Aleteia

Siguen las protestas callejeras en Brasil: la violencia no cesa

Comparte

Periodistas y opositores a la subasta de Campo Libra enfrentan a la policía

Desde junio pasado, con el pretexto de la celebración de la Copa Confederaciones de Fútbol y la inminencia del Mundial en Río de Janeiro 2014, aprovechando también la JMJ y la visita del Papa Francisco en julio de este año, Brasil se ha visto envuelto en una oleada de protestas que van desde la demanda por mejores servicios públicos hasta la contrariedad por la subasta pública del yacimiento petrolero Campo Libra, considerado el más importante del gigante amazónico.
  
Según ha reportado la Agencia Brasileña de Periodismo de Investigación (ABRAJI, por sus siglas en portugués) por lo menos han sido 83 periodistas agredidos  en Brasil desde que comenzó la ola de manifestaciones, en el mes de junio.  De acuerdo a la misma fuente, 8 de cada 10 periodistas agredidos lo han sido por la Policía Militar.
 
La violencia contra los periodistas ha venido creciendo en Brasil. "La prensa que entra en confrontación directa con los intereses privados que son ilegales y que perjudican al interés público, y esto produce reacciones", ha indicado Celso Schröder, un dirigente periodístico reconocido en este país Sudamericano.
 
Pero no solamente los periodistas han sido víctimas de la Policía.  Esta semana se ha intensificado el choque entre los cuerpos de seguridad y manifestantes contrarios a la subasta pública del yacimiento petrolífero Campo Libra, considerado el mayor de Brasil. Tras la utilización de gases lacrimógenos contra unos 200 manifestantes en las afueras del hotel donde se realizaba la subasta, los agentes han comenzado a disparar balas de goma que han ocasionado los primeros heridos.
 
Según ha publicado el diario brasileño 'O Globo', al menos cuatro personas habrían resultado heridas por la actuación policial, que según este mismo medio, se habría endurecido al iniciarse los primeros enfrentamientos con los manifestantes.
 
Campo Libra fue descubierto por la empresa estatal Petrobras.  Muchos trabajadores de esta empresa, y de otras empresas públicas en Brasil, se han mostrado en contra de la subasta pública de los derechos de explotación de este yacimiento.
 
No se pierde soberanía: Rousseff
 
Mientras que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, afirmaba que la subasta para explotar el yacimiento de petróleo de Libra "no significa la privatización de la petrolera brasileña", sino que representa "un hito en la historia de Brasil" y confía en repetir este "éxito" en futuras ofertas, un consorcio formado por las petroleras chinas CNPC y CNOOC, la anglo-holandesa Shell, la francesa Total y la portuguesa Petrobras ha ganado la subasta convocada por la Agencia Nacional de Petróleo (ANP) de Brasil.
 
En este sentido, la presidenta ha señalado –en un discurso televisado– que Brasil mantiene su soberanía, pero "está abierto a la inversión privada, respetando los contratos", según recoge el diario 'O Globo'.
 
Asimismo, Rousseff ha asegurado que el 85 por ciento de todos los ingresos que se produzcan en este yacimiento serán a favor del gobierno brasileño y de Petrobras. "Esto es muy diferente de la privatización", ha insistido, a la vez que ha reconocido que "el socio privado también se beneficiará, ya que obtendrán importantes beneficios, en consonancia con el riesgo de las inversiones que están haciendo en el país".
 
 "El modelo de reparto también significa un gran logro para el Brasil. Con él, estamos garantizando un equilibrio justo entre los intereses del Estado brasileño y las ganancias de Petrobras y las empresas asociadas. Se trata de una asociación en la que todos ganan. Brasil es, y seguirá siendo, un país abierto a la inversión nacional o extranjera, siempre que respete los contratos y la preservación de su soberanía", enfatizó Rousseff.
 
El yacimiento de Campo Libra tiene reservas estimadas de entre ocho mil y doce mil millones de barriles de petróleo, cifra que de confirmarse lo convertiría en el mayor campo de petróleo del país. Según los cálculos de la ANP, en los momentos máximos de producción se extraerán a diario 1.4 millones de barriles.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.