Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Causas y esperanzas de la crisis venezolana

© DR
Angel Lombardi, rector de la UNICA (Venezuela)
Comparte

Un análisis del rector de la Universidad Cecilio Acosta

Sin importar cómo se utilizara la renta, se invirtiera, se robara, se despilfarrara, entre 1972 y 1978, especialmente durante los booms petroleros, había renta suficiente para que la economía venezolana creciera, pero después el presupuesto resultó cada vez más exiguo originando distorsiones económicas y sociales. Es el análisis de Ángel Lombardi, rector de la Universidad Cecilio Acosta (UNICA) sobre la crisis venezolana en los últimos 30 años.

 

“La peor conseja pedagógica-educativa el peor error conceptual que hemos cometido es decir que Venezuela es rica o el venezolano es rico porque tenemos petróleo”, declara en una entrevista publicada en Abc de la semana.

 

Recurriendo a la economía política, afirma que “la riqueza de un país no son los recursos naturales, sino el recurso humano: un país es rico cuando su gente es preparada, trabajadora, proactiva”.

 

“Olvidamos que el recurso humano es el que hace la diferencia entre desarrollo y subdesarrollo –denuncia-. Preferimos creer que, simplemente éramos ricos”. Y este cliché sigue vigente, aun viviendo “con salarios bajos, en el desabastecimiento, haciendo colas por un paquete de harina para arepas”.

 

Para Lombardi, “nuestro principal problema es no entender que tenemos potencialidad económica, pero no seremos ricos hasta que no produzcamos nosotros la riqueza”.

 

Refiriéndose en concreto a la cuestión del petróleo, el rector de la UNICA destaca que “hoy, el modelo petrolero más avanzado y admirado en el mundo es el noruego”: no hay que esperar a que el alza de los precios del petróleo solucione todo, sino ser consciente de que el petróleo no se puede utilizar para todo, no debe usarse para el gasto corriente sino para inversión: lo demás hay que producirlo.

 

Lombardi destaca el fracaso de “la economía petrolera, la irresponsabilidad que hemos desarrollado, la no rendición de cuentas, la importancia que le hemos dado a lo militar” y reafirma el valor del esfuerzo.

 

Otro de los problemas que denuncia se refiere a “un modelo inadecuado y fracasado de uso del lenguaje: “Es totalmente deseducativo –indica-. Desde las más altas posiciones de Gobierno se ha dicho cualquier barbaridad imaginable.

 

Respecto a la universidad, Lombardi opina que el presidente Maduro “está demostrando una gran ignorancia sobre el sector universitario”.

 

“Él se refiere a los rectores de las autónomas y resulta que el 80% del presupuesto de las autónomas es estructura laboral –explica-. Y añade que el problema de las universidades va mucho más allá de lo económico y que “para cualquier rector es muy fácil demostrar como, por falta de recursos, es imposible desarrollar los proyectos estratégicos de tipo académico”.

 

Esperanzas

 

Según Lombardi, “el extravío de la sociedad venezolana fue avizorado desde los años 80, por ciertas personas a las que alegremente calificamos de “profetas del desastre”.

 

Sin embargo, asegura, “queda ese aprendizaje doloroso del cual, estoy convencido, va a salir una clase media mucho más sólida, consciente y lúcida, que estará clara en que su futuro no puede depender de un cargo público, de la viveza o del robo aquí y allá”.

 

“Tendremos un venezolano que apostará por la educación y al trabajo –declara-. Muchos sectores de nuestras élites han entendido que tienen que asumir responsabilidades sociales importantes y que no solamente deben ocuparse de su éxito personal o el de su empresa, sino al revés, que el éxito colectivo, común, es el éxito personal e individual”-.

 

 

“Que el petróleo nos va a acompañar por mucho tiempo, pero que el futuro no puede seguir a lomos de una economía petrolera –concluye-. Tengo plena confianza en que, de esta crisis, vamos a salir fortalecidos. Aquí se está produciendo un cambio de mentalidad”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.