Aleteia

Papa Francisco: Si un cristiano “es discípulo de la ideología, es que ha perdido la fe»

Comparte

Homilía hoy en la Domus Santa Marta

Si un cristiano se convierte en discípulo de la ideología ha perdido la fe”. Es lo que ha destacado esta mañana el Papa Francisco en la homilía de la Misa celebrada en la Domus Santa Marta. El Pontífice ha advertido a los cristianos sobre la actitud de “llave en el bolsillo y puerta cerrada” y ha afirmado que cuando no se reza se abandona la fe y se cae en la ideología y en el moralismo.
 
“¡Ay de vosotros, doctores de la ley, que os habéis llevado la llave del conocimiento!”. El Papa Francisco ha comenzado su homilía desde esta advertencia de Jesús, de la que habla el Evangelio de hoy. El Papa ha actualizado este aviso: “cuando vamos por la calle y nos encontramos una iglesia cerrada, afirmó, tenemos una sensación extraña” porque “una iglesia cerrada no se entiende”. A veces, destacó, “nos dan todo tipo de explicaciones” que no son tales: “son pretextos, son justificaciones, pero la realidad es que la iglesia está cerrada y que la gente que pasa por delante no puede entrar”. Y todavía peor, “el Señor, que está dentro, no puede salir”.

Hoy, dijo el Papa, Jesús nos habla de esta “imagen de clausura”, es la imagen de los cristianos que tienen en la mano la llave, pero se la llevan, no abren la puerta”. Incluso peor, “se detienen en la puerta” y “no dejan entrar”, y haciendo así “tampoco entran ellos”. La falta de testimonio cristiano, observó, hace esto y “cuando aquel cristiano es un sacerdote, un obispo o un Papa, es todavía peor”. Pero, se pregunta Papa Francisco, ¿qué pasa para que un cristiano “caiga en esta actitud de llave en el bolsillo y puerta cerrada?”.
 
“La fe pasa, por decirlo de alguna manera, por un alambique y se convierte en ideología. Y la ideología no convoca. En las ideologías no está Jesús: su ternura, amor, mansedumbre. Y las ideologías son rígidas, siempre. De todo tipo: rígidas. Y cuando un cristiano se convierte en discípulo de la ideología, ha perdido la fe: ya no es más un discípulo de Jesús, es discípulo de este comportamiento de pensamiento, de esto… Y por esto Jesús les dice: ‘Os habéis llevado la llave del conocimiento’. El conocimiento de Jesús se ha transformado en un conocimiento ideológico y también moralista, porque cerraban la puerta  con muchas prohibiciones”
 
Jesús, prosiguió el Papa, nos lo ha dicho: “Cargáis las espaldas de la gente con muchas cosas, pero solo una es necesaria”. Esto es, por tanto, el proceso “espiritual, mental” de quien quiere tener la llave en el bolsillo y la puerta cerrada.

“La fe se convierte en ideología y la ideología espanta, la ideología hace huir a la gente, aleja a la gente y aleja a la Iglesia de la gente. Es una enfermedad grave la de los cristianos ideológicos. Es una enfermedad pero no es nueva ¿eh? Ya el apóstol Juan, en su primera Carta, hablaba de esto. Los cristianos que pierden la fe y prefieren las ideologías. Su actitud es la de volverse rígidos, moralistas, especialistas en ética, pero sin bondad. La pregunta puede ser esta ¿no? ¿Cómo un cristiano llega a esto? ¿Qué sucede en el corazón de este cristiano, de este sacerdote, obispo, Papa, para que se llegue a esto? Sencillamente una cosa: ese cristiano no reza. Y si no hay oración, tú cierras siempre la puerta”.
 
La llave que abre la puerta a la fe, añadió el Papa, es la oración”. Y advirtió: “Cuando un cristiano no reza, sucede esto. Y su testimonio es un testimonio soberbio”. Quien no reza es “un soberbio, un orgulloso y un suficiente. No es humilde. Busca promocionarse a sí mismo”. Sin embargo, afirmó, “cuando un cristiano reza, no se aleja de la fe, habla con Jesús”. Y, precisó, “digo rezar, no digo decir oraciones, porque estos doctores de la ley decían muchas oraciones” para hacerse ver. Jesús, sin embargo, dice: “Cuando reces, ve a tu cuarto y reza al Padre en lo escondido, de corazón a corazón”. “Una cosa, dijo el Papa, es rezar y otra es decir oraciones”.
 
“Estos no rezan, abandonan la fe y la transforman en ideología moralista, casuística, sin Jesús. Y cuando un profeta o un buen cristiano le reprocha , hacen lo mismo que hicieron con Jesús: “Cuando salió de allí, los escribas y fariseos comenzaron a tratarlo de forma hostil –estos ideólogos son hostiles- y lo hacen hablar de muchos temas, tendiéndole trampas –son insidiosos- para atacarle con cualquier palabra que saliera de su boca’. No son transparentes. ¡Eh! Pobrecitos, son gente manchada por su soberbia. Pidamos al Señor la gracia, en primer lugar de no dejar de rezar, para no perder la fe, permaneciendo humildes. Y así no nos volveremos cerrados, ni cerraremos el camino hacia el Señor”.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.