Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La Iglesia no tiene un banco para ganar dinero

© Diliff
Comparte

Monseñor Ángel Vallejo, secretario de la Prefectura para Asuntos Económicos

El Papa Pío XII creó en 1942 el IOR (Instituto para las Obras de Religión), popularmente llamado "Banco Vaticano". El IOR cuenta con 112 empleados entre los que se encuentra el Consejo de Supervisión, un prelado que actúa como delegado del Papa y la comisión constituida por el Papa el pasado 26 de junio. Monseñor Ángel Vallejo, secretario de la Prefectura para Asuntos Económicos de la Santa Sede ha pasado por El Espejo de la Cadena COPE para explicar que es el IOR y cómo trabaja.

"Es una fundación constituida para aglutinar todas las actividades de carácter financiero y bancario necesarias en esta Ciudad del Vaticano y del gobierno de la Iglesia. No es un banco convencional porque, por ejemplo, no da préstamos, no todo el mundo puede abrir una cuenta,.. solo lo pueden hacer los empleados, instituciones de la Iglesia y de la Santa Sede. Tiene una serie de condiciones muy cerradas de funcionamiento. En cuanto a su dimensión, es muy pequeño, tiene el volumen de una pequeñísima caja de ahorros española".

Sobre la comisión que ha nombrado el Papa Francisco, monseñor Vallejo asegura que con ella "pretende ponerse al día en muchas de sus formas y maneras de trabajar. Las autoridades que rigen el IOR saben que tienen una obligación muy grande de velar para que todo sea correcto y para que personas que están autorizadas a tener cuenta en el IOR la utilicen bien. Quien dirige una institución tiene una tarea de vigilancia para que los que estén subordinados hagan bien las cosas. Nos hemos habituado a que nadie es responsable de nada y esto no puede ser así. En el interior del IOR han pasado cosas que no están bien hechas y el director ha presentado su dimisión para dejar el camino libre y dejar que esto se pueda esclarecer. No porque hayan estado implicados sino porque hayan podido faltar a esa obligación de oficio que tienen de vigilar".

Para monseñor Vallejo "hace falta un instrumento ágil pero que no vaya más allá de ese cometido institucional".

Escucha aquí la entrevista completa a monseñor Ángel Vallejo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.