Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: muchos cristianos pecan de "creerse buenos"

GABRIEL BOUYS

Radio Vaticano - publicado el 14/10/13

Es el "síndrome de Jonás": miran la doctrina pero no les importa la salvación de la "pobre gente"

Es necesario combatir “el síndrome de Jonás” que nos lleva a la hipocresía de pensar que para salvarnos bastan nuestras obras. Es lo que ha afirmado el Papa Francisco en la Misa de esta mañana en la Casa Santa Marta. El Papa ha advertido contra “una actitud de religiosidad perfecta” que mira la doctrina pero no se ocupa de la salvación de la “pobre gente”.

El “síndrome de Jonás” y el “Signo de Jonás”. El Papa Francisco ha centrado su homilía en este binomio. Jesús, observó, habla en el Evangelio de hoy de una “generación malvada”. Es muy fuerte su palabra. Pero, advirtió el Papa, no se refiere “a la gente que lo seguía con amor”, sino a “los doctores de la ley” que “intentaban ponerle a prueba y hacerle caer en la trampa”. Esta gente, de hecho, “le pedían signos” y Jesús responde que solo se les daría el signo de Jonás”. Existe también, ha dicho el Papa Francisco, el “síndrome de Jonás”. El Señor le pide que vaya a Nínive y él huye a España. Jonás, dijo, “tenía las cosas claras”: “la doctrina es esta”, “se debe hacer esto” y que los pecadores “se apañen, que yo me voy”. A estos que viven “según el síndrome de Jonás”, añadió el Pontífice, Jesús “los llama hipócritas, porque no quieren la salvación de la ‘pobre gente’, de los ‘ignorantes’ y ‘pecadores’”.

“El ‘síndrome de Jonás’ no tiene celo por la conversión de la gente, busca una santidad, me permito la palabra, una santidad de ‘tintorería’, toda bonita, bien hecha pero sin ese celo de ir a predicar al Señor. Pero el Señor, ante esta generación enferma con el ‘síndrome de Jonás’, promete el signo de Jonás. La otra versión, la de Mateo, dice: Jonás estuvo dentro de la ballena tres noches y tres días, refiriéndose a Jesús en el sepulcro, a su muerte y Resurrección, este es el signo que Jesús promete contra la hipocresía, contra este comportamiento de religiosidad perfecta, contra la actitud de un grupo de fariseos”.

Hay una parábola en el Evangelio, añadió el Pontífice, que describe perfectamente este aspecto: la del fariseo y el publicano que rezan en el templo. El fariseo “tan seguro de sí mismo”, ante el altar agradece a Dios por no ser como el publicano que solo pide la piedad del Señor reconociéndose pecador. Entonces el “signo que Jesús promete para su perdón, a través de su muerte y su Resurrección”, dijo el Papa, “es su misericordia”: “Misericordia quiero que no sacrificios”.

“El signo de Jonás, el verdadero, es el que nos da la confianza de ser salvados por la sangre de Cristo. Cuantos cristianos, cuantos hay, que piensan que serán salvados por lo que hacen, por sus obras. Las obras son necesarias, pero son una consecuencia, una respuesta al amor misericordioso que nos salva. Las obras solas, sin este amor misericordioso, no sirven. Sin embargo, ‘el síndrome de Jonás’ tiene confianza solo en su justicia personal, en sus obras”.

Jesús habla, por tanto, “de generación malvada” y “a la pagana, a la reina de Saba, casi la nombra juez: se alzará contra los hombres de esta generación”. Esto, ha dicho, “porque era una mujer con inquietud, una mujer que buscaba la sabiduría de Dios”.

“El ‘síndrome de Jonás’ nos lleva a la hipocresía, a la suficiencia, a ser cristianos limpios, perfectos, ‘porque nosotros hacemos estas obras: cumplimos los mandamientos, todo’. Es una enfermedad grave. Y el signo de Jonás a la misericordia de Dios en Jesucristo, muerto y resucitado por nosotros, para nuestra salvación. Son dos palabras en la primera lectura que se relacionan con esto. Pablo dice de sí mismo que es apóstol no porque ha estudiado esto, no: es apóstol por llamada. Y a los cristianos les dice: ‘Estáis llamados por Jesucristo’. El signo de Jonás nos llama: seguir al Señor, pecadores somos todos, con humildad, con mansedumbre. Hay una llamada, también una elección”.

“Aprovechemos hoy esta liturgia –concluyó el Papa- para preguntarnos y hacer una elección: ¿Qué prefiero yo? ¿El síndrome de Jonás o el signo de Jonás?”.

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.