Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 27 septiembre |
San Vicente de Paúl
home iconEspiritualidad
line break icon

No hay que «oir» misa, hay que «celebrar» misa

Juan Ávila Estrada - publicado el 01/10/13

Reflexiones sobre por qué a veces estamos poco motivados para ir a misa el domingo

Es común encontrar entre nuestros asistentes a las celebraciones eucarísticas un cierto número de personas que suelen denigrar de ella por diferentes razones: “No entiendo por qué tengo que pararme, sentarme o arrodillarme en ciertos momentos de la celebración”… “No le entiendo al curita nada de lo que dice, es enredado, está muy viejo”… “Es demasiado larga, o demasiado corta, repetitiva, un rito carente de sentido”…

Estas y muchas otras argumentaciones son esgrimidas por ocasionales feligreses y en ello se basan para reafirmar su poca motivación para participar cada domingo de la Eucaristía.

Tal vez uno de los errores que cometió la Iglesia en el pasado fue determinar en uno de sus mandamientos que era necesario “OIR misa todos los domingos y fiestas de guardar”. Desde allí se empezó a fallar en la forma como se presentaba la celebración. De hecho la Eucaristía NO SE OYE, sino que SE CELEBRA.

Cuando entramos al templo de nuestra comunidad parroquial y participamos de la Misa dominical, entendemos que ella adquiere todo su sentido si hemos vivido una experiencia comunitaria de fe. El domingo es el día en que los fieles, después de haber vivido y compartido como hermanos durante toda un semana, se reúnen para adorar y bendecir al Dios en el que creen. Por ello, la fe que se ha compartido en la cuadra, debe ser celebrada con los de la cuadra. Tal vez uno de los grandes obstáculos que nos impiden gozar de la Eucaristía es no conocer a quienes se encuentran a nuestro lado.

Nuestra celebración está llamada a ser el encuentro de comunidad de comunidades y no sencillamente una asamblea en la que todos somos unos completos desconocidos. Buscar cada domingo un templo distinto para participar de la misa es ignorar el sentido de comunidad que estamos llamados a construir. En ocasiones se busca al sacerdote que se ajusta más a nuestro gusto personal y que al mismo tiempo satisfaga los anhelos espirituales de cada uno, en detrimento de la propia comunidad parroquial.

Pero CELEBRAR implica todo un proceso de conocimiento, de experiencia y de vivencia de la Palabra de Dios que me haga entender que sólo celebro lo que he vivido. Vivimos una época en que nuestros asistentes a la Eucaristía son personas que han pasado del bautisterio al altar, sin haber hecho todo un proceso de aceptación de la persona de Jesús. Es imposible celebrar aquello que ni siquiera se conoce y menos aún se cree. Por eso seguimos teniendo feligreses (¿?) que sólo van a OIR y, por lo tanto, lo mismo les da ir hasta el propio templo que quedarse en la casa y encender la radio para escuchar la Misa o verla por televisión.

¿Qué podemos decir de una fiesta en la hay una excelente orquesta, buena comida, un buen número de asistentes, pero ninguno quiere sacarle provecho y divertirse? ¿Acaso se puede culpar al anfitrión por el fracaso? Debemos entender que toda celebración es de todos y que no existen fiestas aburridas ni misas aburridas, sino personas aburridas que desde la sequedad del corazón no le encuentran sentido a nada.

Sólo en la experiencia comunitaria de Jesucristo, valoramos la proclamación de la Palabra de Dios, la consagración del pan y del vino, el rito de la paz y la comunión. Sólo en Él podemos entender por qué sentarse o pararse o arrodillarse. A muchos les parecerá ridículo ver a alguien arrodillado delante de la persona amada, pero quien lo hace conoce el sentido de lo que hace.

Si queremos mejores celebraciones, pensemos cuál es nuestro aporte al asistir a ellas. No vamos a misa a presenciar un acto circense, un espectáculo de malabares o una obra de teatro sino a sentarnos junto a una mesa en la que el Maestro vuelve a convertirse en un pedazo de pan para ser cada día el Dios con nosotros, el Pan de vida eterna.

Tags:
eucaristiasacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.