Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconDesde Roma
line break icon

Papa: La liberalización del consumo de drogas no es la solución

Alvaro Real - publicado el 25/07/13

Francisco, cercano con los drogodependientes y enérgico contra el narcotráfico

El Papa Francisco finalizó su tercer día en Río de Janeiro, inaugurando el Centro de Atención Integral de Salud Mental, dentro del Hospital San Francisco de Asís y de la Providencia de Dios. Una visita con un doble significado: ofrecer esperanza y misericordia a los que sufren el drama de la drogadicción y a la vez condenar enérgicamente a aquellos “mercaderes de muerte que siguen la lógica del poder”.

Hasta este hospital, que se ubica en el barrio de Tijuca, al norte de Río de Janeiro, se trasladó en el “Papamovil” el Santo Padre, donde saludó a los pacientes y familiares, a los médicos, enfermeros y sanitarios que llevan su labor según el estilo de vida del “Poverello”, de quien tomó su nombre el cardenal Bergoglio.

Nunca olvidarán los jóvenes pacientes los fuertes abrazos y el enérgico ánimo del Santo Padre. Las lágrimas emocionadas de ese joven que expresaba que gracias al centro: “Volví a ser amado y a amar a las personas”. “A través de Dios, en el centro me han devuelto la vida”, explicaba emocionado, unas palabras seguidas atentamente por el Obispo de Roma y que pronto fueron contestadas.

Con la cercanía con todos los que “necesitan atención, cuidado, amor, como la lucha contra la dependencia química”, pero también en su mensaje quiso dejar claro que “la liberalización del consumo de drogas” no es lo que “podrá reducir la propagación y la influencia de la dependencia química”.

Comenzó su discurso el Pontífice recordando la figura de San Francisco y su conversión al abrazar a un leproso y, como él, quiso mostrar su abrazo a todos los drogodependientes: “a cada uno y cada una de ustedes que son la carne de Cristo, y pedir que Dios colme de sentido y firme esperanza su camino, y también el mío”.

“Abrazar. Todos hemos de aprender a abrazar a los necesitados”, continúó el Papa Francisco, que denunció cómo muchas veces lo que prevalece en la sociedad “es el egoísmo” “¡Cuántos «mercaderes de muerte» que siguen la lógica del poder y el dinero a toda costa!”, afirmó.

El Papa Francisco fue compasivo con los drogodependientes, pero a la vez rotundo con quienes pretenden su legalización: “La plaga del narcotráfico, que favorece la violencia y siembra dolor y muerte, requiere un acto de valor de toda la sociedad. No es la liberalización del consumo de drogas, como se está discutiendo en varias partes de América Latina, lo que podrá reducir la propagación y la influencia de la dependencia química”.

“Es preciso afrontar los problemas que están a la base de su uso”, continuó el Papa Francisco que pidió dar un paso más: “promoviendo una mayor justicia, educando a los jóvenes en los valores que construyen la vida común, acompañando a los necesitados y dando esperanza en el futuro”.

Abrazar no es suficiente


En la segunda parte de su discurso el Papa Francisco explicó que no es suficiente el abrazo, sino que hay que tender la mano “a quien “se encuentra en dificultad, al que ha caído en el abismo de la dependencia, tal vez sin saber cómo”.

“Tú eres el protagonista de la subida, ésta es la condición indispensable. Encontrarás la mano tendida de quien te quiere ayudar, pero nadie puede subir por ti”, les explicó a las pacientes, recordándoles que no están solos y la Iglesia les acompaña.

En este momento, el Papa Francisco utilizó la parábola del Buen Samaritano, algo que se ha convertido en un clásico de sus últimos discursos: “Queridos amigos, creo que aquí, en este hospital, se hace concreta la parábola del Buen Samaritano. Aquí no existe indiferencia, sino atención, no hay desinterés, sino amor” y agradeció la labor de todo el personal del servicio médico y auxiliar: “su servicio es valioso, háganlo siempre con amor; es un servicio que se hace a Cristo, presente en el prójimo”.

Finalizó su discurso recordando a todos los que luchan contra la drogadicción y a sus familiares “que tienen un cometido no siempre fácil”, que no se encuentran solos: “El Señor está cerca de ustedes y los toma de la mano. Vuelvan los ojos a él en los momentos más duros y les dará consuelo y esperanza”.

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.