Aleteia

Católicos mexicanos: rezan poco y creen mucho en la magia

Comparte

Más de un 10% de los jóvenes de Ciudad de México dice no rezar nunca

Un reciente estudio, realizado en una de las arquidiócesis más populosas del mundo, la de la Ciudad de México, arrojó resultados sorprendentes sobre las prácticas y las creencias de los católicos de esa demarcación. 
 
Hay que recordar que el Distrito Federal acoge a más de nueve millones de personas en su superficie, y que es la capital de un país que se precia de tener casi cien millones de católicos. México representa el segundo bastión más importante de católicos del mundo, solamente después de Brasil.
 
La oración es poca
 
El estudio, realizado por la propia arquidiócesis primada de México, encontró que los que menos rezan son los jóvenes, lo cual representa un reto tanto para la Iglesia como para los movimientos religiosos y, más aún, la pastoral juvenil.
 
En efecto, mientras que los católicos mayores de 65 años rezan a diario un 83,1%, y los de 30 a 64 años lo hacen en un 70,%, un escaso 51,2% de los jóvenes católicos de 15 a 29 años manifiestan rezar a diario, mientras que 11,7% de los jóvenes católicos capitalinos, “no rezan nunca”.
 
Contrariando el dicho tan repetido de Juan Pablo II en el sentido de que “familia que reza unida permanece unida”, solamente uno de cada cinco católicos que fueron encuestados acostumbra rezar en familia, lo cual plantea un reto para las próximas generaciones, pues es en familia donde se transmite primeramente la fe y la práctica de la oración comunitaria.
 
Casi como los ateos
 
En lo que respecta a las creencias mágicas, los católicos de la Ciudad de México se comportan muy cercano a los ateos: con una apertura a creencias contrarias a la fe cristiana que raya en la incongruencia.
 
Aunque si bien es cierto que 62,3% de los católicos capitalinos dicen no creer en prácticas esotéricas (contra 57% de los ateos), hay muchas prácticas mágicas en las que los católicos creen a pie juntillas. 
 
Por ejemplo, en las “limpias”, práctica con antecedentes de chamanes, el 21,5% de los católicos piensa que son efectivas (contra 23,5% de los ateos, a los que también les parecen buenas).
 
En lo que respecta al culto a la “santa muerte”, el 5,6% de los católicos cree en ello, por el 7,4% de los ateos. 
 
En la astrología hay un 18,7% de católicos que creen que es verdadera, muy por encima del 12,7 que lo piensa así y que pertenecen a otras religiones, y por debajo del 30,2% de los ateos que creen en los horóscopos, la alineación de los astros y la influencia del cosmos en nuestras vidas (por cierto, el mismo porcentaje de católicos –18,7%—cree en la energía cósmica por el 26,8% de los ateos y el 16,2% de otras religiones).
 
El camino de la “conversión pastoral”, el discipulado y la misión que habla Aparecida para la Iglesia latinoamericana, ha de ser largo en los países del continente americano.  Al menos así lo ha de ser en la capital de México.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.