Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconDesde Roma
line break icon

El Papa, el chimpancé y la perra

Elton Chitolina - publicado el 24/07/13

¿Por qué es tan fácil dejarse llevar por la “corriente”?

Me llamaron la atención esta semana dos fotografías aleatorias, en la “corriente de publicaciones” de Facebook.

La primera tachaba al Papa con un mayúsculo “FUERA PEDÓFILO”, apoyado por varios “me gusta”, compartidos y comentarios indignados contra Francisco.

La otra mostraba un bebé chimpancé que abrazaba a una perra.

Un bebé chimpancé había sido abandonado por la madre en un zoológico de Moscú. Fue adoptado por una perra mastiff y muy bien acogido por los nuevos hermanitos adoptivos. Muchos “me gusta” y compartida, esa imagen reunía tanto comentarios sobre la ternura animal como agresiones dramáticas contra todos los seres humanos.

Uno de los comentarios decía “Es sólo el bicho-hombre que no se sabe relacionar con otras especies del reino animal. Mejor dicho, con ninguna de las otras especies de seres vivos. Por el contrario, con seres no vivos también”.

A varios seres vivos “les gustaría” ese comentario y añadirían otros en la misma línea, alejando implacablemente al pérfido ser humano, “que debería ser extinguido”.

Comentaristas menos acalorados, que controlaran el impulso emotivo y activaran la racionalidad para dirigir a los arrogantes del radicalismo, podrían haber contrapuesto por lo menos tres observaciones simples. Primera: existen millones de personas, sólo en Brasil, que cuidan gratuitamente de animales, árboles y ríos. Segunda: quien rechazó al propio hijo fue una madre chimpancé. Tercera: si el gesto noble de la perra fuera tan habitual, es muy posible que la noticia no hubiera dado la vuelta al mundo.

Yo pienso que muchos bichos son incluso más cariñosos que varias madres humanas. Pero también pienso que generalizar premisas y sacar conclusiones desvariadas es una actitud que nos vuelve más merecedores de críticas que la supuesta (e inverídica) indiferencia de los seres humanos hacia otros seres.

¿Por qué generalizamos tan fácilmente?

Aún más grave: ¿por qué “nos gusta”, apoyamos y subrayamos tan fácilmente tantas generalizaciones?

La foto del Papa tachado de pedófilo va aún más lejos: ya toca las “corrientes” de la deshonestidad.

Hago aquí una pausa para aclarar, porque la frase anterior sería suficiente, en las “corrientes” de Facebook, para que me tacharan de católico. La última vez que varios especialistas intentaron diagnosticar mis creencias basándose en mis opiniones (un tanto ácidas) sobre religión, doctrinas y estructuras eclesiales, fui catalogado como algo entre agnóstico, hereje, sarcástico y rebelde sin causa.

Habiendo aclarado el punto, prosigamos.

No existe prueba ninguna de que Francisco haya cometido algún acto de pedofilia. Hasta donde sé, ni siquiera existen acusaciones contra él por algo siquiera parecido a eso. Aún así, el “FUERA PEDOFILO” tuvo “me gusta”, fue compartido y usado como “base” para excomulgar al Papa y desatar un rosario solemne de clichés, que van desde el ya mítico trono de oro (que es de madera) hasta el best-seller de la persecución del Vaticano contra los tataranietos de Jesucristo y de María Magdalena.

Yo lamento esos flacos favores tan infantiles a la genuina causa laica. Necesitamos un debate incomparablemente más adulto y profundo con la religión sobre las perplejidades que ésta nos provoca. Y son perplejidades bipolares: por un lado, el ámbito religioso tiene una podredumbre inadmisible y unos disparates descabellados, pero también tiene provocaciones preciosas para quien se interesa por el sentido de la propia existencia y por preguntas incómodas como “por qué” o “para qué”.

Y, lo que todo esto es, tiene que ver con la Jornada Mundial de la Juventud, que al final, ¿es el asunto por el cual me invitaron a opinar aquí?

Buena pregunta. Y, ahí, jóvenes católicos, van a dejarse llevar o ¿tienen alguna respuesta?

Tags:
jornada mundial de la juventudpapa franciscoredes sociales
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.