Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 24 junio |
San José Cafasso
home iconActualidad
line break icon

La fe podría terminar con la política de las persecuciones en Egipto

VIRGINIE NGUYEN HOANG

Joseph Loconte - The Times of London - publicado el 21/08/13

Apelando a los impulsos religiosos más nobles, Occidente puede acabar con la violencia contra los cristianos

Dos días después del derrocamiento del presidente Morsi en Egipto, Emile Naseem, de 41 años, y su sobrino tuvieron que huir para salvar sus vidas. El hombre de negocios cristiano lideró una petición anti-Morsi, una multitud en el pueblo de Nagaa Hassan les atacó con palos y hachas, escaparon por un tejado y fueron saltando de edificio en edificio. Un informe dice que: “Se quedaron sin techos”. El señor Naseem fue asesinado, su sobrino gravemente herido. Ese día los extremistas islámicos apuñalaron a otros tres cristianos y quemaron docenas de casas en el pueblo.

Este ataque se considera el preludio de la violencia en El Cairo entre el gobierno militar de Egipto y los Hermanos Musulmanes. Pero es más que esto: representa una marea más grande y ominosa de persecución religiosa que está desestabilizando a muchas sociedades en todo el mundo. Distintas fuerzas están en juego en esto. La Primavera Árabe ha desatado los odios del radicalismo islámico contra los cristianos y otras minorías religiosas. Según el informe del Pew Research Centre, los países de Oriente Medio y del Norte de África están viviendo “un aumento considerable en las hostilidades sociales con respecto a la religión” desde 2011.

La violencia es mucho más patente en Egipto y en Siria, donde los militantes se dirigen a los grupos religiosos considerados desleales al Islam. Los chiítas y sunitas musulmanes no tienen menos riesgo que los cristianos coptos o bahais. Sin embargo los grupos pro derechos humanos alertan de una “crisis existencial” que enfrentan los cristianos en el mundo musulmán. En Egipto, 16 grupos pro derechos humanos han firmado una declaración conjunta en la que se condena la incitación a la violencia contra los cristianos. En Siria, se estima que 300.000 cristianos han abandonado el país. En Turquía, los cristianos han sido denominados públicamente “una amenaza interna, un peligro y un enemigo”. La población cristiana de Irak ha sido devastada por la persecución y la huida desde la invasión estadounidense de 2003.

En Perseguidos: Asalto global a los cristianos, Paul Marshall, Lela Gilbert y Nina Shea
culpan a la globalización del Islam radical: los extremistas ven en las comunidades cristianas un obstáculo a un estado islámico transnacional “purificado”. Indonesia, por ejemplo, ha mantenido una sociedad relativamente tolerante hasta ahora. Los islamistas han organizado cientos de ataque a iglesias, la mayoría de los cuales han quedado impunes. En Nigeria el grupo islamista Boko Haram –que significa “la educación occidental es pecado”- ha iniciado un “pogrom” contra los 60 millones de cristianos de la nación. Un ataque reciente a una iglesia pentecostal y a otras dos comunidades cristianas en Kano han dejado casi 50 muertos.

Pakistán ha sido blanco de las críticas por parte de la comisión estadounidense de Libertad Religiosa Internacional, que cree que hay un vínculo directo entre las leyes de la blasfemia y una cultura de persecución religiosa. Durante 18 meses se registraron 203 actos de violencia religiosa, en la que más de 1800 personas resultaron heridas y murieron más de 700 personas. Los métodos incluyen bombas suicidas, tiroteos, torturas, decapitaciones y multitudes violentas.

Otro factor es la expansión de las leyes restrictivas de la libertad religiosa: 64 naciones, lo que representa el 70% de la población mundial, tienen leyes religiosas restrictivas o muy restrictivas. La mayoría de los estados musulmanes suelen considerar la “blasfemia” o el discurso religioso insultante para el Islam el peor crimen.

Un último factor que contribuye al aumento de la persecución religiosa es la pérdida de lo que debería llamarse la memoria de la civilización. Las élites seculares, especialmente en Occidente, tienden a mirar las creencias religiosas con indiferencia o sospecha. Han olvidado como los ideales religiosos pueden jugar un papel crucial en la solución de la violencia sectaria. Como resultado, su respuesta ha sido débile ineficaz.

Debemos recordar que en el siglo XVII las Iglesias en Inglaterra y en Europa consideraba a las minorías religiosas como una subclase criminal: estas enfrentaron discriminación, prisión e incluso la ejecución. Poblaciones enteras vivieron en las sombras a causa de sus diferencias religiosas. ¿Cómo superó Occidente su legado de intolerancia y represión? Sólo cuando los líderes religiosos empezaron a considerar la libertad de conciencia como un derecho natural de manera que comenzaron a luchar contra las políticas de persecución. Pensadores religiosos como John Locke o James Madison se atrevieron a imaginar un enfoque más generoso para la fe cristiana. Mediante el llamamiento a los impulsos religiosos más nobles, insistiendo en un sistema político que fueran justo para todas las confesiones, nos mostraron los antagonistas dela convivencia. “No es la diversidad de opiniones lo que debe combatirse”, escribió Locke en una “Carta sobre la tolerancia” (1689). “Pero la negativa a tolerar a aquellos que son de distinta opinión, que deberían haber sido garantizadas, es lo que ha producido todos los conflictos y las guerras que se han dado en el mundo cristiano, a causa de la religión”.

Nosotros en Occidente nos quedamos estupefactos por la venganza de la religión, los actos despiadados de terror cometidos diariamente en el nombre de Dios. No tendría porque ser así. Abdurrahman Wahid, el último presidente de Indonesia lo planteó de esta manera: “Más allá de los titulares de los periódicos sobre el caos y la violencia, la amplia mayoría de los musulmanes del mundo continúan expresando su admiración por Mahoma e intenta emular el ejemplo tolerante y pacífico de su vida”.
Hay un camino a través de la barbarie de la persecución, si somos capaces tener la sabiduría, el coraje y la fe de tomarlo.

Tags:
cristianismocristianos perseguidosegiptoislamismo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
4
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
5
Redacción de Aleteia
Papa Francisco: Que sus hijos los vean besándose
6
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
7
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.