Aleteia

Costa Rica: hay que devolver principios morales a la política

Comparte

Los obispos publican un documento decisivo sobre la rehabilitación de la vida pública

Con el título de “Rehabilitar la política”, los obispos agrupados en la Conferencia Episcopal de Costa Rica(CECR) han dado un paso firme para dotar de algunos criterios éticos e iluminar el proceso electoral 2013-2014, devolviéndole al país centroamericano el prestigio democrático del que gozaba en el concierto internacional.
 
El documento de 14 páginas y firmado por los seis obispos y los dos administradores diocesanos del pequeño país de América Central, fue presentado ayer en conferencia de prensa, luego de haber recogido el parecer de la Iglesia católica en su conjunto y de cada uno de los prelados costarricenses.
 
Los obispos de la CECR, que encabeza monseñor Óscar Fernández Guillén, obispo de Puntarenas, comienzan diciendo que es un deber del cristiano participar en “cuestiones pertinentes a la esfera política” y que aquél que vea en eso una contradicción está cayendo “en una forma de laicismo intolerante”.
 
Para los prelados costarricenses, “todos debemos contribuir a un debate serio y propositivo”.  Basándose en el hecho de que en Costa Rica y en toda Latinoamérica “se está abriendo paso un nuevo período de la historia con desafíos y exigencias, caracterizado por el desconcierto general que se propaga por permanentes confrontaciones sociales y políticas y por la difusión de una cultura lejana y hostil a la tradición cristiana”, la Iglesia católica no puede quedarse ajena.
 
Sin fundamentos éticos la democracia desaparece
 
En el documento, los obispos de Costa Rica señalan que una de las contribuciones de la doctrina social de la Iglesia es, justamente, la de ligar la ética con la política.  Sin embargo, los prelados subrayan: “Somos realistas y sabemos que ningún partido político recoge todas las aspiraciones éticas que, a la luz del Evangelio de Cristo, de la Doctrina Social de la Iglesia y del Magisterio Eclesial desearíamos ver plasmadas”.
 
Pero ello no es obstáculo para plantear que la democracia debe basarse en la verdad y que la verdad también rige a la política.  Recordando al Papa Juan Pablo II, los obispos de Costa Rica señalan que “sin fundamentos éticos la democracia, con el pasar del tiempo, corre el riesgo de deteriorarse e incluso de desaparecer”.
 
Fieles a esa idea, los prelados de Puntarenas, San Isidro del General, Alajuela, San José, Tilarán-Liberia y Cartago, así como los administradores diocesanos de Ciudad Quesada y Limón, establecieron ocho criterios éticos para que los electores cuenten con elementos de análisis de las propuestas de partidos y candidatos y puedan “discernir, personal y comunitariamente, a la luz del mensaje inmutable del Evangelio de Nuestro Señor, para identificar el trigo de la cizaña, sin que esto signifique perseguir o descalificar al que disiente”.
 
Criterios éticos y confianza en el pueblo
 
Los ocho criterios éticos que forman la espina dorsal del documento de los obispos de Costa Rica, son:
 
·        La persona humana al centro de toda acción política
 
·        Respetar y acoger la vida en todas las etapas
 
·        La tutela y promoción de la familia
 
·        La crisis ecológica como problema moral
 
·        Honestidad y transparencia
 
·        Propuestas claras y realistas
 
·        Promoción de la “Cultura del Encuentro”
 
·        Justicia social y bien común
 
La confianza de los obispos en el pueblo costarricense “sigue viva”.  Y concluyen el documento subrayando que con plena convicción “afirmamos que todos los costarricenses debemos proponernos impulsar la urgente revolución ética, en todos los estratos y actividades de la sociedad”. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.