¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Pornografía y derechos sexuales

© Pojoslaw
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

La pornografía conlleva muchos riesgos para el desarrollo sexual del adolescente, el más preocupante es el vicio

No es nuevo que el contenido pornográfico esté presente en las manos de adolescentes en todo el mundo, y no sólo de adolescentes. Con el avance de internet, el acceso a la pornografía se vuelve cada vez mayor, tanto para hombres como para mujeres.

 

Algunas investigaciones indican que casi la mitad de todos los internautas del mundo ven pornografía y que el 33% son mujeres.

 

Los datos, a menudo desconocidos para la mayoría de los padres, revelan una preocupante realidad en relación a la educación de sexual, en el sentido de que un adolescente cuanto más busca el placer virtual, mayores son los signos de que las relaciones reales son complicadas y pierden espacio en su vida.

 

Mientras falta inversión en una educación sexual sana, la industria pornográfica gana más de 97 billones de dólares al año en todo el mundo. Los datos sobre la industria pornográfica no son precisos. Hay mucha especulación. Pero suscitan un cuestionamiento sobre nuestro estilo de vida, el estilo de vida de la sociedad del tercer milenio.

 

Actualmente, hablar de sexo con los hijos sigue siendo un tabú para muchos padres. Hay otro grupo de padres que hablan sobre sexo desde la óptica del mercado, que incentiva experiencias sexuales de todo tipo sin criterios.

 

El sexo se sigue viendo como un derecho, es decir, toda persona que experimenta placer sexual está viviendo su derecho, su libertad. Muchos padres no saben cómo educar a sus hijos porque se sienten incoherentes, creen que porque ellos tienen o han tenido acceso a la pornografía, sus hijos también tienen ese “derecho”.

 

Sin embargo, la experiencia sexual se configura por ser una experiencia de intercambio afectivo, de entrega amorosa. El sentido del sexo tiene mucho más que ver con una relación entre dos personas con historias en común que con un simple derecho a tener placer. De esta forma, la pornografía desvirtúa el sentido real del sexo.

 

El creciente aumento del acceso a la pornografía revela la dificultad de encontrar relaciones saludables que tracen una verdadera realización personal. Si para algunos adultos este es ya un comportamiento común adquirido durante su desarrollo que no estorba a la vida sexual en una relación real como el matrimonio, puede que esta realidad no sea la misma para los niños y adolescentes que viven esta fase de desarrollo en una nueva cultura sexual.

 

Hoy muchos presentan dificultades para iniciar un noviazgo precisamente porque están viciados con la pornografía. Cuando están constantemente respondiendo a sus deseos sexuales con estímulos pornográficos acaban por no permitir que se produzca una atracción sexual natural con el sexo opuesto.

 

Hay una gran lista de riesgos que la pornografía lleva al desarrollo sexual de un adolescente. El más preocupante es el riesgo del vicio. De esta forma, la pornografía se puede ver como una droga que actúa directamente en la producción de hormonas de placer y afecta a toda la vida social del individuo.

 

Es preciso motivar a las nuevas generaciones para que tengan una vida social saludable, una convivencia constante y natural con grupos mixtos, y principalmente colaborar para que tengan una visión digna y natural del sexo opuesto. Una sociedad saludable es una sociedad que no reprime la sexualidad ni tampoco la ve como simple vivencia de un derecho, sino como expresión de amor.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones