Aleteia

Tomás Moro y el servicio de los políticos

Comparte

Carta del cardenal Martínez Sistach (Barcelona, España)

Cada año celebro una misa a la que invito a políticos de todos los partidos, en la celebración de Santo Tomás Moro, patrono de quienes se dedican a la gestión de las cosas públicas. Vienen quienes aceptan libremente mi invitación y se lo agradezco mucho, porque me ofrece la oportunidad de hablar sobre la dignidad de su servicio. En este comentario deseo recoger algo de lo que dije en la última de estas misas, celebrada en la basílica de la Merced.
 
Me parece que es un buen servicio a la sociedad el hecho de revalorizar la política como una actividad noble y necesaria para el bien común de la sociedad. En esto tienen un papel muy importante los mismos políticos, todos los que se dedican como vocación a esta necesaria actividad social. Especialmente, los cristianos dedicados a la acción política han de encontrar en la fe, en su celebración y en la doctrina social de la Iglesia, una gran ayuda para poder realizar su compromiso público como un ejercicio de amor al prójimo, en especial a los pobres y necesitados.
 
Santo Tomás Moro, siendo canciller del reino de Inglaterra, murió como mártir en el año 1535, por orden del rey Enrique VIII, porque por fidelidad a su fe y a su conciencia se negó a reconocer la disolución del matrimonio real. Las exigencias de su conciencia pasaron por encima de los deseos de su monarca. Con razón, está considerado como el mártir de la conciencia.
 
El canciller Tomás Moro, consciente de sus responsabilidades, reconocía la necesidad de la ayuda de la fe y de la gracia de Dios en el cumplimiento de su misión. Por esto decía: “Si me distraigo, la Eucaristía me ayuda a recogerme. Si se presentan cada día oportunidades para ofender a mi Dios, me fortalezco cada día para el combate con la recepción de la Eucaristía. Si necesito una luz especial y prudencia para ejercer mis pesadas obligaciones, me acerco a mi Señor y busco su consejo y su luz”.
 
También hoy, aquellos que quieran dedicarse a la actividad política con un espíritu cristiano necesitan esta ayuda espiritual de la que habla con tanta sinceridad Tomás Moro. El servicio de los políticos en una sociedad democrática pide estar constantemente atentos a lo que necesita y pide el pueblo para que éste pueda ejercer sus derechos y sus deberes.
 
En mis palabras en la misa para los políticos puse el ejemplo del paro. Hoy, como consecuencia de la grave crisis económica que sufrimos, el número de parados ha llegado ya a más de seis millones de personas, con un 57% de paro entre los jóvenes. El clamor para poder tener trabajo es unánime y es una constante entre los que de forma creciente vienen a Cáritas y a las parroquias para poder subsistir. Es un clamor legítimo de nuestro pueblo. Sería conveniente que se produjesen signos que manifestaran esta preocupación de los políticos en Europa y en el mundo para encontrar soluciones a esta cuestión, que –como he dicho a menudo- es una cuestión de Estado y no de un partido, de un sindicato o de la patronal, y que pide actuaciones unitarias de todos.
 
Parece que está surgiendo una renovada conciencia en este sentido, tanto en nuestro país como en toda la Unión Europea. Hemos de desear y rezar para que las medidas necesarias lleguen a buen puerto. Y para que lleguen pronto. Todos hemos de ser conscientes de que la tarea de los políticos no es nada fácil, en especial en las actuales circunstancias.
 
 Lluís Martínez Sistach
 
Cardenal arzobispo de Barcelona
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.