Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconCultura e Historia
line break icon

¿Será Chesterton el patrón de los detectives?

Enrique Chuvieco - publicado el 01/10/13

Abierto el estudio para la beatificación del creador del padre Brown

Un atronador aplauso secundó el pasado 6 de agosto las palabras de Dale Ahlquist cuando anunció que se empezaba el estudio para el proceso de beatificación de Gilbert Keith Chesterton (Inglaterra 1874-1936). Ocurría en la 32 Conferencia anual sobre el escritor de Ortodoxia, La esfera y la cruz, San Francisco, El hombre que fue jueves y la serie de novelas del sacerdote detective Brown, entre las obras literarias, ensayísticas y de periodismo del polemista irredento, que veía en la razón y la experiencia las mejores armas para encaminarse a la verdad y, en la fe, el lugar natural donde todo se clarifica.

En este sentido dirá sobre la Iglesia en Por qué soy católico: “No hay ningún otro caso de una continua institución inteligente que haya estado pensando sobre pensar durante dos mil años. Su experiencia naturalmente cubre casi todas las experiencias, y especialmente casi todos los errores. El resultado es un mapa en el que todos los callejones ciegos y malos caminos están claramente marcados, todos los caminos que han demostrado no valer la pena por la mejor de las evidencias; la evidencia de aquellos que los han recorrido.”

Un largo recorrido hacia Dios

Bautizado en la Iglesia Anglicana, la búsqueda de Dios siempre estuvo en su punto de mira. Su recorrido no fue lineal, pues su atrevimiento vital le encaminó en sus años juveniles al ocultismo y espiritismo, cuestiones que estaban de moda a finales del siglo XIX. Fue su novia de toda la vida, Frances Blogg, con la que se casaría en 1901, quien le recondujo al cristianismo. En perfecta simbiosis, ella se convertiría también al catolicismo al final de sus días.

En esa época, abandona sus estudios universitarios y se zambulle de lleno en la cuestión de Dios. Pero para el autor de la mejor biografía de Dickens todo -literatura, periodismo, economía, política, relaciones sociales, etc.- tiene como marco que somos hechos y que afirmar un Creador es la cuestión más natural del mundo. Así, preguntado en una ocasión por el periodista Blatchforfd sobre en qué creía le respondió: "Creo que el Sr. Blatchforfd es un hombre honrado. Y también (aunque con menos firmeza) que hay un lugar llamado Japón. Si se refiere a cuáles son mis creencias en materia religiosa, le diré que creo (…) en gran número de dogmas espirituales que van desde el dogma espiritual que estipula que el hombre es la imagen de Dios, hasta el de que todos los hombres somos iguales y que no se debería estrangular a los bebés."

Un realismo pertinaz

Sabedor de que todo estaba imbuido de sentido, incluso el mal, no iba con él la  “distancia” inglesa para abordar temas religiosos, es más provocaba polémicas sobre ésta y cualquier cuestión. Fueron sonadas sus trifulcas verbales –siempre respetuosas con la persona- con H.G. Wells, George Bernard Shaw y otros, a los que fuera de ellas trataba afectuosamente, haciendo buena la máxima de ser intransigente con el error y amoroso con el que yerra.

Experimentó esto al verificar el mal propio y ajeno, que dejaron paulatinamente de escandalizarle, en el largo camino de su conversión al catolicismo junto con el padre O´Connor, a quien conoció en 1907. Sus conversaciones cotidianas le llevaron a bautizarse en 1922. El sacerdote, que posteriormente utilizó de modelo para crear al padre Brown, le desveló la inseparable convivencia del Bien y el Mal en cada uno y que sólo la Gracia nos vivifica. Así, la Confesión nos abre a la posibilidad de un perpetuo retorno al inicio, a la ingenuidad infantil, lo que llevaría a apostillar a G.K. que “no hay más cura para la pesadilla de la omnipotencia que el dolor”.

Junto con su amigo sacerdote, Chesterton acoge con realismo las paradojas cristianas que van desde el optimismo total de San Francisco a su opuesto, encarnadas en los existencialistas franceses más pesimistas; las disertaciones sublimes de mansedumbre junto con arengas para entrar en combate; la convivencia del león y el cordero sin que el primero pierda su ferocidad. Se le fue haciendo claro que unir tales dicotomías sólo es posible por la existencia de un puente secreto entre ellas: Cristo, la paradoja viviente, el Dios hombre.

La Justicia y el humor en Chesterton

Firme defensor de la justicia, abogó por ampliar la propiedad privada a los que nunca poseyeron nada, dentro de una tercera vía enraizada en la Doctrina Social de la Iglesia distinta al Capitalismo y Comunismo. A este respecto, expuso en cierta ocasión que “la palabra ‘propiedad’ ha sido contaminada en nuestro tiempo, por la corrupción de los grandes capitalistas. Si escucharan lo que se dice, resultaría que los Rothschild y los Rockefeller son partidarios de la propiedad. Pero es obvio que son sus enemigos, porque son enemigos de sus limitaciones. No desean su propia tierra, sino la ajena”.

Posiblemente, Chesterton sea el autor que más y mejor vinculó la razón y el humor a la hora de argumentar en sus escritos, discursos y conversaciones en las cuestiones cotidianas. Para G.K. el realismo es la única forma de racionalismo ya que "cuanto más utilice el hombre la razón para analizar la realidad, más se dará cuenta de que ésta permanece siempre más o menos igual… Si una chica real tiene un romance real, estará experimentando algo muy antiguo pero no algo rancio. Si toma una flor de un rosal auténtico, sostendrá en su mano un símbolo muy viejo, pero una rosa muy reciente".

El patrón de los detectives

Tal vez estemos por fin en el camino de elevar a los altares al patrón de detectives e investigadores, que sería el colofón a una propuesta ya realizada en 1996, cuando intelectuales y otras personalidades de varios países, entre ellos el cardenal Bergoglio, pidieron al purpurado londinense Hume la apertura del proceso.

G.K. Chesterton sería también uno de los primeros santos con una humanidad exuberante con sus 1,93 metros de altura y sus más de 130 kilos de peso: todo un espectáculo en bronce, con su pelo alocado, sus grandes bigotes y sus antiparras, subido a una hornacina.

Tags:
beatificacionreino unido
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.