Aleteia

12 años después, EEUU conmemora el 11S con la mirada puesta en Siria

Comparte

En Brooklyn, una estatua de Cristo abraza las Torres Gemelas

A las 8 con 35 minutos de la mañana, en la parroquia de San Mateo, al nortoeste de San Antonio, Texas, la oración universal se detuvo en el recuerdo de los que murieron en el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001.  Como en todas las parroquias y templos de Estados Unidos.  Doce años después, la herida sigue abierta.

Los principales anunciantes de las páginas 2 y 3 de la sección principal del famosísimo The New York Times, Chanel, MaxMara, Brooks Borthers, Lord & Taylor, Tiffany & Co., Bloomingdales y Macy’s, así como los de Wall Street Journal, dejaron sus espacios publicitarios para honrar la memoria de los caídos.

Mensajes como “En nuestros corazones y en nuestros pensamientos, siempre”; “Una pausa para recordar” o “Nosotros recordamos a los que perdimos; nosotros honramos a los que protegen, nosotros vemos al futuro con esperanza”, poblaron, tímidamente, las páginas de los diarios de circulación nacional, en lugar de los anuncios de las modas al principio del otoño.

Tímidamente: la nación americana, con el corazón en vilo, miraba a sus televisores el mensaje del presidente Barak Obama, atendiendo la iniciativa de Rusia sobre el control internacional del arsenal de armas químicas; la señal positiva del gobierno de Bashar al-Assad y la presión al Congreso para soportar la intervención en Siria.

Los casi tres mil muertos de aquel 11-s de 2001 han ido despareciendo en la memoria de los medios.  Solamente quedan los textos emotivos en lugar de los reclamos publicitarios.  Y las oraciones.

Orar contra la barbarie

La Iglesia católica de todo el enorme país que conforman los Estados Unidos –el tercer país con mayor número de católicos del mundo—ha elevado oraciones y ha estimulado la conversión en un acto de fe y de paz lo sucedido en las Torres Gemelas, en al antiguo World Trade Center de Nueva York, el Pentágono y Shankville, en Pensilvania.

El “Día de los Patriotas”, como se le ha llamado al 11-s, también es la jornada de oración de los católicos por sus hermanos caídos en el horror de la barbarie terroristas.

 Como cada año, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), desde su Secretariado del Culto Divino, invitó al clero y a los agentes pastorales a unirse al 'Día de los Patriotas' desde la celebración Eucarística ofreciendo algunos recursos litúrgicos para la Santa Misa del 11 de septiembre. Las intenciones de oración de la parroquia de San Mateo, como en todas las parroquias de EE UU fueron las siguientes:

·        Por la Iglesia, que siga brindando cuidado y sanación a toda persona, especialmente aquellas afectadas por los ataques del 11 de septiembre del 2001.
·        Por todas las víctimas de la violencia y del terrorismo en el mundo y sus familias, que encuentren el consuelo y la paz.
·        Por la seguridad de los nuestros que sirven en las fuerzas armadas, por aquellos en servicio civil que nos protegen y nos mantienen seguros y por todos los que viven rodeados de guerras y de violencia.
·        Por nuestros líderes y por los que dirigen las naciones, que trabajen juntos para enfrentar los problemas que proveen campo fértil para el desarrollo del terrorismo.
·        Por la capacidad de perdonar y por el fin de todo odio, comenzando por nuestro propio corazón.

Un Cristo que abraza a las Torres Gemelas

Como en la parroquia de San Efrén del barrio Heights Dyker, en Brooklyn, Nueva York, la Iglesia católica de este país una escultura de Jesús abrazando las Torres Gemelas.

En San Efrén, la escultura fue diseñada para rendir homenaje a nueve de los miembros de la parroquia que fallecieron en el ataque.  Pero con estos nueve, se unen las otras tres mil víctimas de un atentado que conmovió al mundo.  Y que hoy, el presidente Obama, Premio Nobel de la Paz, intenta, desesperadamente, reeditar: en 2001 fue el republicano George W. Bush quien decidió atacar Afganistán.

Doce años más tarde es Barak Obama, el demócrata y liberal presidente de la Unión Americana, el que pide el Congreso no “correrse” hacia la diplomacia para resolver el problema de las armas químicas de Siria, y atacarla, antes que sea demasiado tarde… y Rusia se apodere del petróleo de Medio Oriente.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.