Aleteia

Una operación quirúrgica impide a Parolin tomar posesión como secretario de Estado vaticano

Comparte

Palabras de agradecimiento de Bertone a Francisco y Benedicto XVI

La toma de posesión hoy, martes 15 de octubre, de Pietro Parolin como nuevo secretario de Estado del Vaticano ha quedado finalmente en una ceremonia “in absentia”, según ha dicho el propio papa Francisco, debido a que el arzobispo italiano ha tenido que someterse a una “pequeña intervención quirúrgica”. 
 
El secretario de Estado saliente, Tarcisio Bertone, ha recibido las palabras de agradecimiento del Papa y ha pronunciado un discurso de despedida en el que ha elogiado tanto a Francisco como al papa emérito Benedicto XVI.

La ceremonia de traspaso de poderes en la Secretaría de Estado entre el salesiano Tarcisio Bertone, que ha ejercido esta función los últimos siete años, y Pietro Parolin ha tenido la inesperada ausencia del nuevo ocupante del cargo, que ha tenido que ser sometido a una operación quirúrgica que le hará retrasar esta toma de posesión “algunas semanas”, según el Vaticano. Algo que no impide que, cesado Bertone, sea ya Parolin nuevo secretario de Estado.

La Santa Sede no ha querido aclarar, por otra parte, el motivo de la operación.

Sin Parolin, pero sí con Bertone, la ceremonia ha tenido lugar en el Palacio Apostólico con la presencia del papa Francisco y del personal de la Secretaría de Estado, en el que se ha procedido en primer lugar con la lectura de una carta del Papa a Bertone en la que expresaba su “viva gratitud” por sus servicios en este puesto, que ocupa desde el 26 de septiembre de 2006, así como por su labor de camarlengo.

Bienvenida ‘in absentia’ a Parolin y agradecimiento a Bertone

“Estamos reunidos para agradecer al cardenal Tarcisio Bertone, que hoy deja el puesto de secretario de Estado, para dar nuestra bienvenida a Monseñor Parolin, pero será una bienvenida ‘in absentia’, porque tomará posesión de su nuevo cargo unas semanas después de hoy, debido a una pequeña intervención”, inició Francisco el acto, que ha glosado al final los méritos del que fuera nuncio en Venezuela para ocupar esta nueva posición.
 
“Él conoce muy bien a la familia de la Secretaría de Estado, ha trabajado aquí tantos años, con dedicación y competencia y con esa capacidad de diálogo y de trato humano que lo caracterizan. De alguna manera será como ‘volver a casa’”, dijo Francisco sobre Parolin.

Dirigiéndose a Bertone, el Papa ha destacado su “vocación salesiana” que le ha llevado a “desempeñar todos las tareas con profundo amor a la Iglesia, gran generosidad y con esa típica mezcla salesiana que une un sincero espíritu de obediencia a una gran libertad de iniciativa e inventiva personal”.

“Quiero darle también las gracias por el valor y la paciencia con que ha vivido las contrariedades a las que ha tenido que enfrentarse. Son tantas”, añadió Francisco, que enfatizó que aunque Bertone se haya encontrado “espinas” durante su labor, no ha dejado de tener apoyo de la Virgen Auxiliadora y “no dejará de hacerlo en el futuro”, agregó.

Bertone subraya la continuidad entre Francisco y Benedicto XVI

El antiguo secretario de Estado se despidió diciendo que ve en Francisco “no tanto una revolución, sino una continuidad” respecto al ministerio de su antecesor, el papa emérito Benedicto XVI. “La diversidad de acentos o de vida personal: el origen y el recorrido, como ha dicho usted, Santo Padre, son diversos. Pienso por ejemplo en las Jornadas Mundiales de la Juventud de Madrid y de Río de Janeiro: esto es un reclamo, una bella armonía La escucha, la ternura, la misericordia, son hechos estupendos que he experimentado personalmente con usted, Santo Padre, en multiplicidad de conversaciones, gestos, sorpresas por teléfono, las competencias que me ha asignado. Gracias, papa Francisco, por su bondad”, exclamó Bertone.
El secretario de Estado saliente también reflexionó sobre el legado de Benedicto XVI, al que describió como “un reformador de las conciencias y del clero”.
 
“Su pontificado se ha caracterizado por fuertes proyectos pastorales. Ha sufrido profundamente por los males que afean el rostro de la Iglesia y por eso la ha dotado de una nueva legislación que ataque con decisión el vergonzoso fenómeno de la pedofilia del clero, sin olvidar el comienzo de una nueva normativa en materia económico administrativa”, relató.

Bertone, además, destacó algunos de los grandes discursos de Benedicto XVI, que han hecho de la Iglesia “un interlocutor requerido y apreciado”.

Por último, Tarcisio Bertone mandó un “saludo cordial” a su sucesor, Pietro Parolin, y un deseo de que sea capaz de “deshacer pronto los nudos que todavía impiden a la Iglesia de ser en Cristo, el corazón del mundo, horizonte deseado e invocado incesantemente”.
 
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.