Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 12 mayo |
San Francisco de Jerónimo
home iconEstilo de vida
line break icon

Adolescentes: La difícil tarea de crecer

Juan Ávila Estrada - publicado el 06/11/13 - actualizado el 25/01/19

No es fácil ser adolescente, pero tampoco van a morir por ello

Es más fácil juzgarlos que guiarlos, censurarlos que iluminarlos, prohibirles que educarles: Siempre hablamos de ellos como una generación cada vez más decadente, hijos de un mundo superficial y  que cambia de modo acelerado; afectos a la tecnología y al sexo, al ocio y al hastío; pero es que no es fácil ser adolescente.

Nos son cada vez más extraños, más lejanos, con una brecha generacional casi que insalvable y con un vocabulario que no nos es fácil entender.

Pero es que a veces ni ellos mismos se entienden pues no es sencillo crecer: no lo es porque todo crecimiento comporta sufrimiento, una metamorfosis, y ningún cambio se produce tranquilamente pues todos traen consigo una especie de dolor.

La adolescencia como tal implica un padecimiento (adolescente viene del latín “adolescere”: padecer). Esa época transitoria en la que concurren grandes cambios físicos, emocionales, espirituales y psicológicos es la época en la que se es extraño a sí mismo y al mundo, en la que te tratan como adulto los niños y como un niño los adultos; es la edad del desconocimiento de sí mismo pues se experimentan cosa nuevas, sentirse extraño en un cuerpo que parece actuar como un alienígena.

En ese crecimiento es donde empiezan las más fuertes pulsiones sexuales como un fuego que devora hasta abrasar la carne, es allí donde se cree que todo lo que se experimenta afectiva o emocionalmente se le puede llamar amor: la necesidad del otro, el enamoramiento, las ganas de estar con, el extrañar, etc.  No es sencillo ser adolescente.

Son los años de la ilusión, de la lucha por alcanzar una libertad que aún no entienden ni saben qué hacer con ella para no terminar malogrando la vida con sus decisiones; de pelear con Dios para entronizar la razón, de desechar la fe por encontrarla conflictiva con la lógica del pensamiento nuevo que bulle en el propio interior que quiere crecer y ser adulto.

No es fácil sentir cosas “de grandes” para las que no se está preparado, tantas ganas de sexo y solidaridad, de altruismo efímero y de amor por la naturaleza.

Es la edad de la fuerza física y la debilidad emocional, de los deseos de cambiar el mundo dejando intacto el propio corazón. Es que no es fácil ser adolescente.

Son extraños, sí; extraños sobre todo para sí mismos y no necesitan reprobación sino comprensión, censura sino guía, y es ahí donde los adultos podemos tenderles la mano para hacerles menos dolorosa la batalla en el  crecer.

No necesitan que llenemos sus bolsillos o carteras de condones, la cabeza de regaños, el corazón de más dudas y el ego de burlas.

Necesitan padres pacientes que no hayan olvidado cuando ellos mismos tuvieron que crecer, que sepan responder oportuna y adecuadamente sus interrogantes respetando sus espacios de intimidad, saber quitarse el calzado para poder entrar en la intimidad de sus conciencias, pero tener la firmeza de un corazón que educa con amor y guía con la serena certeza de ir a buen puerto en medio de la tormenta. No asustarse por las alas que crecen, no sacar las tijeras para mutilar sus ganas de volar, necesitan aprender a volar.

Necesitan amigos de su edad para advertir que no son únicos en su “rareza”, pero también educadores que sepan atajar la violencia del matoneo cuando los cambios en algunos sean más bruscos que en otros. Maestros espirituales, hombres y mujeres de Dios que les muestren un Señor que no viene a obstaculizar sus ganas de libertad sino que, por el contario, en Él pueden encarnar mejor lo que es desplegar las alas hacia el horizonte futuro.

Pero también necesitan ser pacientes, saber que todo ese dolor pasará, que llegará el momento en que la oruga salga convertida en mariposa si deja madurar su propio capullo, que la prisa no trae sino cansancio y desolación, que aprendan a hacer  cosas de adolescentes (ese maravilloso intermedio entre niños que juegan sin cansancio y adultos con responsabilidades que nunca les abandonarán) que cultiven la amistad, amplíen su círculo afectivo pues es allí donde se cuecen las más grandes y nobles  relaciones del futuro fraterno. En fin, que nunca olviden que no se es niño para siempre, ni adolescentes para siempre, ni adulto para siempre, ni joven para siempre, ni muerto para siempre.

No es fácil ser adolescente, pero normalmente su tránsito no acarrea muerte.

Tags:
adolescenciafamiliajovenes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
6
Obvious
Mamá, me tengo que ir
7
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.