Aleteia

Proceso de paz: escuchen el clamor de la sociedad colombiana

Comparte

Comunicado de los obispos de Colombia a la mesa de Conversaciones de La Habana

Luego de tres días de trabajos y reflexiones en el Sexto Congreso Nacional de la Reconciliación, organizado por la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), se generó un comunicado por parte de la Iglesia católica como una propuesta de para los diálogos de paz en La Habana.
 
Bajo el lema “Conversaciones para la construcción de paz” se reunieron miembros de la Iglesia católica y cerca de 600 líderes para profundizar sobre los desafíos para alcanzar la reconciliación y la paz por lo que estructuraron el comunicado en cuatro partes.
 
Con miras a la paz
 
El 18 de octubre de 2012 iniciaron, de forma secreta las conversaciones en La Habana, Cuba, entre el gobierno de Colombia y los representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Estas conversaciones han alcanzado algunos puntos de acuerdo, pero no han derivado en nada concreto a favor de la paz en Colombia
 
Por eso, la Iglesia colombiana, que ha actuado siempre con miras a la pacificación y a la reconciliación nacional ha propuesto una hoja de ruta de cuatro puntos expuestos por monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, uno de los artífices del proceso de paz en Colombia.  Hay que recordar que la guerra interna de Colombia, sobre todo entre las FARC y el ELN con el ejército, ha afectado a millones de ciudadanos y desde 1985 ha provocado el desplazamiento de entre 1.692.000 personas (según la Red de Solidaridad Social) y 3.662.842 personas (según la Consultoría de Derechos Humanos y Desplazamientos).
 
Monseñor Henao Gaviria, quien se desempeña como director del Secretariado Nacional de Pastoral Social ha dicho que el primer punto que pide la Iglesia y la sociedad colombiana es que se avance de forma firme y se concreten las decisiones para llegar a los acuerdos que pongan fin al conflicto.
 
“Hay una sociedad civil organizada trabajando fuertemente en la construcción de la paz; prácticamente que la sociedad civil ha avanzado mucho más y ellos tienen que entender ese clamor que de manera ágil, profunda y reflexionada se vaya avanzando en los acuerdos. Aspiramos tener acuerdos del fin del conflicto”, aseguró monseñor Henao Gaviria.
 
El segundo es un llamado al Estado colombiano, cuyo presidente, Juan Manuel Santos, ha iniciado las conversaciones en La Habana pero, también, ha enfrentado protestas populares, sobre todo campesinas y de productores agrícolas, para que promueva una política que asuma la superación de la inequidad y se construya una sociedad más incluyente.
 
El prelado colombiano aseveró que la Iglesia y la sociedad están de acuerdo “con que se hagan mecanismos de refrendación y esperamos que estos sean democráticos, participativos, en los que la sociedad realmente pueda expresar toda su perspectiva del proceso de negociación que se adelanta en La Habana”.
 
En cuanto al tercer punto, el director del Secretariado Nacional de Pastoral Social subraya que se trata de un llamado al respeto a la vida por parte de los actores armados al cumplir con los mínimos establecidos por el Derecho Internacional Humanitario.
 
Un camino cotidiano hacia la reconciliación
 
“Consideramos que hay que hacer unas transformaciones al país con lo que tiene que ver con la equidad, con superar muchas de las causas del conflicto y en particular al abandono histórico del campo”, resaltó monseñor Henao Gaviria.
 
En el cuarto punto, monseñor Henao Gaviria exigió, junto con la CEC y los expertos asistentes al Congreso, que todos los actores sociales y políticos apoyen el proceso de los diálogos hasta ver un resultado favorable. “Aquí se requiere un compromiso de todos los sectores sociales y de la comunidad internacional para seguir fortaleciendo este proceso”.
 
Si bien es cierto que la Iglesia católica no es parte de la mesa negociadora, los sacerdotes y obispos colombianos están tratando de explicarle a la gente el proceso de conversaciones en La Habana, el proceso de paz y el camino que tiene que recorrer Colombia para lograr la reconciliación.  En esta tarea, dijo Henao Gaviria, “hay que recorrer un camino que es difícil pero es el camino de la reconciliación. Es un trabajo de una consideración y compromiso diario”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.