discutir en este sentido: multa a clientes, regulación de publicaciones y pauta oficial, etcétera”, dijo Monzón.
 
También recomendó debatir e investigar en profundidad el impacto de los nuevos medios (internet, redes sociales), en la promoción de la trata de personas y la explotación sexual, así como promover la firma de actas de compromiso por parte de asociaciones, federaciones y colegios profesionales (abogados, psicólogos, psiquiatras), “a fin de que presten asistencia gratuita y de óptima calidad a las víctimas”.
 
Para Nancy Monzón, en el tema de la trata de personas “se está enfrentando aquí a redes mafiosas que manejan uno de los tres delitos más lucrativos a nivel mundial”, por lo que “mientras los gobiernos no logren ajustar las legislaciones y procedimientos de manera eficiente para asistir integralmente a las víctimas de este flagelo, debemos luchar para que cuenten con la mejor asistencia profesional a la que sea posible acceder”.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.