Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Ciencia y Fe, ambas son razonables

© DR
Las Pléyades
Comparte

El límite de la ciencia es la dignidad humana

¿Es posible el diálogo entre la Fe y la Ciencia? ¿Se complementan? ¿Existen puntos de encuentro y de desencuentro? El sacerdote Luis Gahona Fraga habla sobre estos temas en el programa “Últimas Preguntas” de RTVE: “poner en relación la física y la fe es difícil porque tratan temas distintos”, explica, “ambas buscan la verdad, pero por distintos caminos”.
 
Durante la entrevista, Luis Gahona explica cómo las ciencias experimentales (nacidas en los siglos XVI y XVII) “tienen un modo de estudiar el mundo de manera especial, que consiste en combinar la experimentación con teorías racionales y matemáticas”, una combinación, que afirma “funciona muy bien, pero no se puede conocer a Dios”.
 
“A Dios lo podemos conocer a través de la filosofía o la fe, la Revelación”, explica este sacerdote que defiende lo razonable de esta creencia, lo que propicia el “punto de unión entre fe y ciencia”
 
El científico se plantea la pregunta de Dios
 
Dentro de esta razonabilidad, el sacerdote explica los presupuestos de la “inteligibilidad de la naturaleza, cuestiones que el científico busca entender: “¿Esa inteligibilidad de dónde viene? ¿Por qué podemos encontrar leyes en el mundo físico?”. Para Luis Gahona: “es allí donde el científico se plantea la pregunta de Dios y a Dios no se le puede demostrar con las ciencias experimentales pero sí se le puede demostrar con otra ciencia que es la filosofía”.
 
Según esta unión en las preguntas, la ciencia descubriría “unas características de este mundo que las remiten a Dios” y muestra que cada ser tiene “un índice metafísico que es como una huella dactilar que nos habla de Dios”. “Esa huella dactilar la ciencia la descubre y el que venga de Dios ya es un fruto de razonamiento que desborda el método científico”, descubre este sacerdote, que es Profesor del Instituto Teologico "San Ildefonso" de Toledo y estudió Física en la Universidad de Havard.
 
Entraríamos entonces dentro de lo que el sacerdote denomina “inteligencia inconsciente”: “llama la atención que el universo este tan bien hecho con elementos tan simples que lleva a los científicos a que se pregunten si no habrá una inteligencia consciente que explique lo que la ciencia descubre en este mundo material”, afirma.
 
Filosofía, unión fe y ciencia
 
Entre esta organización se encontraría “el nivel físico de las partículas, los quark; el nivel físico de los átomos, las moléculas, la química macromoléculas de la vida, las células, la bioquímica, o la geología”, explica Luis Gahona durante la entrevista, descubriendo que “el universo no es todo materia”.
 
Superando los prejuicios o ideas culturales de una mentalidad heredera del materialismo del siglo XIX, el profesor de teología muestra que “la cosmovisión del mundo actual, objetivamente favorece el diálogo con la fe” y muestra cómo hay temas que rebasan las ciencias: “el tema de la creación, la esencia de las cosas, la dignidad del hombre, el alma espiritual o la libertad”.
 
“La Iglesia está abierta al diálogo con el mundo de las ciencias”, explica, “porque es propio de la fe cristiana el buscar una racionalidad en la fe” y defiende el punto de unión entre fe y ciencia dentro de la filosofía: “llega a una visión del mundo basada en datos de la ciencia pero que al mismo tiempo es compatible con la existencia del Creador”.
 
Presupuestos éticos de la ciencia
 
En este sentido de unión entre fe y ciencia se dan tanto presupuestos intelectuales como éticos y el sacerdote Luis Gahona defiende su existencia porque “si no los tiene se puedo desbocar.
 
“El científico tiene un ansia de saber impresionante, pero hay ciertos límites que no debe traspasar y el límite es la dignidad humana”, alerta durante esta entrevista el profesor de teología, “la clave está en distinguir que el ser humano tiene una dignidad y que esa dignidad es un límite absoluto, de lo contrario se cae en errores del pasado en donde la ciencia por la ciencia lleva a la mayor de las pesadillas de la humanidad”.
Vea aquí la entrevista: http://www.rtve.es/alacarta/videos/ultimas-preguntas/ultimas-preguntas-dialogo-ciencia-fe/1933876/

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.