¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Una niña puede valer 13 euros

© DR
Comparte

La dramática situación de muchas niñas en su Día Internacional

El 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 66/170  en la que declaraba el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña, para reconocer los derechos de las niñas y los desafíos excepcionales que confrontan las niñas de todo el mundo.

Por eso, Naciones Unidas dedica el día de hoy, 11 de octubre a concienciar a la sociedad por el cumplimiento del derecho de las niñas a la educación, algo que consideran: “una obligación y un imperativo moral.”

“Las niñas de muchos países siguen sin poder asistir a la escuela ni terminar sus estudios debido a obstáculos relacionados con la seguridad, la financiación, las instituciones y la cultura”, explican en un comunicado: “Incluso cuando las niñas van a la escuela, la percepción de un rendimiento insuficiente debido a la mala calidad de la educación, las aspiraciones reducidas, o las tareas domésticas y otras responsabilidades, les impiden asistir a la escuela o lograr resultados adecuados en materia de aprendizaje. Todavía es necesario lograr el potencial transformador de las niñas y las sociedades que promete la educación”.

Son numerosas las organizaciones católicas que denuncian la situación de las niñas en el mundo.

Misiones salesianas: “No estoy en venta”

Misiones Salesianas, mediante la campaña “No estoy en venta”, quiere denunciar cómo más de 215 millones de niños trabajan en el mundo. Alrededor de 115 millones lo hacen en trabajos peligrosos. Más de nueve millones de niños viven como esclavos y más de un millón son víctimas del tráfico. Datos fríos que esconden rostros e infancias rotas.

Ana Muñoz, de Misiones Salesianas cuenta el desgarrador testimonio del salesiano español José Luis de la Fuente y su trabajo con las niñas en Benín:

“Mi abuela me vendió a una familia para que trabajara en el servicio doméstico. La dueña de la casa me pegaba, me quemaba con agua hirviendo, me hacía cortes con cuchillos”, es el relato de Kawi. Un joven de Benín que fue víctima del tráfico infantil. Hoy, Kawi tiene 15 años y vive en el centro Don Bosco en Porto Novo. Allí está aprendiendo a leer y a escribir y, por las tardes, acude a clases donde le enseñan un oficio. “Mi futuro está cambiando”, añade orgulloso el adolescente.

El misionero salesiano español José Luis de la Fuente conoce muy de cerca la realidad de miles de niños que son vendidos para trabajar como esclavos domésticos. “Son niños, sobre todo niñas, que han sido vendidas para hacer trabajos en casa, pero hablamos de niñas de 8, 9 ó 10 años”, explica De la Fuente. “Hay niñas que han estado trabajando 4 y 5 años obligadas y explotadas. Trabajando desde la mañana hasta por la noche”, añade. “Estas niñas pueden valer en torno a 10.000 FCF, unos 13 euros”, denuncia el misionero.

Manos Unidas y el tráfico de niñas

Manos Unidas alerta del tráfico de personas, principalmente de mujeres y niñas: “es una de las violaciones más graves de la dignidad y los derechos humanos”.

En su campaña del mes de agosto explican que “el matrimonio forzoso es, muchas veces, la fachada tras la que se oculta este tipo de tráfico”, que puede clasificarse en “explotación sexual, explotación laboral y otro tipo de explotación (venta de órganos…)”.

“El tráfico de personas tiene dos causas fundamentales: la demanda y la vulnerabilidad de los afectados”, explica Manos Unidas que muestra que “el desconocimiento de los derechos que amparan a las personas, y la corrupción que impera en algunas instituciones públicas, llevan a hacer la vista gorda ante este problema”.

Más información:

Es una niña: Las tres palabras más mortales del mundo

El 41% de las mujeres del mundo fueron obligadas a casarse cuando eran niñas

Una catástrofe tolerada: la venta de niñas colombianas “por catálogo”

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.