¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Papa y su “misteriosa” maleta de piel negra

© MASSIMILIANO MIGLIORATO/CPP
Comparte

Uno de los gestos de un pontífice que no quiere dejar de ser el mismo

¡Es verdad! Ha sorprendido a todos ver hoy al Papa Francisco bajar del helicóptero en Fiumicino para embarcar hacia Brasil. Ha sorprendido ver al Papa con algo en las manos cuando, como mucho, estamos acostumbrados a verlo – el tiempo necesario – con las hojas que lee. Ha sorprendido verle con una maleta más bien pesada y además negra, muy visible sobre el fondo blanco de su hábito talar.
 
Ha sorprendido que la haya llevado hasta el avión como un objeto personal suyo. El rostro de quienes le rodeaban reflejaba no poca perplejidad. Las fotografías del papa y su maleta negra ocupan la web y tapizarán mañana la prensa escrita. Las televisiones no dejan de mostrar la grabación del Papa y de su maleta.
 
En resumen, un evento. Obviamente nadie sabe lo que contenía la maleta. Se puede presumir que esté llena de documentos: discursos, apuntes, libros, informes…
 
Son incontables los textos que toman como pretexto la famosa maleta para hacer análisis sobre el pontificado, sobre las próximas decisiones, sobre lo que sucederá de aquí a septiembre. No pocos han enfatizado la cuestión del nuevo estilo apuntando: otro hito en el magisterio textual del Papa Francisco.
 
Y sin embargo, así se veía al cardenal Jorge Mario Bergoglio en Buenos Aires hasta el pasado 26 de febrero. Por otro lado, en su ciudad, de vez en cuando para hablar con un limpiabotas tomaba como pretexto su maleta, pedía que se la lustraran y, al mismo tiempo, hacía preguntas y se interesaba sobre la vida del chico. Así llegó a Fiumicino para el Cónclave y así se le ha visto dentro de los muros vaticanos en algunos momentos de su trabajo y de los desplazamientos dentro de la ciudad vaticana.
 
Ciertamente, antes estas cosas no se sabían y por ello para la inmensa mayoría de las personas son nuevas. Pero no hay nada de excepcional. El Papa era así y así quiere seguir siendo. Lo ha dicho varias veces también con ocasión de otros gestos. Una forma de ayudarle, lo que ha pedido hoy en el avión a los periodistas, sería por ejemplo no enfatizar lo que no tiene nada de particular.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.