¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los divorciados y vueltos a casar civilmente, un verdadero desafío pastoral

© Philippe Lissac / Godong
Comparte

Curso en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz

La Universidad Pontificia de la Santa Cruz en Roma está realizando esta semana el Curso de actualización en derecho matrimonial y procesal canónico. En su quinta edición , unos 250 trabajadores de tribunales eclesiástico procentes de decenas de países se han dado cita en la universidad romana del 16 al 20 de septiembre.
 
Tras las declaraciones del Papa Francisco a los periodistas en el vuelo de vuelta de la JMJ en Río sobre la dificultad de acceso a los sacramentos de las personas divorciadas que se han casado de nuevo, se ha especulado mucho sobre hacia dónde irán estos cambios o adaptaciones. También el martes, en el encuentro con el clero de Roma, el Papa trató este asunto. El Santo Padre ha reconocido que será uno de los temas que tratará con el consejo de cardenales que ha formado y que se reúnen el 1, 2 y 3 de octubre y también se verá en el próximo Sínodo de los obispos.
 
Y ayer fue uno de los temas centrales en el curso de la ‘Universitá della Santa Croce’. Héctor Franchesci, profesor de derecho matrimonial canónico, al hablar de “divorciados vueltos a casar y nulidad matrimonial” comentó que las palabras del Pontífice en el avión “no proponían un cambio de praxis, sino la necesidad de profundizar la cuestión y de ir al encuentro de estas personas que se encentran en una situación, muchas veces de gran sufrimiento, y en la que no debemos dejarles solos”.
 
Tal y como afirmó, “en la Iglesia de nuestros días, la situación de los divorciados y vueltos a casar civilmente se presenta como un verdadero desafío pastoral”. Teniendo en cuenta la diversidad de situaciones para el tema de esta sesión, el profesor siguió algunos documentos del magisterio eclesiástico e intervenciones de los pontífices, centrando la atención principalmente sobre una de las situaciones irregulares que mayores problemas presenta en nuestro días en la acción pastoral de la Iglesia: la situación de los bautizados divorciados y unidos de nuevo civilmente.
 
Durante su exposición analizó los siguientes documentos: Exhortación apostólica Familiaris Consortio (Juan Pablo II); Carta a los obispos de la Iglesia Católica sobre la recepción de la comunión eucarística por parte de los fieles divorciados que se han vuelto a casar (Congregación para la doctrina de la fe); Declaración sobre la admisión a la comunión eucarística de los fieles divorciados vueltos a casarse (Pontificio Consejo para los textos legislativos); Directorio de Pastoral Familiar (Conferencia Episcopal Italiana); Directorio de Pastoral Familiar de la Iglesia en España, (Conferencia Episcopal Española); Al clero del Valle de Aosta (Benedicto XVI, 2005); Exhortación Apostólica Sacramentum Caritatis (Benedicto XVI), rueda de prensa (Papa Francisco 28 de julio 2013).
 
La Iglesia, explicó, conciente de su gran deber de cuidar la verdad sobre la indisolubilidad del matrimonio como un bien de la persona, y del grave daño que una pastoral equivocada causaría a la comunidad eclesial, ha reafirmado la verdad de la indisolubilidad del matrimonio, subrayando al mismo tiempo la necesidad de una actitud pastoral de caridad y de misericordia  en lo relacionado con  aquellos que se encuentran en estas situaciones, siempre en el respeto de la verdad, para que puedan embarcarse en un auténtico camino de conversión.
 
Así mismo, señaló que tendiendo en cuenta la complejidad de las distintas situaciones, es necesaria una cuidada acción de discernimiento pastoral, como requisito previo para poder ayudar a los bautizados en su situación concreta. Por eso, el profesor recordó las palabras de Juan Pablo II en las que afirmaba que a los divorciados vueltos a casar se les debe ayudar con auténtica caridad pastoral para que no se sientan excluidos de la Iglesia.
 
También recordó las palabras del papa Benedicto XVI cuando subraya que “la razón de la praxis de la Iglesia se encuentra en la relación estrecha que existe entre matrimonio y Eucaristía: ‘La Eucaristía, sacramento de la caridad, muestra una relación particular con el amor entre el hombre y la mujer, unidos en matrimonio. Profundizar esta relación es una necesidad propia de nuestro tiempo’”.
 
Del mismo modo trató otro aspecto importante relacionado con los fieles vueltos a casar: el de la admisión al sacramento de la penitencia. Nombró de nuevo al beato Juan Pablo II para señalar que él afirmaba que “la reconciliación en el sacramento de la penitencia – que abriría el camino al sacramento eucarístico – puede ser concedida sólo a los que, arrepentidos de haber violado el signo de la alianza y de la fidelidad a Cristo, y están sinceramente dispuestos a una forma de vida no más en contradicción con la indisolubilidad del matrimonio”.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.