¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Filipinas: Misioneros y agencias de ayuda se vuelcan con las víctimas del tifón

© NOEL CELIS / AFP
Comparte

La ayuda se dirige a paliar los efectos de la catástrofe, pero también a la reconstrucción

Tras las terribles consecuencias que sufre Filipinas por el paso del tifón Haiyan, las principales agencias católicas de ayuda, como Manos Unidas y Cáritas, están trabajando para paliar los efectos de la catástrofe y para ayudar a la reconstrucción

Manos Unidas trabaja hace más de 5 años con la organización BCDI (Bicol Consortium for Development Initiatives), que tiene gran experiencia en la realización de proyectos de prevención ante desastres naturales, y que está presente en Camarines Norte y Sur y Masbate, habitualmente afectadas por desastres naturales y en las que también ha incidido el tifón. Será con esta organización, que también está recibiendo ayuda de la archidiócesis de Manila. con quien Manos Unidas canalizará el resto de la ayuda que se recaude para las víctimas del tifón y para las acciones, tareas y trabajos de ayuda a las víctimas y reconstrucción en la zona.
 
La Responsable de Proyectos de Cooperación de Manos Unidas en Sudeste Asiático, Patricia Garrido afirma que “las operaciones más inmediatas de auxilio a las víctimas del tifón lo estamos realizando a través de uno de sus socios estratégicos: el consorcio BCDI, con quien tenemos una trayectoria muy consolidada de trabajo en diversos sectores, entre ellos la prevención y reducción de la vulnerabilidad ante el impacto de desastres naturales.”

Plan urgente de respuesta de Cáritas

Por su parte, Cáritas Filipinas ha informado a toda la red internacional de Cáritas que la poderosa tormenta “Haiyan”, para activar su red de cooperación mundial. El padre Edwin Gariguez, secretario ejecutivo de Cáritas Filipinas-NASSA, ha asegurado que “es una gran catástrofe, pero nuestra planificación de emergencia ya está en marcha”.
  
Cáritas Filipinas ha activado un plan urgente de respuesta a la emergencia, para lo cual ha puesto en alerta a las 96 diócesis de todo el país.
 
A pesar de la amplitud del impacto, los equipos de Cáritas Filipinas, junto con miembros de la red internacional de Cáritas presentes en el archipiélago, están desplegando personal de emergencia en algunas de las zonas más afectadas con objeto de hacer una evaluación inicial de daños e identificar los sectores de población que necesitan asistencia más urgente.
 
Greg Auberry, director regional de la Cáritas Estadounidense, presente en el país en el momento de la tormenta, ha informado desde el terreno que “el dolor causado por este nuevo desastre es devastador. Ahora mismo estamos  enviando lonas a la ciudad de Cebú para poder proveer refugio temporal urgente a unas 8.000 familias”.
 
Los misioneros españoles, presentes

Los misioneros españoles que viven en Filipinas (unos 123) expresan, a través de Obras Misionales Pontificias, su dolor por las consecuencias que el tifón Haiyán ha provocado a su paso por la región central de Filipinas. Los misioneros permanecen junto al pueblo, como lo hacen siempre ante las catástrofes, consolándolos, pero sobre todo, viviendo lo mismo que vive la gente en cada momento; ahora, un tifón de resultados devastadores.
 
La misionera Ana Mª Perea, hermana de Nuestra Señora de la Consolación, se encuentra en la zona centro de Filipinas, en la región de Cebú. Aunque han estado sin luz, no han sufrido esta vez las consecuencias más graves de Haiyán, pero asegura que quienes las han vivido “no despotrican contra Dios”, sino que en estos momentos “creen con más fuerza”.
 
Otra misionera que se encuentra en Manila, Lucía Retuerto, hermana de la Caridad de Santa Ana, manifiesta que las ayudas ya han comenzado a llegar y garantiza que las hechas a través de las Congregaciones religiosas llegan con seguridad a sus destinatarios.
 
El sacerdote Néstor Huenda, del Camino Neocatecumenal, que se encuentra en el norte del país, visitará en los próximos días la zona afectada para obtener información de primera mano, sobre el terreno, aunque sabe que en muchos sitios “No hay manera de entrar porque las calles están sembradas de cables, árboles caídos, etc.”.
 
Como siempre, los misioneros comentan que los más afectados son los pobres, que viven en sencillas casas de bambú que el viento destruye inevitablemente.

El tifón Haiyan
 
Desde mediados de la semana pasada, en Filipinas se esperaba con temor el paso de una tormenta que se preveía iba a resultar extremadamente dañina. Pero ni las medidas preventivas, ni el traslado de más de 800.000 personas a zonas más seguras, han sido suficientes y ya se habla de más de 10.000 personas fallecidas sólo en Leyte, cerca de medio millón de desplazados y 4,5 millones de afectados en todo el país, además de daños materiales incalculables.

El tifón Haiyan, conocido en Filipinas como “Yolanda”, golpeó el archipiélago el pasado viernes con vientos de más de 300 kilómetros por hora. Cerca del 80 por ciento de Tacloban, la capital de la provincia, ha resultado destruida por los vientos y por las olas de hasta seis metros de altura, que han arrasado con cuanto encontraban a su paso.

Artículo publicado originalmente por SIC 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.