Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 06 diciembre |
San Sabas
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Saber pedir y saber acoger

shutterstock_199668764.jpg

Shutterstock / Versta

Carlos Padilla Esteban - publicado el 18/10/13

Es humano tener momentos tristes, necesitar ayuda,... Una preciosa reflexión del padre Carlos Padilla

Hay personas que tienen teorías para todo. Saben el camino más rápido entre dos puntos. Conocen mejor que uno la solución a los problemas. Le ponen nombre a todos sus procesos y elaboran bonitos razonamientos.

Al escucharlos nos quedamos sin argumentos y encontramos que sus teorías tienen fuerza. Les basta con mirarnos una sola vez para dar respuesta a nuestros miedos. Porque conocen sin conocernos la solución a todas nuestras dudas.

Sus teorías pueden resultar cautivadoras, motivadoras, pueden incluso inquietarnos y sacar lo mejor de nosotros cuando así se lo proponen.

Sin embargo, a veces me da miedo esa forma de enfrentar la realidad y la vida. Corren el peligro con sus teorías de no escuchar el ritmo de la vida, y desconocer los procesos del alma.

Hablan mucho, pero escuchan poco. Así no logran entender lo que ocurre en realidad.

Teorías y realidad

Tal vez me da miedo convertirme en uno de ellos. Imponer mis teorías sin respetar la vida.

Creer que mis razonamientos son infalibles. Desconocer los procesos ocultos del alma, de la propia y de la de los otros.

Me da miedo perder la percepción de la verdad de todo lo que está ocurriendo. Me da miedo no abrir el corazón y comprender que la vida no se puede encasillar en una teoría por muy bonita que ésta sea.

Me da miedo pasar por delante de las almas, contar mis cosas y no entender la necesidad más profunda del corazón. Me da miedo hacer de una teoría un arma invencible, infalible.

Necesitamos abajarnos, callarnos, guardar un silencio sagrado ante el alma del que se aproxima, silenciar nuestros miedos y apagar nuestras voces.

No tenemos las respuestas a todo

¡Qué difícil resulta escuchar con el corazón lo que sucede en las vidas de los hombres! ¡Qué difícil dejar los prejuicios a un lado y aceptar que no sabemos todas las respuestas!

¡Cuánto nos cuesta no querer imponer nuestra teoría, sin malicia, sin vanidad! ¡Qué difícil no querer siempre dar una solución antes incluso de que nos pidan consejo!

Y luego nos enfadamos cuando no nos escuchan, cuando no hacen caso, cuando no aceptan como irrefutable nuestro planteamiento.

¡Qué complicado callar cuando nos piden escuchar y nosotros creemos tener la respuesta correcta!

¡Cuánto nos cuesta vivir sin encontrar soluciones y caminar sin tener todas las certezas! Pero esa debería ser la vida del cristiano.

Es la vida de aquel que vive de la fe y la esperanza, camina en medio de la oscuridad sin miedo y deja que su alma vibre y se conmueva ante el amor y ante la vida.

Fuera de control

Es tal vez por eso que me gusta tanto la vida cuando no lo controlamos todo, cuando no tenemos asegurado el desenlace de lo que hacemos, cuando aceptamos esa cuota posible de temor ante lo que desconocemos.

El otro día supe que en Corea del Sur está de moda una operación estética conocida como «sonrisa eterna«. En ella te cambian el rictus de la boca para que siempre parezca que estás sonriendo sin necesidad de mover ningún músculo.

Reconozco que me dio algo de pena pensar en una operación que te garantice una sonrisa permanente. Es falso que uno pueda sonreír siempre, a todas horas, pase lo que pase.

Es tan valiosa la sonrisa espontánea, la carcajada no controlada, la risa no calculada.

Es tan valioso mostrarnos ante los demás con tristeza en ocasiones, cuando no nos sale sonreír.

No somos perfectos

Perdemos la naturalidad cuando la sonrisa se nos queda pegada a la cara, como si pretendiéramos estar siempre bien, sin miedos, con todas las seguridades y teorías bien cimentadas. Sin nada que pueda desestabilizarnos.

Y es que en el fondo quisiéramos estar siempre en perfecto estado. Como si los años y la vida no pudieran dejar ninguna marca en nuestro rostro. Como si el cansancio no estuviera permitido.

Tenemos derecho a mostrarnos vulnerables, necesitados, débiles. Pero nos cuesta mucho aceptarlo.

Tenemos derecho a parecer cansados, a estar hartos. La tristeza está permitida y la necesidad nos hace ver lo débiles que somos. Todo es muy humano.

¿Por qué queremos ocultarlo? ¿Por qué nos gusta tanto maquillar la realidad para que los demás vean lo que nos gustaría mostrar siempre?

Hay un maquillaje que ilumina el rostro. Su nombre me hacía gracia, Watts up, y te hace parecer lleno de energía. Porque todo ayuda.

Dios valora nuestra fragilidad

Pero en el fondo muchas veces nos da miedo el rechazo y el juicio de los hombres. Tenemos miedo de no ser tan atractivos o no ser aceptados tal y como somos.

Por eso nos sana tanto aceptar que no podemos y pedir ayuda. Volver la mirada al que puede socorrernos.

Dios siempre nos ve frágiles y necesitados. Siempre ve nuestra herida detrás del maquillaje.

Percibe el ansia del corazón que busca el infinito y no se conforma con miles de satisfacciones finitas.

Tags:
almacomunionfe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.