¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: compadezco a los hijos de padres corruptos

JMJ Rio2013
Papa Francisco na missa da JMJ Rio2013 na praia de Copacabana
Comparte

La práctica del soborno quita la dignidad a las personas: homilía en Santa Marta

Esta mañana, durante la Misa celebrada en la Capilla de Santa Marta, el Papa ha rezado por los muchos jóvenes que reciben de sus padres el “pan sucio”, los beneficios de los sobornos y de la corrupción, y tienen hambre de dignidad porque el trabajo deshonesto quita la dignidad.
 
La parábola del administrador deshonesto da el punto de partida al Papa para hablar del “espíritu del mundo, de la mundanidad” de “cómo actúa esta mundanidad y lo peligrosa que es”. Jesús “rezaba al Padre para que sus discípulos no cayeran en la mundanidad”. “Es el enemigo”.
 
“Cuando nosotros pensamos en nuestros enemigos, pensamos verdaderamente en el demonio, porque es el que nos hace daño. La atmósfera, el estilo de vida le gusta mucho al demonio y esta mundanidad: vivir según los valores –entre comillas- del mundo. Y este administrador es un ejemplo de mundanidad. Alguno de vosotros puede decir: ‘Pero, este hombre hizo lo que hacen todos’. ¡No todos, no!. Algunos administradores, administradores de empresas, administradores públicos; algunos administradores de gobierno… Quizás no son tantos. Pero es un poco la actitud del camino más corto, más cómodo para ganarse la vida”.
 
En la parábola, el patrón admira al administrador deshonesto por su inteligencia:
 
“Eh sí, ¡es una alabanza al soborno! Y la costumbre del soborno es una costumbre mundana y muy pecadora. Es una costumbre que no viene de Dios: ¡Dios nos ha mandado traer el pan a casa con nuestro trabajo honrado! Y este hombre, el administrador lo hacía, ¿pero cómo? Daba de comer a sus hijos un pan sucio. Y sus hijos, quizás educados en colegios caros, quizás creciendo en ambientes cultos, habían recibido de su papá como comida la inmundicia, porque su papá trayendo pan sucio a casa ¡había perdido la dignidad! ¡Este es un pecado grave” porque se comienza quizás con un pequeño sobre, pero es como la droga, ¡Eh!”
 
Por tanto, afirma el Papa, la costumbre del soborno se convierte en una dependencia. Pero si hay una “astucia mundana”, prosigue el Papa Francisco, también hay una “astucia cristiana, hacer las cosas con picardía… no con el espíritu del mundo, sino honradamente. Es lo que Jesús nos dice cuando nos invita a ser astutos como serpientes y sencillos como palomas: unir estas dos dimensiones –destacó, “es una gracia del Espíritu Santo”, un don que debemos pedir. Finalmente, concluye con una oración: 
 
 “Quizás hoy nos haría bien rezar por los niños y jóvenes que reciben de sus padres un pan sucio: también estos tienen hambre, ¡tienen hambre de dignidad!”. “Rezar para que el Señor cambie los corazones de estos devotos del dios soborno y se den cuenta de que la dignidad viene del trabajo digno, del trabajo honesto, del trabajo de todos los días y no de estos caminos más fáciles que al final te quitan todo. Y después termina como aquel otro del Evangelio que tenía tantos graneros, muchos almacenes repletos y que no sabía que hacer con ellos: ‘Esta noche morirás’, le dijo el Señor. Esta pobre gente que ha perdido la dignidad con la práctica de los sobornos, no se lleva consigo el dinero que ha ganado, ¡sino la falta de dignidad!. Recemos por ellos”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.