Aleteia

Solidaridad católica ante la catástrofe de Guerrero

Comparte

La arquidiócesis de Acapulco trabaja denodadamente por ayudar a las víctimas

Los estragos causados en México por las lluvias más copiosas que se hayan registrado en la historia de la medición pluvial del país –hace 125 años—han dejado ya una secuela de 140 personas fallecidas e incontables daños materiales en viviendas, cosechas, carreteras, escuelas y servicios públicos.

Donde se ha concentrado el problema es en el Estado de Guerrero donde se encuentra el internacionalmente conocido puerto de Acapulco.

No minimizar las necesidades

La Arquidiócesis de Acapulco –que encabeza monseñor Carlos Garfias Merlos– aplica desde el 14 de septiembre, cuando ingresó a Guerrero el huracán “Manuel”, una estrategia de cuatro acciones para ayudar a los damnificados mediante la cual se han canalizado más de 30 toneladas de alimentos, ropa, agua y medicamentos.

Sacerdotes, laicos, seminaristas y fieles laicos de todas las parroquias se sumaron al llamado de monseñor Garfias Merlos para apoyar a la población afectada en Acapulco, Costa Grande y Costa Chica, Tierra Caliente, Región Centro y la Montaña.
Todas las Iglesias de la Arquidiócesis de Acapulco reciben y distribuyen los diversos apoyos (medicamentos, alimentos, agua, ropa) y están a la espera de donativos para hacerlos llegar a los damnificados de la región.

“No es posible minimizar las necesidades de la población afectada a lo largo y ancho del estado de Guerrero", enfatizó el arzobispo de Acapulco.

Hoy viernes 27 de septiembre de 6 a 8 pm, en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, se ofrecerá un acompañamiento psicosocial y espiritual mediante el “Taller sobre Intervención en Crisis”, impartido por el padre Álvaro Sánchez Quevedo. También se realizan continuamente diversas eucaristías para apoyar a la población damnificada en un proceso de acompañamiento de la Iglesia local.

Movilización de generosidad

Por su parte, monseñor Dagoberto Sosa Arriaga, obispo de Tlapa en el mismo Estado de Guerrero, ha emitido un comunicado en el cual confirma que toda la diócesis de encuentra unida en la fe al servicio de los damnificados por los ciclones “Ingrid” y “Manuel” que azotaron a México hace un par de semanas.

“De acuerdo con algunos hermanos sacerdotes hemos solicitado ayuda a Cáritas a Mexicana y algunas parroquias de diócesis hermanas, que con gran generosidad nos han ofrecido su apoyo”, dijo en su comunicado monseñor Sosa Arriaga.
“Además, informó, hemos creado centros de acopio en el obispado y en el Seminario Tonanzin Guadalupe, mismas que serán distribuidas a través de las parroquias por medio de los párrocos y grupos de apostolado. A causa de la incomunicación carretera, al momento tenemos pocos recursos. Sin embargo, esperamos que la próxima semana se solucione esta situación, y así podamos juntar y hacer llegar despensas con artículos de primera necesidad”.

En este mismo orden de ideas, el obispo de Ciudad Altamirano, monseñor Maximino Martínez Miranda, obispo de una de las regiones de Guerrero más castigadas por las lluvias, ha emitido un mensaje urgente para solicitar ayuda de todo tipo, movilizada a través de la Iglesia para poder asistir a miles de familias que se encuentran incomunicadas y habiendo perdido prácticamente todo.  El prelado ha insistido que ante la urgencia humanitaria todos pueden colaborar, “pues todos somos hijos de Dios, hagamos una verdadera familia”.

La mejor forma de ayudar

Por su parte, Cáritas Mexicana ha lanazado una campaña de ayuda en la que pone a disposición de quien lo quiera hacer, una cuenta abierta que recibe 24 horas del día aportaciones económicas.

“La mejor forma de acercar nuestra ayuda es a través del recurso económico, que facilita los apoyos y reactiva la economía local.  Los donativos en especie se recomiendan sólo a las diócesis vecinas o zonas cercanas y que cuentan con los medios para su transportación”, dice el aviso de Cáritas.

Para aquellos que deseen apoyar económicamente y requieran que su donativo sea deducible de impuestos, Cáritas Mexicana pone a su disposición su número de cuenta para la solidaridad en Emergencias: Cáritas Mexicana I.A.P.  Cuenta No. 100. Clabe: 0021 8007 4600 0010 07. Banamex Sucursal 746

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.